Separar hermanos en la guarda y custodia del divorcio

Separación de los hermanos en la guarda y custodia de divorcio de los padres:

Divorcio de los padres con custodia materna, paterna o compartida
Separar hermanos

Existe el principio de derecho de familia consolidado por la jurisprudencia del Tribunal Supremo de no separar a los hermanos en el proceso de divorcio, separación o guarda custodia de los padres. Este principio debe de ponerse en relación a las demás circunstancias y tratar de adaptarse a las posibilidades de los padres y muy especialmente a las necesidades de los hijos. En muchos casos se plantea la posibilidad de separar a los hermanos bajo diferente regulación y es algo que nuestro despacho de abogados no recomienda como carácter general, pero que si defiende en determinados casos específicos. en so que puede constituir la mejor solución.

Por ejemplo, recientemente unos de nuestros clientes planteaban en nuestro despacho el deseo de establecer respecto de dos hijos comunes menores de edad que uno quedará bajo custodia paterna y otro materna, ¿por qué?. En este caso era por buscar el beneficio de los menores, pues cada progenitor iba a pasar a residir en una ciudad diferente alejada una de la otra, y se quería mantener al hijo mayor con uno de los progenitores por considerar que era lo mejor por mantener su entorno social y estudios académicos, mientras que respecto del pequeño se quería que se marchará a otra ciudad con el otro progenitor pues tenía mayor disponibilidad y se consideraba que iba a ser lo mejor para el menor. Esta situación evidentemente requiere de una regulación especialmente cuidadosa para evitar el desarraigo y pérdida de relación derivada de la pérdida de convivencia de los hijos. ¿Qué se puede hacer?, existen varias soluciones legales, pero después de estudiar el caso los clientes se decantaron por la siguiente:

  • Establecimiento de una patria potestad compartida y una custodia monoparental paterna respecto de un hijo y custodia monoparental materna respecto del otro.
  • Fijación de un régimen de visitas de fines de semana alternos y mitad de vacaciones de Semana Santa, verano y Navidad para el progenitor no custodio de cada uno de los hijos, sin establecimiento de días de visita intersemanal (tardes) por no ser viables al pasar a residir en ciudades alejadas. En dicho régimen de visitas se deja constancia de que el régimen de visitas se complementa conjuntamente de manera que no se intercambian a los dos hijos en cada periodo, sino solamente uno de ellos de manera que en cada periodo de fin de semana y vacaciones el progenitor pueda disfrutar de ambos hijos y ambos hijos estén juntos y se relacionen, de manera que sólo entre semana (de lunes a jueves) no se vean los hermanos, y sí estén juntos todos los fines de semana y vacaciones alternando con qué progenitor están en cada uno de ellos. Además se estableció un régimen de comunicación amplio debido debido a la buena relación de los padres y los hijos así como la edad de los mismos.
  • Se acordó el establecimiento de una pensión de alimentos mínima, en este caso de 150 euros por progenitor no custodio. Además la mitad de los gastos escolares de matrícula, libros y material escolar, así como los gastos extraoridianrios.

Custodia compartida, materna y paterna:

Muchos padres y madres nos preguntan, ¿qué tipo de custodia es la mejor?.  En primer lugar y como se suele decir genéricamente, “depende“. Nosotros consideramos que el tipo de custodia ideal es la custodia compartida, siempre y cuando ambos cónyuges cuenten con unas mínimas condiciones de idoneidad. ¿Qué quiere decir esto?. Básicamente que tengan disponibilidad de cuidar a los hijos, verdaderamente quieran hacerlo y estén preparados para ello, que cuenten con apoyo familiar accesorio, arraigo con los hijos y no incurran en ninguna situación potencialmente dañina y grave para los menores (adicciones, maltrato… etc).

Si ambos progenitores consideran que la mejor opción es la custodia materna o paterna, será perfectamente válida, pero será una situación que reforzará mas la atención y cuidados de uno de los padres que el otro, lo cual puede devenir condicionado por una circunstancia, como suele ocurrir frecuentemente por motivos laborales, pero que puede modificarse en el futuro cuando dicha circunstancia deje de concurrir. Lo que se busca en definitiva es establecer una regulación lo mas estable en el tiempo posible (para evitar constantes cambios), que proteja a los niños y les proporcione el mayor bienestar posible garantizando la relación mas amplia posible entre hermanos y respecto de cada uno de los padres. Cada padre y madre son diferentes al igual que cada hijo también lo es, de manera no que no se puede hablar de soluciones generales aplicables a todas las familias, sino de principios que deben de aplicarse uno por uno a cada caso.

Niños de diferente padre o madre:

La evolución social nos está llevando cada vez mas a situaciones familiares diferentes a las tradicionales, pues si bien es cierto que hace 20 años era algo “raro” que un niño tuviera padres separados, hoy es algo perfectamente normalizado, al igual que las nuevas parejas con las que se continúan los proyectos sentimentales de ambos y fruto de las cuales nacen nuevos hijos que son hermanos de padre o madre del que ya teníamos con nuestra anterior pareja.

Nacimiento de nuevos hermanos:

Divorcio y separación de padres con hijos de padre o madre, hermanastros
Nuevos hermanos

¿Qué ocurre con los llamados hermanastros?, o lo que es lo mismo nuevos hermanos que son fruto de otra relación sentimental de uno solo de los progenitores de los hijos comunes. Se tiene en cuenta las circunstancias, pues básicamente a pesar de ser hermanos de padre o madre tienen otro progenitor o progenitora que también puede tener, o no, hermanos por su cuenta. En ocasiones existe uno o varios hijos de un matrimonio o pareja y nuevos hijos con las nuevas parejas de ambas partes, y es una situación que complica la regulación y coordinación cuando no existe buena relación y entendimiento, pues ningún niño tiene mas o menos que otro, se tratan todos por igual, y la complejidad familiar puede necesitar el establecimiento de medidas legales muy específicas.

Mediación gratuita de abogados:

En nuestro bufete letrado somos expertos en la materia y tramitamos procedimientos con menores en toda España a los precios mas económicos con consultas gratuitas para intentar acercar posturas y ojalá llegar a un acuerdo global que será no sólo lo mejor para los padres, sino sobre todo para los hijos. En todos los casos con un buen profesional y con voluntad de ambas partes el acuerdo es posible pues siempre será mejor que la imposición de la regulación por un Juez en un divorcio contencioso. La regulación no es buena o mala por si misma, debe de ser la adecuada, y algo muy importante de lo que un muy pocas ocasiones se detienen los padres divorciados es en que la aplicación del convenio regulador o la sentencia de divorcio que debe de regirse por el sentido común y es subsidiario del entendimiento de los padres que en cada momento tiene que modular lo que es mejor para los niños dejando a un lado en todo lo posible los intereses de los padres. Primero deciden los padres y sólo cuando no existe consenso se aplica la regulación.