Pagar la pensión de alimentos de los hijos antes de la sentencia de divorcio

Pagar la pensión de alimentos de los hijos antes de la sentencia de divorcio:

En los procesos de divorcio o separación de mutuo acuerdo los cónyuges confeccionan un convenio regulador para posteriormente ratificarlo, siendo válido y aplicable desde el momento de la notificación y entrega de la escritura de divorcio notarial o sentencia judicial. En el caso de divorcios con hijos menores de edad sólo sabe la posibilidad de tramitarlo ante el Juzgado, y en dicho caso, existe un periodo de entre 1 y 3 meses (puede ser mas o menos en función del Juzgado en el que se tramite). El problema es el periodo que va comprendido entre la ruptura de hecho y el establecimiento de la obligación de pago de alimentos legalmente, que como hemos dicho sucede pasado un periodo largo, de entre uno y tres meses normalmente. ¿Se tiene que pagar la pensión de alimentos antes de la sentencia del divorcio o separación?. En lo moral, evidentemente si que se debería de abonar, pero legalmente no podrá ser exigido el pago hasta que no exista sentencia. Dependerá de las circunstancias familiares, pero teniendo en cuenta que las necesidades de los hijos se devengan todos los días, el pago también se debería de proceder en cuanto se produce la ruptura para evitar situaciones injustas y situaciones de necesidad o desamparo de los niños. Si se acuerda esperar al cumplimiento del convenio hasta que se obtenga la sentencia de divorcio es perfectamente razonable que no se abone la pensión alimenticia, eso sí, cubriendo del mismo modo que se hubiera hecho a lo largo del matrimonio, las necesidades familiares, lo que suele ser depositar los ingresos de ambos esposos en cuenta común o ingresar una cantidad concreta que se considere suficiente para sufragar dichos gastos. En este caso, el problema es que ese tiempo intermedio puede ser complicado, con conflictos derivados de la convivencia.

En un convenio regulador que se piense cumplir  la regulación desde el mismo momento de la firma, se podrá hacer constar, pero ello no supondrá que pueda ser reclamado, pues reiteramos, no podrá ser reclamado hasta que no esté homologado judicial o notarialmente.  

 

¿SON GASTOS EXTRAORDINARIOS LOS LIBROS Y MATERIAL ESCOLAR DE LOS HIJOS EN CASO DE DIVORCIO O SEPARACION?

¿SON GASTOS EXTRAORDINARIOS LOS LIBROS Y MATERIAL ESCOLAR DE LOS HIJOS EN CASO DE DIVORCIO O SEPARACIÓN?.

 

Cada caso de divorcio o separación matrimonial con hijos tendrá una determinada regulación, y habrá que acudir a la sentencia concreta ya sea contenciosa o de mutuo acuerdo:

 

En casos de sentencias contenciosas se suelen incluir los los gastos de libros y material escolar de los hijos como gastos ordinarios y por tanto no corresponderá su abono como gasto extraordinario adicional por mitades entre los progenitores.

 

En casos de mutuo acuerdo los progenitores pueden hacer constar qué datos son extraordinarios, puesto que en teoría la cantidad debería ser la misma, de modo que una pensión que no incluya gastos extraordinarios de libros y material escolar debería ser más baja que otra en la que está todo incluido en la pensión, lo que se debería calcular con detalle, pero evidentemente no se puede ajustar con exactitud.

 

  • La principal ventaja de incluir los gastos de libros y material escolar de los hijos en la pensión alimenticia es que no se deberá de compensar cantidades, o lo que es lo mismo, para casos en los que la relación de los progenitores está especialmente deteriorada, no será necesario tener contacto para abonar cada uno de los gastos extraordinarios por estar incluidos en la pensión de alimentos.

 

  • La principal ventaja de considerar los gastos de libros y material escolar como gasto extraordinario, es que garantiza que las cantidades entregadas son las que correspondan sin que exista enriquecimiento por ninguna de las dos partes en los casos en los que los gastos son mayores o menores de los previstos.

 

En los casos de custodia compartida, con independencia de que sea contencioso o de mutuo acuerdo, al no existir pensión ordinaria, los gastos extraordinarios tanto de libros como de material escolar y cualesquiera otros (matrícula, equipación escolar… etc) deberán abonarse por mitades entre ambos progenitores.

DELITO IMPAGO DE PENSIONES

DELITO POR IMPAGO DE PENSIÓN DE ALIMENTOS DE  LOS HIJOS EN CASOS DE DIVORCIO, SEPARACIÓN O GUARDA Y CUSTODIA DE HIJOS NO MATRIMONIALES:

 

El delito de impago de pensiones de alimentos se produce en el momento en el que el progenitor que por sentencia está obligado a pagar la pensión de alimentos de un hijo común no realiza el pago al que está obligado durante dos meses seguidos (por ejemplo enero y febrero), o cuatro no consecutivos (por ejemplo enero, marzo, junio y noviembre), caso en el que estará cometiendo un impago calificado como delito. Además de la comisión del delito penal, por lo civil se adeudará la cantidad que corresponda que podrá ser embargada de los bienes del deudor sin acogerse a las cantidades mínimas inembargables que no son de aplicación (única excepción legal), pues no tienen que sujetarse a ningún mínimo inembargable.

 

Los incumplimientos deben de ser totales o al menos adeudar más de la mitad de la obligación de alimentos pues de lo contrario y en caso de que se acredite que el progenitor que debe de abonar la pensión (no custodio) sufre una situación económica que imposibilita o cuanto menos dificulta el cumplimiento total, pues de no ser así no se incurrirá en delito penal, sin perjuicio de que se adeude la cantidad que corresponda por la vía civil que podrá ser reclamado en su caso por la vía de la ejecución de sentencia. Además hemos de destacar que el delito por impago de pensión alimenticia o pensión de alimentos requiere denuncia de la otra parte, de modo que si existe entendimiento mutuo podrán ver ambas partes sus pretensiones satisfechas adaptándolas a las circunstancias familiares, sin necesidad de iniciar un proceso judicial que en definitiva es perjudicial para ambos y siempre debe de ser el último recurso, más aún cuando existen hijos comunes menores de edad.

 

Existe tendencia jurisprudencial al respecto que a pesar de ser mayoritaria en su criterio crea inseguridad a la hora de aplicarlo al caso concreto debido a las múltiples posibilidades del caso y de la interpretación del propio Juez que se ocupe del proceso.