CONCEPTO AFFECTIO MARITALIS

CONCEPTO DEFINICIÓN:

 

AFFECTIO  MARITALIS:

El affectio maritatis es una expresión procedente del latín que se traduce como “afecto marital”, y supone la relación de amor y confianza que se crea en los matrimonios. Actualmente, con el divorcio express (expres) no  es necesario alegar causa, por lo que afortunadamente no es necesario entrar a valorar hechos o circunstancias de índole personal del matrimonio.  Ni en los procesos de divorcio contencioso, ni en los de divorcio de mutuo acuerdo (ni separación judicial) será necesario por tanto alegar las razones o motivos que han producido la crisis matrimonial. En los procesos de mutuo acuerdo efectivamente se respeta dicho extremo, pero en los divorcios contenciosos los cónyuges mezclan lo jurídico con lo personal (sentimientos), y suelen pretender defender sus propias razones (y la culpabilidad del otro cónyuge) del divorcio, los problemas de pareja, como fue su relación… etc. Y es un gran error puesto que sólo sirve para enfrentar a las partes y obstaculizar llegar a un acuerdo, puesto que en vez de hablar las condiciones de su divorcio, suelen poner especial interés o preocupación por demostrar que ellos han tenido razón o han sido los que han actuado correctamente (a diferencia de la parte contaría a la que se le suele echar en cara múltiples reproches). Desde nuestro despacho aconsejamos que en primer lugar hagan un esfuerzo por mantener su matrimonio, pero si no es posible, que olviden sus dramas personales (aunque sabemos que es complicado por que todo esta entremezclado) y pacten de una forma inteligente, practica y madura las condiciones de su proceso de divorcio o separación, ya que ese es el único modo de hacerlo menos traumático, lo que tiene gran importancia en los procedimientos de divorcio o separación con hijos menores ya que suelen ser los más perjudicados por las desavenencias de sus padres (están en medio sin tener la culpa de nada, y siendo los más vulnerable, débiles e indefensos). Por ello, por favor traten  de hacer un esfuerzo por llegar a un acuerdo en su divorcio, para plasmarlo en un convenio regulador, y así conseguir un proceso de divorcio pacífico, económico y rápido (hará más fácil la ruptura). Muchas veces uno de los dos cónyuges se niega al divorcio por querer continuar con la relación, y por nuestra experiencia las “segundas vueltas”, suelen ser muy difíciles, aunque no imposibles, y tal vez un proceso intermedio de separación (entre estar casados y divorciados) puede ser la mejor solución hasta confirmar que la ruptura es temporal o definitiva (en la practica supone más enfrentamiento, demora y gastos).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *