Consecuencias del matrimonio:

Cuando dos personas deciden libremente contraer matrimonio tienen claro que quieren compartir sus vidas, pero, ¿realmente sabe cuáles son los efectos legales que se derivan de contraer matrimonio?

En los despachos de abogados cuando los cónyuges vienen a divorciarse traen un punto de partida erróneo de su situación jurídica. Saben bien que quieren y que no quieren pero verdaderamente no tienen muy claro el alcance de sus derechos y obligaciones familiares.

Es frecuente haber hecho un tipo de vida condicionado por los derechos y obligaciones que se consideraba que se tenía desde la ignorancia y que cuando llega la ruptura verdaderamente no son así.

El problema es que normalmente la gente se casa sin sopesar las consecuencias legales que ello supone.

Al casarse dos personas no sólo hacen oficial su propósito de compartir sus vidas, sino que verdaderamente entran en la institución del matrimonio lo que conllevará pasar a tener un determinado régimen económico matrimonial y una serie de vinculaciones de las que no suelen ser conscientes inicialmente y que les vienen a ser sorpresivas en el momento de la ruptura.

Para empezar desde el momento de la celebración nace entre ellos un vínculo matrimonial que podrá ser suspendido por causa de separación matrimonial o disuelto por divorcio o el fallecimiento de cualquiera de los cónyuges.

El matrimonio no puede en ningún caso ni bajo ningún concepto estar limitado ni supeditado a término o condición por tanto el matrimonio es “un bloque” que puede estar vigente, o no, pero no un matrimonio a medias.

No se puede aceptar una parte de las consecuencias jurídicas de un matrimonio y otras no. El matrimonio es una institución con una serie de condiciones legales que desde la celebración del matrimonio se asumen íntegramente.

La decisión es la de casarse o no casarse, pero no cabe la opción de casarse en unas condiciones diferentes a nuestro cónyuges o cualquier otro matrimonio.

Cabe optar por un régimen económico matrimonial concreto u otro pero no nada mas respecto de los derechos y obligaciones matrimoniales que vienen determinados por la Ley.

Responsabilidad, derechos y obligaciones.

Respeto y divorcio

En tanto en cuanto ese matrimonio perdure entre las partes se irán creando, modificando y extinguiendo una serie de vinculaciones en cada paso de la vida común.

A buenas durante el desarrollo de la vida familiar parece que todos los propósitos son de paz y amor, pero en un gran porcentaje de los casos en el momento de la ruptura los cónyuges se informan de cuales son sus derechos. Es normal, el problema es no haberlos conocido antes y así poder haber desarrollado la vida familiar de una manera consciente y congruente.

Es necesario estar informados pero por respeto lo mejor es no tratar de exigir nuestros derechos y eludir en la medida de lo posible el cumplimiento de nuestras obligaciones matrimoniales. Todo matrimonio sabe cuales son exactamente las circunstancias, necesidades y aportaciones de cada uno de los cónyuges.

Lo justo es que ambos esposo tengan el suficiente respeto de si mismos y su marido o mujer que trate por todos los medios de llegar a un acuerdo sin imposiciones legales por indicaciones de abogados o mandato judicial.

De entre otros vínculos vamos a destacar en esta ocasión los siguientes:

Vínculos paternofiliales:

Vínculos paternofiliales

Desde el nacimiento de un hijo ambos padres tienen la obligación de procurarle todo cuanto necesite, así como de atenderle hasta que pueda valerse por si mismos.

Durante el matrimonio ambos progenitores serán los obligados de manera indistinta de manera que la responsabilidad será común.

Hasta la mayoría de edad:

Patria potestad: La toma de decisiones esenciales para la vida de los hijos procurando en todo momento lo que le sea mas beneficioso.

Guarda y custodia: El ejercicio cotidiano de los cuidados necesarios. Se trata de la educación y crianza de los hijos en el día a día. La guarda y custodia en los casos de padres no separados será de ambos, y si media separación o divorcio legal se establecerá una custodia paterna, materna o compartida, con los momentos de visitas que correspondan.

Hasta la independencia económica los padres tendrán la obligación de sufragar todos aquellos gastos que sean necesarios tanto para su alimentación, vestuario, higiene y educación ordinaria así como gastos derivados de necesidades extraordinarias.

Evidentemente los padres tendrán las mismas obligaciones con independencia de que entre ambos progenitores exista matrimonio, o no. También existe la obligación de alimentos de hijos a padres en los casos en los que estos no pueden cubrir su necesidades y los hijos están en posibilidad de hacerlo.

Vínculos patrimoniales :

Patrimonio

Desde el momento en el que dos personas solteras deciden contraer un determinado matrimonio entre ellos existirá una serie de vínculos patrimoniales que serán diferentes en cada caso.

Derechos y obligaciones:

Ya no existen como tal los derechos y obligaciones personales. No por estar casados tenemos que convivir, tener relaciones sexuales, cuidarnos, procurar el bienestar del otro, querernos en lo bueno y en lo malo y en la salud y enfermedad como se suele entender por pertenecer a principios de las celebraciones religiosas.

Dos personas casadas tienen los mismos derechos y obligaciones en su día a día que cualquier otra persona.

Si es cierto que se irán consolidando derechos como son los de la atribución del uso y disfrute del domicilio familiar, procedencia de una pensión compensatoria por existir desequilibrio entre los miembros del matrimonio.. etc.

Pero en resumen, ya no existe el abandono de hogar ni se debe de alegar casua en la separación o divorcio y es por ello

Créditos y deudas:

Los créditos y deudas de los esposos serán de titularidad de la persona que los constituya como punto de partida.

Si el régimen económico es el de gananciales será extensible a todo el patrimonio de deudas, derechos y créditos gananciales (no privativos del otro cónyuge).

En el caso de separación de bienes estrictamente cada cónyuge será el titular de sus propios créditos y deudas.

Desde nuestro despacho de abogados recomendamos a cualquier matrimonio el régimen de separación de bienes.

El régimen económico matrimonial:

Régimen económico matrimonial

Todo matrimonio tiene un determinado régimen económico, pero el problema es muchas veces los esposos no saben qué régimen tienen y cuál es su consecuencia y trascendencia jurídica.

Se trata de dos problemas diferentes:

  • Saber su régimen económico matrimonial: Saber qué régimen económico matrimonial nació con su matrimonio, haber tenido la posibilidad de cambiarlo en su día o en cualquier momento antes de la ruptura.
  • Saber las consecuencias legales del mismo: Una vez que sabe exactamente el régimen económico aplicable a cada momento del matrimonio saber que consecuencias legales tiene.

Régimen aplicable por defecto:

Por defecto en derecho común en España se aplicará el régimen de sociedad de gananciales, mientras que en Cataluña y Baleares así como en Comunidad Valenciana desde 2008 se aplicará por defecto el régimen de separación de bienes.

En cualquier momento los cónyuges pueden acordar un cambio de régimen económico matrimonial mediante el otorgamiento de las correspondientes capitulaciones matrimoniales. Caben destacar las siguientes apreciaciones adicionales:

Información de derechos y obligaciones económicas del matrimonio:

  • Antes de contraer un matrimonio ambos novios tienen patrimonios propios independientes.
  • Después de la separación, divorcio o fallecimiento de un cónyuge vuelven a tener domicilios propios e independientes al igual que cuando tienen el régimen de separación de bienes.
  • Un matrimonio separado que se reconcilia en toda España tendrá el régimen económico matrimonial de separación de bienes con independencia de cual lo fue durante el matrimonio.
  • Pueden realizarse tantos cambios de régimen económico matrimonial como los cónyuges consideren conveniente.
  • Para otorgar capitulaciones matrimoniales es necesaria la concurrencia del consentimiento de ambos cónyuges.
  • Cada cambio de régimen económico supondrá que los bienes y deudas derechos y obligaciones que se hayan creado, modificado o extinguido en ese periodo cuenten con la naturaleza del momento en el que se haya producido el hecho que lo constituya.
Todo lo que necesita saber sobre cuestiones de la economía familiar
Información derechos económicos del matrimonio

Reflexión sobre la ideología de sexo

Reflexionar sobre igualdad

Todas las personas somos iguales y debemos de relacionarnos y educarnos sin ideología de sexo para evitar situaciones injustas derivadas de influencias que matizan el punto de partida que en el siglo XXI debería de obviarse y poder valorar a cada persona sin tener en cuenta su orientación sexual.

Hemos mejorado mucho nuestro ordenamiento jurídico pero aún no lo suficiente. En la mentalidad también se ha avanzado mucho pero nos hemos estancando en debates que atrasan todos los logros conseguidos en España.

Hemos reconocido legalmente la homosexualidad permitiendo el matrimonio, paternidad y maternidad libre.

Hemos superado ideas que hacían distinción entre hombres y mujeres y no debemos de volver hacía atrás pero en sentido inverso.

Tradicionalmente en España como en tantos países imperaba el heteropatriarcado en el que el hombre primaba frente a la mujer lo cual era injusto. Pero igual de injusto sería que ahora se siguiera una tendencia que pretende dar cierta prioridad a la mujer frente al hombre como si se partiera de una base de inferioridad.

Se arrastra una tendencia de injusticia social que se ha corregido si se sabe educar a las generaciones venideras sobre la igualdad.

Igualdad real de sexo

Por naturaleza cada persona es diferente. Existen diferentes sexos y orientaciones sexuales, diferentes religiones, colores en la piel, altura, peso, costumbres…. etc. Lo maravilloso del mundo es que haya la solidaridad e igualdad suficiente en la que se pueda dar el mismo trato a todas las personas que puedan relacionarse libremente en paz y sin alteraciones sociales. La convivencia de personas por encima de sus principios políticos, creencias o ideologías.

Nadie es mejor o peor que nadie, pero debemos aceptar y partir de la base de que nadie es igual que otra persona y no tiene que serlo. Cada persona tiene unas peculiaridades y circunstancias y todas ellas deben de respetarse y proteger con la misma intensidad en sus derechos y obligar al cumplimiento de sus obligaciones.

Necesitamos más unión y apoyo social habiendo visto a lo largo de la historia momentos graves de crisis, guerras y penurias… etc, valorar lo que hemos logrado y disfrutamos, una democracia y sistema de derecho que no es perfecto, debe de seguir mejorándose, pero sin ponderar un interés de un segmento de la sociedad por encima o debajo de otro.

Igualdad de trato a todas las personas, pudiendo diferenciar excepciones en atención a circunstancias generalizables que merezcan un trato específico, pero en ningún caso distinción ni discriminación sexual.

Violencia de Género y violencia familiar:

Violencia dentro de la familia

Nosotros no sólo defendemos la protección y erradicación de la violencia de género sino cualquier tipo de violencia intrafamiliar. Con la Ley de protección de las víctimas de violencia de género se ha protegido a muchas mujeres pero también estigmatizado injustamente a muchos hombres.

No defendemos ninguna opción política, sino el respeto de todas ellas, que son las que van cambiando en todos los ámbitos del ordenamiento jurídico las normas aplicables para la aplicación del derecho y garantía de la convivencia social.

El hombre y la mujer no son malos o buenos por naturaleza. La violencia por desgracia forma parte del ser humano y debe de corregirse con educación de igualdad partiendo de la base de que el sexo y la orientación sexual de toda persona debe de ser libre y no suponer ningún matiz en el desarrollo de su vida.

Vamos a indicar varias situaciones que tal vez nos hagan reflexionar sobre la necesidad de establecer regulación inocua en cuanto a sexos y que se centre en proteger con igualdad a la persona a la que se pueda estar intimidando, coaccionando o violentando en cualquier familia:

  • Muchas mujeres siguen teniendo miedo a denunciar.
  • En muchos casos de víctimas mortales de violencia de género nunca existió denuncia previa.
  • En otros casos las víctimas mortales de violencia de género denunciaron y los sistema de protección establecidos no impidieron que el maltrato llegará a arrebatar la vida de la víctima.
  • Hay muchas supuestas víctimas de violencia de género que denuncian injusta e improcedentemente y obtienen un beneficio en el divorcio: Atribución del uso del domicilio familiar, guarda y custodia de los hijos, pensiones, impedimento de una custodia compartida si la solicitara el padre.. etc.
  • Hay muchos Juzgados que siguen teniendo miedo a imputar una denuncia falsa en materia de violencia de género.
  • Hay muchos hombres que tienen miedo de denunciar por temor al bochorno social que supone y que no se les tenga en cuenta.
  • Hemos tenido casos en los que hombres y mujeres han denunciado idénticos hechos y se da a la denuncia de la mujer un trato mucho mas preferente y prioritario.
  • Es frecuente que si un hombre va a una Comisaría de Policía a denunciar maltrato de su mujer lo haga con miedo, sabiendo que salvo que sea un caso muy grave a su mujer no la detendrán, mientras que si su mujer interpone una contradenuncia en términos similares existen muchas posibilidades de que esa noche el hombre que inicialmente denuncio duerma en un calabozo y tenga que acudir a un juicio rápido urgente.
  • Hay Gays, Transexuales y Lesbianas que son discriminados en función de la calificación que el Estado les otorga de hombres o mujeres. La violencia de género según está establecida actualmente sólo es del hombre frente a la mujer.
  • La violencia familiar es otro cajón de sastre en el que se incluye cualquier otro tipo de violencia que se produzca dentro del entorno familiar. Por desgracia el protocolo de protección es totalmente diferente, mucho menos contundente y garantista.

Igualdad de matrimonio y divorcio de hombres y mujeres:

En España conforme al artículo 32 de la Constitución Española existe plena igualdad “en papel” respecto de los derechos y obligaciones de toda persona con independencia de su orientación sexual:

1. El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica.

2. La ley regulará las formas de matrimonio, la edad y capacidad para contraerlo, los derechos y deberes de los cónyuges, las causas de separación y disolución y sus efectos.

La regulación es suficiente y adecuada. Se protege sobre el papel exactamente a toda persona con independencia de su sexualidad. El problema lo tenemos en la sociedad y en nuestros propios prejuicios.

Igualdad de toda persona

Siempre existirán personas con mentalidades discriminatorias en favor o contra de algún argumento, pero deben ser cada vez más una minoría.

Existirán personas que tendrán un problema mental de trastorno de la personalidad o problema psiquiátrico que habrá que tratar de identificar y tratar con mas medios y de una manera mas intervencionista para evitar situaciones de inseguridad. Inseguridad respecto de hombres, mujer, niños, ancianos, gays, lesbianas, homosexuales, transexuales… etc de todos.

El problema desde nuestro punto de vista es tener que especificar en cada debate de televisión, político o mera conversación social respecto de qué colectivos se predica la igualdad. Todos, sin excepción, pues tener que especificar ya supone cierta diferenciación que debemos de tratar de desechar.

Venimos arrastrando ideas injustas y discriminatorias fruto de otros tiempos pero ya están culturalmente superadas y en los centros escolares se enseña a todos por igual y el problema es que la sociedad es la que debe de partir de esa premisa y no seguir discutiendo diferenciación alguna pues crea posicionamientos segmentarios.

Somos libres para aprovechar, valorar y disfrutar la igualdad que tanto esfuerzo ha costado lograr a nuestros antepasados. Podemos optar por la confrontación o la unión.

Por eso desde nuestro punto de vista creemos en la igualdad para acceder al divorcio pues es la base de poder realizar una ruptura sentimental amistosa que permitirá que en muchos casos no se llegue al límite y se reduzca el enfrentamiento familiar.

Todo el mundo se queja, pero cada persona tiene que poner su granito de arena para cambiar la situación.

El Tribunal de la Rota Española

¿Qué es la Rota Española?, concepto definición:

Se trata del Tribunal eclesiástico superior del territorio nacional de España competente para el conocimiento de entre otras cuestiones los recursos de apelación de nulidades eclesiásticas de matrimonios canónicos en segunda y posteriores instancias.

Su nombre correcto es el Tribunal de la Rota la Nunciatura Apostólica en España.

¿Dónde está la sede de la Rota Española?

Está situado en la calle del Nuncio 13 de Madrid en la zona de la Cava Baja. ¿Quiere ir para allá?. En ese caso será tan sencillo como acceder al siguiente enlace que indicamos a continuación:

https://goo.gl/maps/oi3NuhXgvo82

¿Quien es el Juez Decano de la Rota Española?

Juez Decano Rota Romana

El Juez decano es Don Carlos Morán, un grandísimo profesional que cuenta con el respeto y admiración de legalistas de tendencia religiosa y no religiosa por haber demostrado su valía personal y jurídica a lo largo de su trayectoria y su implicación en la Iglesia siendo la eminencia de referencia en España.

El letrado titular de nuestro despacho de abogados ha tenido la gran suerte de ser alumno suyo en su día y goza de nuestra mas sincera admiración personal y profesional.

Origen del Tribunal de la Rota Española:

El origen está en la concesión del papa Clemente XIV, eliminado durante la II República y restablecido en 1947 con rango de Tribunal Supremo e integrado en el ordenamiento jurídico español . Está reconocido legalmente como jurisdicción especial.

¿A qué se dedica el Tribunal de la Rota?

Se ocupa de varios tipos de procedimientos pero en su mayoría, en torno al 90 % de los casos, a los recursos de segunda y tercera instancia de peticiones de nulidades eclesiásticas.

No es un Tribunal en el que se puede presentar una demanda inicial sino que conocerá de sus causas para confirmar las sentencias de los Tribunales Eclesiásticos competencialmente inferiores.

Para la estimación de una petición de nulidad matrimonial deben de concurrir dos sentencias conformes que confirmen la concurrencia de la misma causa de nulidad.

Ejemplo de proceso de nulidad matrimonial:

El Tribunal competente para conocer inicialmente un proceso de nulidad en un matrimonio residente en Madrid capital será el Tribunal Eclesiástico de Madrid.

Si en esa demanda se solicita la declaración de la nulidad por dos capítulos y causas de nulidad matrimonial, por ejemplo en primer lugar por entender que concurre un trastorno de la personalidad y otro por haber excluido el principio de la prole.

Una vez recibida la sentencia habrá que recurrir en segunda Instancia en este caso a la Rota Española. Una vez tramitada el procedimiento la Rota Española dictará una segunda sentencia que confirmará, o no la sentencia de Primera Instancia.

Al necesitar dos sentencias conformes por el mismo capítulo, si en Primera Instancia han apreciado nulidad por la primera causa y no lo han apreciando en la segunda, pero en Segunda Instancia justamente al revés, tendremos de cada una de las causas una sentencia conforme y otra no conforme. En este caso se tendrá que acudir a otro recurso del que será competente en este caso el segundo turno rotal del Tribunal de la Rota que confirmará que alguna de las causas es procedente y por tanto declarará la Nulidad Matrimonial, o lo desestimará definitivamente.

Por ejemplo, si los cónyuges residen en Getafe y por tanto el Tribunal competente en Primera Instancia es el de Getafe, la Segunda Instancia se tramitará ante el Tribunal de Madrid y la Tercera Instancia, en su caso, ante el primer turno de la Rota Española.

Peculiaridades, características y curiosidades:

Tribunales Eclesiásticos en España

El Tribunal de la Rota Española es muy desconocido para las personas en general y es por ello que hay muchas cuestiones básicas que pueden ayudarnos a entenderla mejor.

En Cádiz está la ciudad de Rota, ciudad popularmente conocida por ser un destino de turismo y por tener la Base Militar de Rota, pero nada tiene que ver con el Tribunal de la Rota Española, que reiteramos está en Madrid.

Debemos de valorar como se merece el hecho de que exista un Tribunal Rotal en España pues es el único que existe en el mundo además de la Rota Romana.

Al igual que en otros países tienen que litigar en la Rota Romana por ser el Tribunal Supremo en materia religiosa en España contamos con el único privilegio y excepción del mundo.

Según competencia una posterior instancia al segundo turno del Tribunal de la Rota Española debería de tramitarse en el Tribunal jerárquicamente superior que sería la Rota Romana pero no se da el caso ya que de las tres instancias la primera siempre se tramita en un Tribunal Diocesano y la segunda y tercera en función del caso se podrá tramitar en el Tribunal de la Rota.

Divorcio de matrimonios por la Iglesia

No existe la posibilidad de tramitar un divorcio que tenga efectos eclesiásiticos. El matrimonio canónico se rige por una serie de principios estructurales entre los que se encuentra el de indisolubilidad y impide que sea posible el divorcio civil.

El divorcio en la Iglesia

Desde el momento en el que contraemos un matrimonio religioso también se inscribirá el matrimonio en el Registro Civil.

Por ello, en una misma celebración matrimonial tendremos dos efectos muy diferentes. Por un lado tendremos un vínculo matrimonial religioso y por otro lado civil.

Cada uno de los matrimonios se regirán por las especialidades de las normas civiles o canónicas.

Mientras que los procesos civiles se tramitarán en los Juzgados de Primera Instancia mientras que los religiosos se tramitarán en el Tribunal Eclesiástico competente.

Mientras que el procedimiento de divorcio civil consiste en la disolución del vínculo civil que en día nació con el matrimonio el proceso de nulidad eclesiástico matrimonial canónico supone la apreciación de la concurrencia de una causa de nulidad que declara que el matrimonio no llegó a perfeccionarse.

Todo matrimonio tendrá efectos civiles, mientras que los matrimonios civiles no tendrán ningún tipo de efecto en el ámbito religioso.

Diferencias entre separación civil y nulidad eclesiástica:

Diferencias entre matrimonios

La separación o divorcio civil no tiene efectos eclesiásticos ni la nulidad canónica tiene efectos civiles.

La diferencia entre el matrimonio desde el ordenamiento jurídico civil y el religioso es que cada uno es independiente.

El matrimonio civilmente supondrá que los miembros del matrimonio desde el momento de la celebración estarán sometidos jurídicamente a los efectos que Ley establece para ellos, como por ejemplo los patrimoniales.

El matrimonio religioso tendrá efectos única y exclusivamente en el ámbito eclesial. Evidentemente supondrá que cada uno de los contrayentes deje de ser considerado como un creyente soltero a formar una nueva familia bajo los principios religiosos de la Iglesia como son: La indisolubilidad, la prole, la ecuación de los hijos en la fe… etc.

Hay muchas diferencias, tantas como su naturaleza civil o religiosa. Se trata de la misma institución, la del matrimonio, pero una versa sobre los efectos en la esfera legal y otra de las creencias religiosas.

Inicio del matrimonio:

Iniciar matrimonio

Ambas consisten en el sometimiento voluntario de los contrayentes que desean formar un matrimonio. Para el inicio de cualquier matrimonio sí es necesario el consentimiento de ambos novios contrayentes.

No existen ni en el ámbito civil ni religiosos matrimonios a medias, pues es un “bloque” indisponible.

El matrimonio puede ser constituido de diferentes maneras de las que el ámbito religioso sólo reconocerá sus propias celebraciones religiosas, mientras que el civil reconoce tanto las celebraciones civiles como religiosas, siempre que en todos los casos concurran los requisitos necesarios al efecto.

Fin del matrimonio:

El matrimonio por la Iglesia es para toda la vida por lo que el matrimonio sólo se disolverá por el fallecimiento del primer cónyuge en fallecer.

Otra situación es aquella que se produce cuando se estima la petición de nulidad eclesiástica caso en el que no es que se ponga fin al matrimonio, sino que se declara que no existe el matrimonio por no haber existido nunca. La petición de nulidad eclesiástica matrimonial puede ser tanto de mutuo acuerdo si ambos están de conformes en la petición de nulidad por entender que entienden los capítulos y causas por las que se solicite la nulidad; pero también por lo contencioso.

Se trata de un procedimiento en el que interviene el Defensor del Vínculo (con muchas diferencias, es una especie de “Fiscal” en el ámbito judicial eclesiástico) y que necesita dos sentencias conformes de dos Instancias de Tribunales Eclesiásticos.

En el caso de matrimonios civiles debemos de diferenciar a su vez dos situaciones.

La primera aquella que se hace en vida de ambos cónyuges pudiendo ser a instancia de ambos cónyuges al igual que en el momento de contraer el matrimonio, pero también a instancia de uno sólo en procedimiento contencioso.

Hay muchas personas que no lo entienden en la práctica y parece que al igual que al inicio del matrimonio se debe de dar el consentimiento y decisión conjunta de ambos, para el divorcio también. Pero no se puede obligar a nadie a mantener un matrimonio que no quiere tener y es por ello que prevalece el derecho de un cónyuge a finalizar el matrimonio a cualquier intento del otro de mantenerlo, pues en España no cabe oposición a la declaración de divorcio de una demanda contenciosa.

Evidentemente al igual que ocurre con el matrimonio religioso en el ámbito civil, la muerte de uno de los cónyuges extingue el matrimonio.

Régimen económico matrimonial:

Régimen económico matrimonial

El régimen económico matrimonial es uno de los efectos civiles del matrimonio.

En el ámbito civil se podrá acordar el régimen económico matrimonial mediante las capitulaciones matrimoniales o su disolución en su caso por medio de la suspensión del matrimonio por la separación o la disolución del vínculo definitiva por divorcio.

En cualquier momento del matrimonio se pueden otorgar capitulaciones matrimoniales para cambiar a otro régimen económico del matrimonio pero para ello es necesario el consentimiento de ambos cónyuges, de lo contrario se mantendrá el vigente hasta la separación, divorcio o fallecimiento de uno de los cónyuges.

Divorcio como propósito

Propósito de nuevo año:

Propósitos de nuevo año

Es toda una tradición cada año hacer los propósitos que nos pretendemos alcanzar para el próximo año el día 31 de diciembre en Nochevieja después de tomarnos las 12 uvas.

Después de las campanadas que dan comienzo al nuevo año queremos cambiar los hábitos que hemos tenido en el año en curso y mejorar nuestra vida.

Ya no se trata de apuntarse al gimnasio, hablar inglés, adelgazar, dejar de fumar, conseguir un mejor trabajo o mejores hábitos. Los propósitos mas importantes es plantearnos cómo queremos ser y tratar a nuestros seres queridos y cómo nos gustaría y necesitamos que nos traten a nosotros.

No se puede pretender cambiar a nadie. No es justo pretender exigir como tienen que querernos por entender que nuestra necesidad de afecto es de una manera diferente pues eso mismo le puede estar pasando a las personas que queremos.

Lo mas importante no es qué vayamos a hacer el año próximo sino decidir con quién queremos compartir nuestro tiempo que es lo mas valioso de nuestra vida.

Aprender a querer:

No se trata de querer más sino de querer mejor y aprender a querernos a nosotros mismos  y a los demás.

Aprender a querer

Aquella expresión de “no me entiende” cuando tal vez nosotros seamos los primeros que no sepamos entender a la otra persona. No hay buenos ni malos sino relaciones viables y otras que por desgracia no nos hacen bien.

Cuesta mucho darnos cuenta y más aún decidirnos a dar un paso en el que la comunicación será esencial como mecanismo de ajuste de la relación para que sea equilibrada y beneficiosa para las dos partes.

Cuesta mucho ponernos en el lugar de los demás y aprender a mantener una relación sana que en la medida de lo posible no sólo nos haga felices a nosotros mismos sino también haga felices a los demás como los demás quieren y no como nosotros deseamos.

Decidir cada paso de nuestro camino:

Decidir nuestros pasos

En propósito fundamental que deberíamos de plantearnos todos los días en cada paso que damos es la compatibilidad de cada ámbito de la vida.

Lo que no podemos es convertir nuestra vida en algo que no queremos, no podemos perder nuestra esencia ni ilusiones en un proyecto que no nos deja desarrollarnos como necesitamos.

El proyecto de vida de toda persona debe prevalecer sobre todo lo demás y si no es posible compatibilizarlo con el de otra persona, pero mucho que la queramos, será una relación insatisfactoria para las dos partes que habrá saber terminar a tiempo de hacerse mas daños.

Divorcio o separación:

Divorciarme como propósito

La relación de pareja es aquella en la que depositamos lo mejor de nosotros mismos. Es el compañero o compañero de viaje que queremos tener a nuestro lado para siempre. Si nos damos cuenta de que no lo queremos o hemos dejado de hacerlo lo mejor es divorciarse o separarse antes de que la relación vaya aún peor.

Es la persona con la que podremos compartir lo mas íntimo, tanto lo mejor como lo peor para intentar disfrutar lo bueno y superar lo malo juntos. Cada persona evoluciona de una manera y tiene una personalidad, circunstancias y necesidades.

Todo es limitado y por ello debemos de disfrutarlo con plenitud. Nuestra vida y la de todos los demás es limitada y en un momento algo bueno o malo puede cambiarla radicalmente.

Por eso debemos de tratar de ejercitar nuestra inteligencia emocional para discriminar lo que sentimos que nos hace bien y es posible de lo que no es posible o no nos hace bien y así impulsar nuestra relación o romperla a tiempo.

Qué hacer cuando no soy feliz en mi matrimonio:

Creemos en el matrimonio feliz pero por desgracia la mayoría de las parejas verdaderamente no lo son pero se han adaptado al otro de manera recíproca.

Relación sin futuro

Hay que plantearse si una relación tiene futuro y luchar por él o ser conscientes de que no es una relación que pueda mantenerse en el tiempo y está avocada a terminar. En estos tiempos debemos de plantearnos el divorcio para tratar de gestionarlo de mutuo acuerdo con los mínimos costes, plazos y sobre todo sufrimiento.

El buen y mal amor:

Lo más bonito de la vida sería poder encontrar desde jóvenes a nuestra pareja ideal y que nos acompañe hasta la vejez, llegando a ser dos ancianos orgullosos de haber tenido la suerte de compartir la vida con el otro, el amor de nuestra vida.

Por desgracia no vivimos en cuentos de príncipes azules ni princesas y en la inmensa mayoría de las personas se tienen varios relaciones sentimentales hasta que se llega a la que de verdad queremos.

El problema es saber diferenciar si estamos ante una relación sin futuro y que ambos novios lo vivan así o que se trate del amor de nuestra vida. Hay veces que la persona que queremos no nos quiere mientras que nosotros no queremos a aquellas personas que nos quieren. ¿Qué complicado todo no?.

Buen y mal amor

No es que sea tan complicado sino que a veces tenemos que pasar por relaciones anteriores que nos hagan madurar y tener la experiencia suficiente para saber querer de verdad y consolidar un proyecto de vida pleno cuando lo llegamos a tener, o al menos saber lo que no queremos y vivir con decisiones conscientes y felicidad en la medida de nuestras potabilidades.

Dedicamos la mayor parte de nuestra vida a desarrollarnos profesionalmente y un sin fin de rutinas sociales que ni nos hacen bien ni hemos decidido realizar sin detenernos en pensar cómo queremos querer y cómo necesitamos que nos quieran y pensar si nuestro proyecto de vida es compatible con la persona que está a nuestro lado. Este debería de ser el primer paso de todo lo demás y no al revés.

Tenemos valores y principios que tenemos la posibilidad de desarrollar, ampliar y compartir con una persona con la que construir un vida conjunta y mejor con buen amor y no un amor que para nosotros sea malo. Tal vez la persona con la que no somos compatibles si lo sea con otra para la que sea perfecto y por ello no tenemos que tener miedo al cambio ni engañarnos a nosotros mismos idealizando nuestra relación de pareja y justificando aquello que no nos hace sentir bien.

Atrevernos a pedir el divorcio:

¿Por qué es tan difícil pedir el divorcio a nuestro marido o mujer?.

Deberíamos poder hablarlo de una manera natural y directa, pero tal vez si así fuera sería posible evitar la separación poniendo soluciones a cada problema de pareja.

Si nos cuesta atrevernos a dar el paso de la ruptura es por no tener la decisión clara o tener miedo.

Tenemos que darnos cuenta de lo que queremos y desechar de nuestros sentimientos y nuestro día a día aquello que no queremos. Reciclar nuestra vida y seguir creciendo y evolucionando.

Nuestra pareja debe de hacer nuestra vida mejor y en ningún caso podemos perder nuestra individualidad para pasar a ser sólo un conjunto, todo es compatible y no podemos abandonar nuestros sueños e ilusiones propias por proyectos incompatibles.

Luchar por ser feliz

Dos personas juntas pueden ser inmensamente mucho mas que cada uno por separado, pero en ningún caso anulando aquello que queremos y que debemos de seguir queriendo desarrollar con independencia de que tengamos pareja, con respeto y con apoyo.

Todas las personas tienen traumas y prejuicio, ciertamente cada persona tiene sus manías y peculiaridades muchas de ellas rarísimas a juicio de lo demás. Lo bonito no es ser iguales sino ser felices con lo que tenemos en común y también con nuestras diferencias.

Debemos como propósito de vida luchar por darnos cuenta si la relación de pareja que tenemos es la que de verdad deseamos tener y de no ser así no perder el tiempo ni hacérselo perder a nadie.

Muchos dicen “si fuera diferente”, “si cambiara”… etc; ya hemos indicado que esas ideas no nos pueden llevar a un amor estable y equilibrado. Cada persona valora de diferente manera diferentes ámbitos como prioridad y hay que respetarlo: Vida social, la salud, el dinero, el sexo, la paz, el amor romántico, el apoyo sentimental, la tranquilidad…etc.

Con comunicación todo es posible si los dos miembros de la pareja de verdad quieren bien al otro y se puede superar cualquier obstáculo. El problema es que las personas vivimos en el “aquí y ahora” y en muchos casos una pareja que no funciona serían amigos o amantes idílicos, pero como pareja no son compatibles.

El momento y la persona adecuada:

El momento y persona adecuada

Tal vez la persona que queremos llegue en un momento equivocado o en nuestro mejor momento llegue a nuestra vida la persona que menos nos conviene, pero en eso consiste el amor, en compartir lo mejor de uno mismo y arriesgarnos a amar lo que supone el poder ser inmensamente felices o sufrir, normalmente un poco de cada una.

Cada persona deberá de valorar qué le merece la pena, pero tanto el sufrimiento como la indiferencia que en ocasiones es aún pero, llevarán a un declive en la pareja que irá de mal en peor por no saber poner fina tiempo a la relación.

La separación o el divorcio no son malos, es simplemente una opción. Hay muchas personas que se arrepienten de no haberse divorciado mucho antes y algunas que se arrepienten de haberse divorciado después con el paso del tiempo, pero ese riesgo es inherente a las relaciones monógamas humanas. Podemos sentir dolor pero tal vez ese mismo dolor nos hará valorar lo bueno en otro momento o con contra persona.

Juicio de divorcio con hijos

Juicio de divorcio con hijos menores en función de la edad:

No todos los juicios de divorcio de matrimonios con hijos son iguales. En primer lugar, hemos de aclarar que lo más importante en cualquier procedimiento judicial es delimitar cuáles son los hechos controvertidos.

¿Qué es un hecho controvertido?, aquello en lo que las partes no están de acuerdo y respecto de lo que existe una petición diferente de cada una de las partes.

Por ejemplo, en un juicio en el que ambos progenitores están de acuerdo en el tipo de custodia de los hijos, está no será objeto de controversia y sólo se deberá de tratar sobre aquellas medidas accesorias a la custodia en las que en su caso no exista consenso como puede ser la pensión de alimentos o régimen de comunicaciones y visitas.

Niños y divorcio

Por ello, la intervención e implicación de los hijos en el divorcio de sus padres será muy diferente en función de las circunstancias del procedimiento.

Existen dos tipos de intervención de los hijos en el proceso de ruptura de sus padres, a los que podrá acceder en el siguiente enlace: Exploración judicial de hijos e informe psicosocial.

Lo que debemos de tratar de entender en primer término es que los niños se deben de mantener lo más alejados posible del conflicto de sus padres en la vida familiar, pero también en sus litigios.

Desde nuestro punto de vista profesional y experiencia la actitud adecuada debe de ser la siguiente:

Intentar la mediación como primera opción.

No se trata de que los abogados intenten mediar mientras los padres están pendientes de que les solucionen los problemas de brazos cruzados como meros espectadores. Los abogados son muy importantes y deben de realizar su trabajo correctamente, pero igual o incluso más importante es que los cónyuges y padres traten de poner de su parte.

Las partes son las que más se conocen entre sí, las que mejor saben cuales son y pueden ser los problemas de aplicación del caso y las necesidades familiares. Lo principal no es el buen o mal abogado que tengamos y que convenza a la otra parte del establecimiento de regulación que queremos. Lo mas importante es que nosotros seamos capaces de favorecer el entendimiento en el convenio regulador así como tendremos que hacer en la aplicación del mismo en cada momento del desarrollo familiar después del divorcio.

Descartado el acuerdo, proceder a un proceso contencioso lo menos conflictivo posible.

Si por desgracia es tiene más peso las cosas que separan las peticiones de cada cónyuge que lo que les unen, no cabrá otra opción que acudir al proceso judicial contencioso.

Existen muchos enfoques para una demanda y el nuestro es el de mínima injerencia en la intimidad de las personas. Tratamos de ser lo menos hirientes posibles pues no olvidemos que los cónyuges tendrán que seguir relacionándose para todo aquello necesario para desarrollar los cuidados y atenciones de los hijos.

No hace falta meter el dedo en la llaga sino solo ser contundentes con lo que se solicita y con cómo se acredita la procedencia de lo que solicitamos que nos estime el Juez en su sentencia. Hay que tratar con el máximo respeto a la otra parte aunque tal vez pensemos que él o ella no nos trata como nos merecemos.

No hacer partícipes a los niños ni de la ruptura ni del proceso judicial.

Influencia de los padres y madres en los hijos durante el divorcio

Hay padres y madres que enseñan el escrito de demanda o contestación a la demanda a los hijos, lo que es una absoluta aberración.

Los niños son niños y tienen derecho a seguir siéndolo.

Los problemas de los adultos deben de reservarse a los adultos y no mezclar temas hasta el punto de meter a los niños con la intención, por supuesto, de que tomen partido a nuestra favor.

Si la reacción del otro cónyuge es la misma, metiendo al niño en las entrañas del proceso sin miramientos existe muchas posibilidades de que literalmente a ese niño se le vuelva loco.

Los hijos menores no tienen edad de formar parte de la ruptura de sus padres ni por madurez ni por justicia moral.

Hay padres y madres que intentan convencer de lo buenos que son ellos y lo que les quieren y lo malo que es el otro habiéndose portado mal y no queriéndoles tanto como ellos.

Esto es horrible, meter ideas adulteradas e influencias destructivas de su figura paterna o materna en una mente en crecimiento, desarrollo y afianzamiento.

Los niños son esponjas y lo que no hay que hacer es torpedearles con ideas negativas del otro progenitor y su familia.

Debemos de respetarnos a nosotros mismos y no rebajarnos a estos comportamiento por mera dignidad propia.

También debemos de respetar al otro padre o madre pues con el divorcio seguirá siendo el otro progenitor de nuestro hijo o hija.

Pero sobre todo tenemos la obligación legal y moral de respetar a nuestros hijos.

El niño a corto y medio plazo no entenderá la situación y tendrá riesgo de desarrollar todo tipo de trastornos de actitud y personalidad que a largo plazo pueden condicionar y limitar el resto de su vida al no entender una fase importantísima de su vida, su infancia, habiendo aprendido comportamientos inadecuados de conducta.

No mezclar cuestiones subjetivas de la ruptura con el proceso.

Nuestro exmarido o exmujer ha podido portarse muy mal en la relación de pareja, pero no tenemos que mezclar temas y pretender culpabilizarle.

Cada uno es como es y nosotros en cada momento tenemos la posibilidad de divorciarnos para seguir desarrollando nuestra vida sin la compañía de nuestra pareja.

Entendemos que es muy doloroso que a colación de la ruptura la otra parte quiera participar en la vida de los hijos como siempre lo hubiera hecho cuando tal vez durante la relación no haya tenido el comportamiento mas adecuado.

Siempre y cuando no existan situaciones de riesgo para los niños, será bueno que el otro progenitor tenga intención de implicarse en la vida de los niños aunque pueda dar rabia y desconfianza esa situación.

Nos guste mas o menos es el padre o madre de los hijos y de hecho la elección la hemos realizado nosotros mismos. No nos suelen gustar las compañías, nuevas parejas y entorno de nuestra ex pareja, pero dichos extremos deben de decidirse con plena libertad por la otra parte nos guste mas o menos, reiteramos siempre que no exista una posible situación de riesgo para nuestros hijos, único caso en el que por supuesto podemos intervenir, no ya como injerencia en la vida de nuestro ex sino como protección de los hijos comunes.

Ministerio Fiscal y juicio de divorcio

¿Qué es el Minsiterio Fiscal?

Se trata de un Ministerio Público que se encarga de participar en los procedimientos judiciales para defender la legalidad del ordenamiento jurídico conforme sus principios y cometidos de actuación.

Lo mas conocido de los Fiscales es su intervención en derecho penal, pero en derecho de familia también interviene en aquellas cuestiones que afecten a menores de edad o incapacitados.

El Fiscal en España es un profesional de categoría jerárquica de la carrera judicial clave para el correcto desarrollo del Derecho.

¿Hay Fiscal en un juicio de divorcio?

Fiscal en divorcios

Sí que según imperativo legal debe de intervenir en todos aquellos procesos en los que existan menores o incapacitados, pero, ¿en la práctica es así?

Por desgracia tenemos un sistema lleno de buenos principios y propósitos que en muchos casos no se pueden hacer efectivos.

No existen suficientes medios y es por ello que en muchos partidos judiciales no hay Fiscales suficientes como para cubrir las necesidades de todos los Juzgados produciéndose una situación irregular.

Divorcios contenciosos con menores:

En un mismo tipo de procedimiento con niños en un Juzgado se tendrá la asistencia del Fiscal y en otros no, lo que supone una desigualdad procesal.

Por ejemplo en los Juzgados de Madrid Capital sí existe como normal general la participación del Fiscal, en cambio, por ejemplo, en partidos judiciales como Aranjuez (que depende de la Fiscalía de Getafe) o Valdemoro (que depende de la Fiscalía de Leganés) en muchos casos se celebran juicios sin la intervención de Fiscal.

Evidentemente ello se produce por el beneplácito de las partes intervinientes en la no intervención, ¿por qué?, por no querer retrasar el proceso pues como práctica general se accede a la inasistencia del Fiscal en aras de agilizar la resolución del proceso.

Divorcios de mutuo acuerdo con menores:

En todos los procedimientos de familia con hijos menores de edad se debe de contar el visto bueno del Fiscal. Esto puede ser mas o menos rápido, pero si es una práctica que se cumple a raja tabla pues constituye una garantía de intervención mínima.

Separaciones contenciosas con niños sin Fiscal.

Separaciones con niños en España

La función del Fiscal es participar en todo procedimiento de familia con menores para ser una parte mas junto a la de los progenitores que se divorciar o separan cuando existe matrimonio o en casos de guarda y custodia de hijos extramatrimoniales.

Intervienen contestando a la demanda, proponiendo y practicando prueba en el acto del juicio y concluyendo como conclusión la regulación que se considera mas adecuada en función de las circunstancias del caso y buscando la protección de los menores para evitar que se produzcan situaciones de indefensión.

Su intervención es muy positiva en todos los procedimientos, pero su inasistencia no produce inseguridad jurídica si las partes acuden al procedimiento bien asesoradas por letrados que hacen bien su trabajo en defensa de los derechos y obligaciones de sus clientes y por ende, de los hijos comunes y demás vínculos de las partes.

En última instancia decidirá el Juez, y dicha sentencia será recurrible por todas las partes para que pueda ser valorada en segunda instancia por la Audiencia Provincial competente.

Toda persona que acude a un procedimiento judicial contencioso en derecho de familia debe de ser consciente de que el Derecho no es una ciencia exacta, como las matemáticas por ejemplo.

Se trata de una aplicación de Derecho conforme el desarrollo del pleito con múltiples variables en función de cada uno de los pasos y pruebas del proceso y en función sobre todo de la interpretación que de todo ello realice el Juez.

¿Los Jueces y Fiscales son imparciales?.

Evidentemente sí, es España contamos con unos grandes profesionales en la Administración de Justicia en la inmensa mayoría de los casos, pero siempre existe un criterio subjetivo inherente a toda persona que hace que un Juez tenga una tendencia interpretativa concreta de cada cuestión y del propio ordenamiento jurídico, y otro otra. En ese sentido un juicio es una lotería y un riesgo a perder todos o algunos de los hechos controvertidos.

No son pocos los procedimientos en los que un Juez dicta una determinada sentencia que es revocada y modificada por el criterio de instancias superiores.

Por ello, lo mejor es llegar a un entendimiento incluso mereciendo la pena ceder en las pretensiones iniciales si fuera necesario para evitar todos los inconvenientes que puede suponer un procedimiento judicial litigioso.

Firmar el divorcio estando embarazada.

Divorcio y embarazo

El embarazo supone una situación muy peculiar en derecho. Se trata de una situación en la que una mujer tiene en su vientre un concebido y nacido. Un feto en formación que día a día va desarrollándose hasta llegar al momento del nacimiento en el que adquiere el calificativo de persona.

¿Tiene derechos el niño antes de nacer?. Es una cuestión muy controvertida que precisamente está de actualidad en otros ámbitos en cuanto al derecho a decidir la continuidad del embarazo por parte de la madre o la opción de abortar.

En esta publicación no nos centraremos en ese tipo de cuestiones, sino que únicamente nos ceñiremos a la situación jurídico legal que se produce cuando una mujer quiere divorciarse estando embarazada.

¿Puedo divorciarme si estoy embarazada?.

Divorciarme estando embarazada

Toda persona tiene derecho a separase o divorciarse con independencia de su situación personal. Hasta que no se produzca el hipotético nacimiento del niño no cabrá el establecimiento de medidas paternofiliales.

No se trata de una situación en la que se pueda establecer una regulación principal en tanto en cuanto no exista nacimiento y otra supletoria para el caso de que el nacimiento se haga efectivo.

La regulación sólo puede contemplar la situación coetánea y para el caso de que se produzca el nacimiento del niño (al igual que cualquier otra situación familiar nuevas relevante) se tendrá que interponer el correspondiente procedimiento de modificación de medidas.

El procedimiento de divorcio durante el embarazo puede ser de mutuo acuerdo o contencioso, al igual que la modificación de medidas de cualquiera de ellos.

Diferencia entre procedimientos contenciosos y de mutuo acuerdo.

Hemos de reconocer, que por desgracia la práctica de cada Juzagdo y Notaria es diferente. Ello supone que sea complicado poder establecer un criterio único de actuación.

En derecho de familia al igual que otras ramas del ámbito jurídico existe una gran inseguridad jurídica ante la incertidumbre del trato legal que se recibirá de la Notaria o Juzgado que se encargue de la tramitación.

Por ello lo recomendable es contratar con un despacho de abogados experto en divorcios y separaciones como es el nuestro y otros muchos.

En primer lugar hemos de aclarar que la infinita mayoría de los Juzgados ni tan siquiera se planta la posibilidad de que exista algún tipo de embarazo, pues salvo que sea una situación visualmente palmaria, no se puede entrar a valorar ninguna circunstancia personal de las partes.

Son las partes las que deben de alegar lo que consideren oportuno tanto en proceso amistoso como contencioso. ¿Qué posibilidad tienen las partes de defender el hipotético derecho del concebido y no nacido?.

Derecho de la progenitora embarazada:

Si se trata de un embarazo a término se podrá solicitar una suspensión del procedimiento para que se pueda regular los derechos y obligaciones paternofiliales para con el bebé que está de camino.

Derecho del progenitor o progenitora no embarazada:

De igual manera se podría solicitar una suspensión pero en rara ocasión se aceptará. Existe mucho menor margen de actuación y de hecho tal y como hemos planteado antes, lo normal y tramitación ordinaria supone que se tramite con normalidad el procedimiento en curso para que en todo caso cualquiera de las partes puedan instar con posterioridad al nacimiento un procedimiento de modificación de medidas.

Para empezar el embarazo no supone necesariamente que el progenitor o progenitora no embarazada sea el padre o la madre, existe una presunción a dicho efecto, posibilidades de establecer un proceso de filiación y un sin fin de trámites e incidentes que no pueden obviarse y paralizar el procedimiento que se pueda estar tramitando de divorcio, separación o guarda y custodia.

Divorcio de mutuo acuerdo en el Juzgado o Notario.

En nuestra experiencia profesional nunca se ha planteado ningún tipo de objeción en un Juzgado en el cauce de un procedimiento de familia ante un posible embarazo. En cambio algunas Notarias, no todas, ni tan siquiera la mayoría, realizan la advertencia de que para poder tramitar el procedimiento es necesario que no exista un proceso de embarazo.

¿Por qué se produce en la práctica esa diferencia?.

Básicamente por entender que la Notaria solo puede gestionar un procedimiento de separación o divorcio en el caso de que no existan hijos comunes menores de edad y por tanto ante un embarazo se debe de esperar al resultado del mismo para tramitarlo en el Juzagdo si efectivamente existe el nacimiento del niño o ante Notario o Juzgado si por desgracia no ha llegado a nacer.

Cada situación es diferente pues de hecho se pueden producir situaciones de compleja y controvertida interpretación:

  • Embarazo de actuales parejas diferentes al otro cónyuge.
  • Embarazo en fase tan inicial que no es conocido por los cónyuges.
  • Embarazo que existe y es conocido por los cónyuges pero que no comunican y por tanto no es conocido por los operadores jurídicos.
  • Embarazo en el que exista duda sobre la paternidad.

Primera Navidad después del divorcio

Primera Navidad después del divorcio

Un divorcio no es fácil de superar, pero existen momentos en los que la situación se nos hace mas cuesta arriba. Esto ocurre en las fechas señaladas y eventos familiares como ocurre en cumpleaños, aniversarios, día del padre y de la madre; pero muy especialmente en Navidad.

Si toda la Navidad supone un esfuerzo de organización en un matrimonio, estando divorciados aún mas. Algunas veces es tan complicado conciliar las celebraciones con todos los miembros de la familia cuando están bien avenidos que después del divorcio se puede hacer un suplicio.

Estas situaciones complicadas se crean en los matrimonios separados con hijos, pues de lo contrario es tan sencillo como que ambos excónyuges lo celebren con sus respectivas familias y seres queridos. En estos casos lo importante es procurar cierta normalidad para los niños, que puedan entender que aunque sus padres ya no estén juntos siguen siendo queridos y tienen un entorno familiar que prevalece por encima de cualquier diferencia y en el que impera el respeto mutuo.

No podemos controlar cómo actuará nuestra expareja y su familia, pero si dar ejemplo con nuestro comportamiento y ser claros y consecuentes con él para influenciar positivamente la relación con la familia del padre o madre de nuestros hijos.

Salvo que la relación haya acabado muy bien (una minoría de los casos) se puede llegar a realizar una celebración conjunta, pero la situación acabará siendo dolorosa e incomoda para todas las partes pudiendo inducir a error y confusión a nuestros hijos.

En función de nuestra propia actitud y la de todo el entorno de los niños será posible que las siguientes Navidades y celebraciones sean cada vez mejores o que sean insufribles.

Esto será muy importante para nuestros hijos y es por ello que debemos de entender que son la prioridad. Nosotros hemos decidido casarnos, tener hijos y divorciarnos; pero todo niño tiene derecho a celebrar sus Navidades en compañía de sus seres queridos en un buen ambiente familiar con independencia de que sus padres estén casados o divorciados, como todos sus amigos y compañeros.

No quiero que mis hijos pasen las Navidades con mi ex.

Navidad de mis hijos con mi ex pareja

Durante la relación matrimonial siempre existe cierta cordialidad familiar (a veces ni eso) que se deteriora con la ruptura. Reiteramos una vez mas que en un matrimonio se unen dos personas y tienen derecho a decidir sobre sus vidas y poder divorciarse con el mero deseo de uno de ellos.

Durante la vida matrimonial se suele dar “voz y voto” a familiares y personas del entorno lo que a buenas puede ser idílico, pero en cuanto algo se tuerce supone un verdadero pulso en cuanto a la autoridad para tomar las decisiones de la familia en el que cuesta imponer nuestro criterio como progenitor por encima del de familiares y allegados.

Suele ocurrir que cuando peor estamos con nuestra pareja mas malmeten sus familiares y amigos lo que hace aún mas difícil poder seguir hacia adelante. Muchos divorcios tienen entre sus causas principales de separación la influencia de terceros.

Es un error el hecho de que cuando haya problemas en un matrimonio cada uno de los cónyuges vayan a pedir “ayuda” a los familiares hasta el punto de que tomen partido en la decisión, pues se complica aún mas. Si no se ha podido llegar a un entendimiento en una cuestión familiar entre los dos progenitores, menos aún entre los progenitores y una suma indeterminada de personas que además suele influenciar a la otra parte que habla en primera persona pero como interlocutor de otras tantas.

Desde el momento en el que tenemos hijos con una persona tenemos que aceptar que los hijos no son solo nuestros sino compartidos con su padre o madre. Se debe de separar nuestra opinión de nuestra familia política con la opinión del niño respecto de los mismos que tiene que ser directa, sin meter a los niños en una burbuja dejando que puedan valorar a sus familiares con toda libertad y con los mínimos condicionamientos e influencia.

Nos guste mas o menos, además debemos de tener en cuenta que la familia política del niño es su familia y podemos decidir divorciarnos del otro progenitor pero no que el niño se divorcie de la que es y siempre será su familia y que le viene impuesta por nuestra decisión de concebirle junto a su padre o madre.

Lo mas recurrente es el rechazo a la idea de que nuestro hijo se relacione con la nueva pareja de nuestra ex pareja, también con los abuelos, tíos… etc. Pero reiteramos que podemos tener razón en algunos casos, pero en la mayoría debemos también de poner de nuestra parte para superar prejuicios sin mezclar temas. Nosotros pasado el divorcio podemos rehacer nuestra vida y nuestra expareja también.

En muchos casos se alega que tienen malos hábitos, que son personas inadecuadas… etc, pero en muchos casos ya eran así y ahora es cuando nos molesta. Evidentemente durante la relación familiar previa al divorcio uno mismo considera que tiene las cosas bajo control y tendemos a tener miedo de lo que ocurrirá después de la ruptura sin estar nosotros presentes.

Si existen situaciones graves que pueden suponer un riego para los hijos no es que sea posible, sino que por responsabilidad, lo que hay que hacer es hacer lo posible por proteger a los niños tanto en la vida real como judicialmente para buscar el establecimiento de unas medidas legales acordes a las circunstancias. El problema es que suele ser muy complicado acreditar la situación negligente para el cuidado y atención de los hijos pues su comportamiento se realiza en su propia intimidad.

En muchos casos la información que nos llega es por terceros, indicios o las propias manifestaciones de los niños. El hecho de que los hijos no quieran irse con su padre o madre no deben de ser un motivo para obstaculizar la relación sino que debería de ser todo lo contrario, un motivo para incentivar que mejore con el paso del tiempo hasta que se pueda normalizar.

¿Qué dice la Ley de la Navidad de matrimonios separados?.

Al igual que en otra cuestión relativa a la vida de los hijos comunes, debemos de diferenciar dos posibles situaciones. La primera en la que no exista ninguna resolución judicial que establezca la regulación aplicable, y la segunda aquella en la que sí existe una regulación.

Con resolución judicial:

Cuanto tenemos una Sentencia o Auto debemos de aplicarlo pues con independencia de que se haya establecido de mutuo acuerdo o por lo contencioso es nuestro derecho y obligación.

Cabe la posibilidad de no aplicar la regulación en los casos en los que existe acuerdo entre los progenitores, pero en los casos en los que precisamente se quiere impedir que el padre o madre y su familia pasen las Navidades o cualquier otro periodo con los hijos, evidentemente si la otra parte no está de acuerdo, tendrá derecho a ejercer los derechos legalmente reconocidos.

Muchas veces cabe la duda de si el derecho del padre o madre incluye a su familia, nueva pareja y amigos. Pues bien, si no existe ninguna restricción ni prohibición al respeto, tendrá plena libertad para pasar las Fiestas y los periodos ordinarios con quien considere oportuno.

Nos puede parecer mejor o peor, pero es el derecho judicialmente establecido, podríamos negarnos en casos muy concretos y graves, pero lo mejor es instar la modificación de las medidas, procedimiento en el que el principal obstáculo es acreditar la situación perjudicial para los niños.

Sin resolución judicial:

Ante la inexistencia de regulación ambos son progenitores con los mismos derechos y obligaciones por lo que sí es posible impedir el contacto de los niños con el otro progenitor, pero no es lo aconsejable pues en definitiva perjudica a los niños.

En casos muy graves se puede restringir la relación por un motivo concreto pero lo ideal es la restitución y homologación judicial a la mayor brevedad.