Régimen de visitas de los hijos con orden de alejamiento

Régimen de visitas de los hijos con orden de alejamiento:

En los casos en los que por sentencia se ha establecido una orden de alejamiento entre una pareja o matrimonio con hijos, es compleja la organización para el régimen de visitas de los menores.

En los casos de violencia de género, el padre, tiene derecho a estar al cuidado y compañía de los hijos comunes en un determinado periodo de tiempo conforme la propia resolución que establece la orden de alejamiento (o incluso ninguno si los hechos fueran especialmente graves), pero no puede acercarse a la madre, que evidentemente suele ser la persona con la que suelen estar a los efectos de entrega y recogida.

Prohibición de aproximación y comunicación:

La prohibición puede ser de aproximación y comunicación pudiendo ser violencia familiar en la que sea establecida la medida cautelar respecto de padres o madres.

Cada caso es diferente y habrá que estudiarlo de modo individualizado, pero en general, será conveniente realizarlo en un punto de encuentro, o en su defecto por medio de un familiar o allegado que permita la adecuada entrega y recogida evitando el contacto directo entre ambos progenitores.

En los casos en los que se prohíbe el acercamiento se suele establecer unos determinados metros, trescientos, quinientos, o lo que corresponda, pero además se suele establecer la prohibición de comunicación lo que entorpece enormemente el entendimiento.

Cualquier necesidad de contacto relativo a retrasos en la entrega y recogida de los hijos comunes menores de edad por eventualidades (retrasos del transporte público, atasco, pinchazo de una rueda del coche… etc) también complica la situación, lo que supone la necesidad de que terceros intervengan para poder favorecer el entendimiento en beneficio principalmente de los menores.

Orden de alejamiento de violencia de género de padre a madre
Visitas con hijos en caso de orden de alejamiento

Orden de alejamiento de un padre hacia su hijo:

En el caso de que la orden de alejamiento no sea del padre respecto de la madre, sino que sea respecto del hijo común la situación es muy clara, no cabe ningún tipo de régimen de visitas.

Debemos de distinguir entre órdenes de alejamiento temporales establecidas mientras se gestiona el procedimiento correspondiente, y aquellas medidas concretas por resolución definitiva.

Hemos de dejar claro que la normal general es que no se establezcan órdenes de alejamiento de este tipo salvo que concurra una causa grave muy justificada.

En los casos en los que el padre quiere ver al hijo y existen motivos que justifiquen la limitación de la relación paternofilial, suele suponer la realización progresiva en un punto de encuentro.

Cada caso es diferente y por lo importante y sensible de la materia se debe de consultar de manera individualizada.

Lo importante en definitiva será proteger a los niños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *