Mis suegros quieren romper mi relación de pareja

Mis suegros me odian y no paro de discutir con ellos:

Discutir con mi pareja por culpa de mis suegros
Discusión por suegros

La familia política juega un papel importante en nuestras vidas, al fin y al cabo son personas que estarán presentes a lo largo de nuestra vida mientras permanezca la unión de pareja.

Puede que al principio no seamos conscientes, pero vamos a tener que relacionarnos con ellos en bastantes situaciones.

Nos encontramos con que cada uno tiene sus costumbres y su forma de ver la vida, y a veces no somos capaces de entender porque son tan diferentes.

Con la familia política puede haber discrepancias y malos entendidos, pero no debemos dejar que eso perjudique nuestra relación, al fin y al cabo nuestra relación es con nuestra pareja.

Si discutes con tus suegros, tu pareja puede intentar mediar para que al menos haya un trato cordial. Es una situación muy incómoda para todos y lo mejor es prevenir esas discusiones o desavenencias.

Como evito que las discusiones influyan en la pareja:

  1. Acepta que tu pareja no puede desentenderse de su familia:

Ellos son parte de ella, y no podemos separarle de su entorno.

Tenemos que entender, que aunque no nos guste, es su familia.

  1. Poner límites:

Debemos dejar bien claro que los problemas de pareja son de pareja, y no deben de meterse.

Para que esto no suceda, lo mejor es no discutir delante de los familiares y arreglar las cosas en casa.

  1. Ser un equipo:

No debemos permitir que nuestros familiares, amigos o quien sea se metan en nuestra relación. Tenemos que mantenernos fuertes en equipo, y no dejar que las opiniones de los demás influyan en nuestra relación.

  1. Ser realistas:

Tampoco esperemos que de la noche a la mañana, nuestra relación con ellos vaya a ser perfecta. Debemos tener paciencia no entrar al trapo.

  1. No critiques a su familia:

Si criticas a su familia, seguramente se sienta herida, tienes que tener en cuenta que aunque te ame a ti también les ama a ellos.

  1. Mantén una actitud abierta y positiva:

No hagas comparaciones entre su familia y la tuya, entiende que son dos familias diferentes y que eso no es malo, al contrario puedes descubrir cosas nuevas que quizás no sabías.

Si la relación con ellos está muy desgastada, quizás sea buen momento tener un detalle con ellos e intentar limar asperezas.

Si ve que es imposible llegar a un entendimiento con su familia política, quizás su pareja deba de intentar mediar con ellos para al menos mantener un trato cordial.

Si aun así usted se encuentra mal y no ve solución al problema, plantéale la separación o el divorcio a su pareja, ya que quieras o no, la familia política forma parte de tu vida mientras continúes con esa persona.

Quizás no saben valorar el tipo de persona que eres, pero estar discutiendo cada vez que os veis, afectará a vuestra relación .

RELACION ENTRE MIS HIJOS Y LA PAREJA DEL PADRE O LA MADRE

RELACIÓN ENTRE MIS HIJOS Y LA PAREJA DEL PADRE O LA MADRE:

 

La relación de los hijos con los padres y resto de familiares se regula en el convenio regulador de mutuo acuerdo o sentencia de procedimiento contencioso (ya sea separación, divorcio o guarda y custodia de hijos no matrimoniales), de manera que en el momento en el que los menores estén a cargo de cada uno de los progenitores, son estos los que deberán de decidir en cada ocasión en compañía de quien mas estén, siendo algo normal el hecho de que una vez pasada la ruptura se puedan relacionar con las nuevas parejas, pues son importantes, forman parte de la vida de los padres y también con un nuevo modelo de familia deben de formar una mayor o menor parte de la vida de los hijos comunes, nos guste y lo aceptemos más o menos; no es algo contra lo que se pueda realizar oposición judicial, salvo que se pueda acreditar objetivamente que son perjudiciales para los hijos comunes.

 

El problema es cuando la relación no está superada por alguno de los miembros de la pareja, o la nueva pareja es o puede ser negativa para los hijos, o sencillamente existe mala relación entre la anterior y nueva pareja, que en muchos casos va de menos a mas haciendo partícipes a los hijos, tratando de sacarles información, condicionar su actuación, hacerse la víctima, complicar la relación malmetiendo o manipulando información.

 

Hay que tratar de ser inteligentes y no luchar contra los cambios, sino saber adaptarse a ellos.