VENTAJAS DEL PROCESO DE NULIDAD ECLESIÁSTICA

VENTAJAS DEL PROCESO DE NULIDAD ECLESIÁSTICA.

 

La ventaja principal e inherente del propio procedimiento es la estimación de la nulidad del matrimonia. En ese caso, el matrimonio y todos sus efectos se declararan nulos, ya que el matrimonio nunca existió.

 

Además, para casos concretos existen otras vías más sencillas que el procedimiento de nulidad eclesiástica, como por la disolución del matrimonio rato y no consumado.

 

En cualquiera de los dos casos, una vez declarada la nulidad, ambos intervinientes podrán volver a contraer matrimonio en cualquiera de sus formas.

 

Puntualizamos, que un matrimonio canónico divorciado, pero sin la nulidad eclesiástica, podrá contraer nuevo matrimonio civil, y sucesivamente volver a divorciarse y casarse por lo civil. En cambio, no podrán contraer matrimonio eclesiástico puesto que su matrimonio no ha sido declarado nulo, y por tanto es válido e indisoluble (y de permitir el matrimonio se produciría una situación irregular e ilegitima de bigamia).