Cómo comunicar una separación a la familia 🤔

Lo importante es saber distinguir entre la comunicación de la ruptura y la comunicación y explicación de los detalles y motivos de la ruptura.

Evidentemente la separación deberá de ser comunicada a los familiares y amigos pues supone un cambio sustancial de la vida.

En cambio, los detalles íntimos de la ruptura no deberían de trascender de la pareja.

Comunicar divorcio

El problema se produce cuando no se mide y se empieza a contar indiscriminadamente tanto la ruptura como toda la serie de reproches, resquemores y prejuicios que tenemos de nuestra ex pareja.

Para empezar no deberíamos airear nuestra vida privada con nadie pero menos aún con las personas oportunistas que aparecen en los momentos malos para participar y meter «el dedo en la yaga» y difundirlo de una manera insana, injusta y destructiva.

Debemos de discriminar las personas verdaderamente importantes y con criterio a las que les podemos contar nuestra intimidad de aquellas que no nos quieren tanto o tan bien como para hacerles partícipes de algo tan importante como es la ruptura.

Sobre todo por respeto a nosotros mismos, nuestra intimidad y a nuestra ex pareja.

A continuación pasaremos a exponer cómo comunicar la separación o el divorcio a nuestros seres queridos y entorno.

A mi pareja:

Cada relación es distinta y es por ello que cada persona conoce las circunstancias y sensibilidad de cada relación de pareja.

Lo mejor es ser claros, directos y no perder las formas.

¿En persona?.

Es lo ideal.

No es recomendable entrar en el drama de la ruptura pues si se está dejando definitivamente la relación no tiene sentido.

Lo ideal es decir lo que se ha decidido y el motivo o motivo principal pues es justo que la persona dejada lo sepa para entender lo ocurrido y pueda continuar con su vida.

¿Por terceras personas?.

Es de las peores opciones.

Al igual que en el momento en el que se comienza con una relación de manera directa y personal, lo lógico y justo es que se termine de la misma manera.

Cuando exista algún motivo grave o importante que haga necesario que no se haga personalmente: Algún problema judicial, peligro, grave enfrentamiento… etc. Evidentemente habrá que ser prudentes y por medio de tercero a pesar de no ser una opción adecuada inicialmente puede ser la mejor en casos muy puntuales.

Se trata de una relación personal, pero si se quiere dejar constancia de cuestiones que tengan relevancia paternofilial o patrimonial cabe incluso la posibilidad de mandar un Burofax.

En lo personal es una manera muy fría pero al menos deja constancia de la comunicación.

Puede ser interesante en relación a la desvinculación de los cónyuges y utilización o decisiones respecto de los vínculos de la pareja o el matrimonio.

Si al menos se lo dice una tercera persona directamente a modo de «representante» o «mensajero» será aceptable.

Lo que es tremendamente feo y desconsiderado es que se entere de nuestra decisión por comentarios de terceras personas que lo han sabido antes que la propia persona a la que dejan en la relación.

¿Por teléfono?.

Si no es posible personalmente es la mejor opción.

Si se cree que la conversación puede «subir de tono» incluso se puede grabar la conversación.

Entre otras aplicaciones desde la experiencia de nuestro bufete hemos comprobado como aplicaciones como ACR funcionan muy bien.

Para el caso de que existan chantajes o amenazas estas quedarán grabadas y por tanto podrán ser reproducidas y acreditadas con posterioridad si fuera necesario.

¿Por whatsapp?.

Ahora una parte muy importante de nuestras vidas se desarrolla por whatsapp.

Antiguamente nos llamábamos por teléfono pero con la revolución tecnológica, el whatsapp en España es la manera más cómoda y eficiente de comunicarse.

Para dejar la relación tal vez pueda ser la menos dolorosa para la persona que quiere dejar la relación.

A pesar de ello, la persona dejada normalmente tenderá a sentirse mal al haber terminado una relación sin explicación directa.

Sin escuchar la voz, ver la cara, ni tener la posibilidad de hablarlo de una manera fluida.

¿Por correo electrónico?.

Por correo electrónico verdaderamente es en un caso atípico en el que la relación esté tan deteriorada que no se quiera ni aún hablar, ver o escribir un mensaje de texto a la pareja.

Esta bien ya que justifica el envió, pero al igual que ocurría con lo que se decía en los whatsapp, es un método muy frío.

A mi familia:

Lo normal es que cada uno de los miembros de la pareja comunique a su propia familia de origen que se haya terminado la relación.

Evidentemente no hay ningún problema legal en que cualquier miembro de la pareja al terminar la relación lo comunique incluso a la familia de su ex pareja.

Más que tener importancia a quien se le cuenta y quien lo cuenta, lo importante es el cómo.

Se debe de guardar siempre las formas y el respeto.

De no ser así se podrá instar procesos de denuncia por vulneración del derecho a la propia imagen, el honor y la intimidad.

Hay que tener cuidado con las redes sociales y la información, vídeos y grabaciones que se mandan a terceros pues no debemos olvidar que toda persona puede difundir lo que considere oportuno de su vida privada pero no de su ex pareja y menos después la ruptura para tratar de dañar su imagen.

A mis amistades:

Todo lo indicado se extrapola a las relaciones de amistades y entorno en general en las que se deberá de aplicar el mismo criterio.

Lo normal es que cada uno de los miembros de la pareja cuente la ruptura a sus propias amistades.

En el caso de las amistades conjuntas de ambos miembros de la pareja que lo cuenten cualquier de los dos.

No hay ningún inconveniente de que uno de los miembros de la pareja cuente la ruptura a las mitades del otro miembro.

Pero es anti natural.

Lo importante es no malmeter, como se suele decir. Lo que no es justo moralmente ni legal jurídicamente es injuriar ni desprestigiar a nuestra ex pareja ni antes, ni durante ni después de la ruptura.

Somos personas libres con pareja o sin pareja, con matrimonio y sin matrimonio.

Debemos de respetar la libertad e intimidad de nuestra pareja y saber superar la ruptura y no criticar a nuestra pareja después de la ruptura.

Es totalmente desleal y desmerece aquello bueno que se ha compartido en pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *