Quiero divorciarme pero tengo miedo

Quiero divorciarme pero tengo miedo

Todos los cambios en la vida pueden generar miedo. En lo se refiere a nuestra vida familiar más aun pues la familia constituye el pilar de la vida de cada persona.

Tengo miedo a separarme pero lo necesito
Me quiero divorciar pero tengo miedo

Cuando una persona decide contraer matrimonio no suele pensar en la hipotética posibilidad de que su enlace matrimonial acabe en divorcio.

Por ello, vamos creando, modificando y extinguiendo vínculos que en el momento de la ruptura pueden suponer una complicación.

Cuando una persona afirma, quiero divorciarme pero tengo miedo, no suele ser miedo al proceso de divorcio sino a la vida que se imagina que puede tener al divorciarse.

Por ejemplo, si en el matrimonio existe una vivienda hipotecada, existe la posibilidad de que el derecho a uso y disfrute de dicho inmueble se atribuya a uno de los esposos, al otro, a ambos en periodos alternos o incluso a ninguno de ellos. Evidentemente si el uso se atribuye a uno de los esposos, no tendrá miedo ni temor al divorcio en ese sentido, pero si no es así y la atribución se realiza en favor del otro esposo, tendrá miedo por la incertidumbre que le crea tener una vivienda común, no poder disponer del uso de la misma y saber que su pareja sí podrá utilizar dicho inmueble.

Miedo al divorcio:

Por eso el problema real no suele ser tener miedo al divorcio sino a los términos en los que se efectúe el divorcio. En ocasiones ambos cónyuges son titulares de derechos y obligaciones y se produce la tendencia natural de querer quedarse con más derechos que obligaciones de manera recíproca, lo que evidentemente no será compatible en un convenio regulador de mutuo acuerdo.

Un un divorcio express de mutuo acuerdo ambos esposos deben ceder, para el caso de que no lo hagan todo se complica con el temor añadido que genera una demanda y juicio de divorcio contencioso.

Miedo al divorcio.

Es normal tener miedo al divorcio.

Ayuda para superar miedo al divorcio
Miedo a divorciarme

Divorciarme o no, separarme o no, no son pocas las veces en las que los clientes nos preguntan si deben de divorciarse o separarse, o mantener su matrimonio pues es una disyuntiva vital.

Se trata de una pregunta muy personal que deben de resolver los propios cónyuges. Como despacho de abogados experto en divorcios express y separaciones matrimoniales les podemos ayudar a resolver dudas jurídicas, pero no decisiones personales.

El miedo al divorcio es libre y subjetivo, pues es una percepción estrictamente personal. En un mismo matrimonio uno de los esposos puede tener miedo al divorcio y otro por el contrario no.

Sólo los miembros de la pareja saben el motivo de su matrimonio y sólo los esposos deben de valorar los motivos que le hagan mantenerlo o, en su caso, decidir separarse o divorciarse.

Entonces. ¿Me divorcio o no? ¿Qué hago? En pocas palabras, lo que usted quiera. Para saber lo que realmente quiere será muy positivo estar asesorado para tomar una decisión consciente. De tomar una decisión sin estar asesorado podrá incurrir en un error al no haber tenido en cuanta las consecuencias de su decisión.

En nuestro despacho de abogados las consultas son gratuitas y en ellas podremos analizar cada uno de sus derechos y obligaciones matrimoniales, así como las posibilidades de su divorcio, para que usted pueda tomar la mejor decisión.

Divorciarme puede ser una buena opción, separarme también, pero no es peor la de quedarme casado. Cada persona debe de tomar sus propias decisiones y no habrán malas decisiones sino decisiones personales acertadas y otras que no lo sean tanto.

Divorciarme

Divorciarme en España

¿Divorciarme en España? Un divorcio en España cuenta con gran respaldo jurídico pues contamos con uno de los mejores sistemas legales del mundo en protección de derechos matrimoniales.

La Ley protege su matrimonio y también su divorcio pero ya es suya la decisión de optar por un estado civil u otro.

Divorciarme en España reporta las máximas garantías jurídicas, otra cosa es cómo sea el procedimiento. En España existe la posibilidad de divorciarme en el Notario de mutuo acuerdo o en el Juzgado tanto en trámite amistoso como contencioso. Lo analizaremos a continuación brevemente.

Divorciarme en el Notario:

Para divorciarme en el Notario es necesario que no existan hijos comunes menores de edad en el matrimonio y que sea de mutuo acuerdo, pues no cabe el divorcio contencioso por vía notarial.

La gran ventaja es que puede divorciarse inmediatamente sin tener que esperar plazos burocráticos. Es tan sencillo como recopilar la documentación y solicitar cita con el abogado para el divorcio notarial, nosotros los tramitamos en Madrid, para otras ciudades también puede consultarnos.

Divorciarme en el Juzgado:

Divorciarme en el Juzgado tiene la misma validez que en los casos de divorcio ante Notario, pero el plazo es mucho más lento.

Existen dos posibilidades de divorcio judicial el amistoso de mutuo acuerdo y el contencioso. Como se desprende de ambos nombres, la evidente diferencia es que en el primer caso será un divorcio consensuado entre ambos cónyuges y en el caso del segundo será un litigio en el que en última instancia, el juez resolverá por sentencia.

Divorciarme en el Juzgado de mutuo acuerdo:

El plazo del que podemos estar hablando es de uno 2 ó 3 meses. Puede ser incluso más en Juzgados que estén especialmente saturados. Es un trámite sencillo pero muy

Divorciarme en el Juzgado por lo contencioso:

¿Divorciarme por lo contencioso?

El plazo del que podemos estar hablando es de entre 6 y 8 meses normalmente, pero puede demorarse mucho más. Si se trata de divorcio contencioso con menores y se debe de realizar informe psicosocial existen partidos judiciales en los que dicho trámite se puede demorar incluso 2 años en el peor de los casos.

Por ello la peor de las opciones para divorciarme siempre será la demanda de juicio de divorcio contencioso en plazos, costes y desgaste del procedimiento.

Divorciarme o no

Me quiero divorciar pero tengo miedo:

Para divorciarme. ¿Qué consejos nos pueden ayudar?

Analizando la frase me quiero divorciar pero tengo miedo podemos sacar conclusiones importantes:

  • Denota deseo y necesidad de divorciarse, no hay duda, sino que lo tiene claro.
  • Pero el motivo por el que no lo hace es por el temor o miedo al proceso.

Por ello es muy importante asesorarse correctamente pues muchos miedos pueden ser infundados.

Desde nuestro punto de vista hay que mantener la cordialidad y la moderación en nuestras relaciones con nuestra ex pareja. La mayor complicación de las tramitaciones de divorcio suelen producirse cundo la comunicación entre cónyuges se complica.

El mejor consejo será el de comunicarse sin perder las formas y con todo respecto evitando el enfrentamiento. Además, buscar un abogado especializado de familia que nos ayude a mediar y a poder conciliar un acuerdo positivo para ambos.

Quiero divorciarme pero no encuentro el momento.

No hay momento bueno para divorciarse. Siempre van a existir un conjunto de motivos y razones para divorciarse y para no divorciarse. La decisión, repetimos, depende de usted.

Siempre van a existir peros y excusas para la decisión de no divorciarse y siempre van a existir motivos para divorciarse.

Es algo en lo que no debería de entrar a valorar respecto de ningún tercero, el deseo de divorciarse es algo personalísimo y como profesionales nosotros no le vamos a poder ayudar a tomar la decisión de divorciarse de manera inmediata, hacerlo más adelante o no hacerlo.

Tal vez una buena opción será acudir a un profesional de terapia de pareja o psicólogo que será el que sí podrá entrar a valorar la decisión que usted debería tomar.

Tengo miedo a divorciarme o separarme pero no quiero hacer daño a mi pareja.

¿Quiero divorciarme o separarme pero tengo miedo porque no quiero hacer daño a mi pareja?

Hacer daño o no a una persona es algo de tanta sensibilidad que no se puede valorar. Cada persona puede sentir el dolor o daño que sufre, pero no lo que sufren otras personas.

Nos lo podemos imaginar o hacer una idea, pero en definitiva, nuestra decisión debería de ser propia y autónoma sin dejarnos inducir o condicionar por terceros.

El matrimonio y el divorcio es algo libre y estrictamente personal, por ello, deberá de tomar sus propias decisiones y para minimizar el daño que pueda causar en su pareja, tratarlo con sinceridad y no hacer perder el tiempo a nuestra pareja ni a nosotros si realmente nuestra decisión es la de divorciarnos.

Lo más preguntado:

Me quiero divorciar pero tengo miedo

Quiero divorciarme pero tengo miedo

Miedo al divorcio o a divorciarme.

Me quiero separar pero tengo miedo.

Tengo miedo al divorcio a divorciarme.

 

2 comentarios sobre “Quiero divorciarme pero tengo miedo

  1. Quiero divorciarme pero tengo miedo de no ser capaz de volver a encontrar a alguien que me quiera al tener dos hijos adolescentes y un actual marido que estando juntos aparenta ser encantador pero que se que a malas después de un divorcio sería como una mosca cojonera tratando de dinamitar mis sentimientos, amigos, amores, rollos.. lo que tuviera después del divorcio y no se qué hacer. Yo necesito el divorcio por no sentir ya nada con él, pero realmente vivimos bien y no se si voy a poder mantener una buena calidad de vida y encontrar un nuevo amor para vivir con intensidad que tengo sólo 40 años y no se si dar el paso o esperar por mis hijos. Tengo miedo a divorciarme y que mi vida sea peor que estando casa con mi esposo… no se si me podían dar algún consejo por favor

    1. Buenas tardes:

      Toda decisión tiene aspectos positivos y negativos. A dicho efecto sólo usted podrá tomar la decisión acertada teniendo en cuenta todas las cosas buenas o malas que tiene la decisión de mantener el matrimonio o en su caso divorciarse o separarse. Hay muchos matrimonios que están casados pero quieren divorciarse pero no se atreven por tener miedo a las consecuencias de su decisión, en ese caso, lo más recomendable es tratar de hablarlo directamente con su marido e incluso de ser posible acudir a terapia de pareja para intentar analizar la situación y en su caso confirmar que quiere divorciarse o en su caso apostar por mantener y salvar la relación. No es recomendable justificar la decisión en «por el bien de los hijos», pues los hijos, como normal general, no necesitan tener a sus padres justos, pueden estar perfectamente separados, pero lo que suele ser más importante es que la convivencia y cuidados se desarrollen de la manera más beneficiosa para ambos progenitores y sobre todo para los hijos. En ocasiones una mala convivencia es peor que un divorcio, pero claro, depende de qué divorcio, pues siempre será mucho mejor el amistoso que el contencioso como es normal, pero en función de cómo se gestione la ruptura se podrá favorecer o perjudicar las relaciones familiares durante y después del divorcio. Mucho ánimo, tome una decisión en frio, sin precipitarse, si quiere resolver dudas jurídicas podremos intentar ayudarles encantados, pero la decisión de divorciarse o mantener su matrimonio es muy personal y lo deben de tomar ustedes. Muchas gracias, un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.