¿Puedo obligar a que se vaya de casa mi mujer o marido infiel?

¿Puedo obligar a que se vaya de casa mi mujer o marido infiel?.

En la actualidad existe libertad de toda persona de tener relaciones personales con quien quiera del modo que considere oportuno, siempre y cuando respete la libertad de dicha persona.

Pero, ¿el matrimonio limita las posibilidades de poder tener relaciones sentimentales y sexuales infieles? No. La infidelidad es perfectamente legal, otra cosa es que moral y socialmente sea un comportamiento reprobable, es decir, esté mal visto, pero ello no supone ningún tipo de desvalor ni perdida de derechos en el aspecto jurídico.

Por ello, aunque haya pillado a su pareja con otro hombre o mujer, e incluso podamos tener pruebas (como mensajes, grabaciones, fotos, testigos, documentación… etc), dichas pruebas servirán para justificar nuestras decisiones de pareja, pero no para echar de casa al infiel, que seguirá teniendo los mismos derechos y obligaciones, tanto respecto del uso como del pago de las cargas inherentes al inmueble.

Desde nuestro despacho no justificamos la infidelidad, pues en lo personal es algo injusto, pero tratamos de que nuestros clientes entiendan que no es algo que le posibilite sacar un provecho en el divorcio o separación pues no es así, ni respecto de los hijos, ni respecto del dinero común, ni mucho menos respecto de la atribución del uso y disfrute del domicilio familiar.

Divorcio o separación en casos de infidelidad matrimonial
Divorcio por infidelidad matrimonial

¿Una mujer puede sacar a su marido de la casa?

Esta es la pregunta que más se nos hace en nuestro despacho de abogados con esta temática y es por ello que pasaremos a darle contestación.

No, no se puede sacar ni echar al marido, al igual que ocurriría respecto de la mujer de la casa familiar. En el caso de que alguno de los esposos se quiera separar o divorciar, habrá en primer término que llegar a un acuerdo y de no ser posible iniciar una demanda de divorcio contencioso que por desgracia se demorará durante meses.

Otra cuestión totalmente diferente es que su marido marido acepte o quiera marcharse. Eso evidentemente es perfectamente legal, pero de no querer marcharse, no se le puede echar ni sacar de la casa. Sólo si así lo determina un juez.

Para el caso de que usted se haya planteado echarle “a las bravas” como se suele decir y cambiar la cerradura, se estará arriesgando a ser denunciada por en delito de coacciones. Por ello, lo mejor es estar asesorados, pueden consultarnos, podemos mediar para intentar llegar aun entendimiento.

En Resumen. ¿Puedo echar a mi marido de la casa?

No legalmente, otra cosa diferente es que en la práctica uno de los cónyuges eche al otro del domicilio conyugal y que el otro ni denuncie ni reclame el retorno a la convivencia en la vivienda. En ese caso es evidentemente que uno de los cónyuges habrá conseguido echar al otro del hogar familiar, pero no amparado por la ley sino en la vía de hecho.

Echar a mi marido o mujer de casa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *