Uso de la casa en divorcios sin hijos: marido, mujer o uso compartido

Uso y disfrute de la casa en divorcios y separaciones sin hijos: ¿Se queda el marido, mujer o uso compartido?.

 

El uso y disfrute del domicilio conyugal es dispositivo en los procesos de mutuo acuerdo (ya sea tramite en Notaria o Juzgado), y debe de ser atribuido en la correspondiente estipulación del convenio regulador. El problema surge cuando no existe acuerdo y se preguntan los cónyuges, ¿a quien le corresponde según la Ley?. Pues bien, la Ley marca parámetros que deben de interpretarse en su caso, en el contexto de un procedimiento de separación o divorcio contencioso por el Juez predeterminado, y es entonces cuando en previsión de la posible resolución, con voluntad de los cónyuges y el debido asesoramiento legal letrado se puede llegar a barajar las opciones mas adecuadas, justas y el resultado previsible en sede judicial, para poder aplicarlo gracias a la mediación con menos coste económico, temporal, conflicto y trámites burocrático.

Las reglas generales para la atribución del uso de la vivienda conyugal son las siguientes en los casos en los que no existen hijos comunes menores de edad o dependientes:

  1. Propietario o titular del derecho de posesión (por ejemplo titular del contrato de alquiler).
  2. En caso de ser ambos, el cónyuge en peor situación, teniendo en cuenta las siguientes circunstancias:
  • Capacidad económica.
  • Salud.
  • Expectativas profesionales.
  • Patrimonio.
  • Porcentaje de propiedad.
  • Apoyos o dependencias.
  • Capacidad para poder buscar una solución habitacional.

Lo justo es que hasta la liquidación de la vivienda común en régimen de sociedad de gananciales o extinción si fuera privativo en régimen de proindiviso, se regule un uso compartido, salvo que alguno de los esposos, marido o mujer, esté en situación desfavorecida comparativamente. Otra opción, si existe voluntad por parte de ambos, buena fe e interés en el beneficio común, es la de vender la vivienda, o alquilarla para cubrir con los gastos o la obtención de ingresos considerándolo una inversión común, pues se trata de una solución inteligente de rentabilizar el patrimonio común.

On mayo 17th, 2017, posted in: divorcioblog by Tags: , ,

Dejar mensaje