POSTURA OSCILANTE, GUARDA Y CUSTODIA COMPARTIDA, PATERNA O MATERNA

POSTURA OSCILANTE EN CASOS DE GUARDA Y CUSTODIA COMPARTIDA, PATERNA O MATERNA:

 

Conforme criterio de congruencia, lo habitual es que la petición inicial plasmada en el escrito de demanda o contestación a la demanda, se mantenga durante el procedimiento de instancia, en su caso en el recurso de apelación ante la Audiencia Provincial, o incluso Tribunal Supremo. En cambio, en muchos casos, la realidad, al igual que el resultado de las pruebas practicadas en el procedimiento de divorcio, separación y guarda y custodia, es cambiante, y por tanto es más que razonable que la petición vaya variando conforme se considera más conveniente.

 

Por ello, la Sentencia del Tribunal Supremo 409/2015 de fecha 17 de julio relativa a la postura oscilante, crea jurisprudencia indicando que efectivamente es posible el cambio de criterio, siempre y cuando esté justificado. En el caso de la sentencia referida, en Instancia el padre solicitó la custodia paterna, y subsidiariamente la compartida, para posteriormente en fase de recurso solicitar sólo la custodia compartida, y por tanto renunciando a la petición principal de su demanda inicial. Por ello, inicialmente se debe de solicitar lo que se considere más adecuado en el momento de la presentación de la demanda, o la contestación a la misma, pero para el caso que durante el transcurso del proceso, o incluso en el recurso posterior del mismo, cambien las circunstancias, podrá solicitarse lo que congruentemente se considere más oportuno conforme la postura oscilante, para más información consúltenos con toda confianza.

GUARDIA Y CUSTODIA COMPARTIDA

GUARDIA Y CUSTODIA COMPARTIDA:

 

En España, gracias a una reciente sentencia de Tribunal Constitucional, ya no es necesario un informe favorable del Fiscal para que el Juez pueda acordar la custodia compartida de un menor en casos de divorcio, separación o guardia y custodia de hijos no matrimoniales.

 

Anteriormente, el Juez necesitaba forzosamente que el Ministerio Fiscal diera su visto bueno, ya que de lo contrario, por imperativo legal, no podía aprobar la guardia y custodia compartida, con independencia de que la considerara adecuada al caso concreto, o no.

 

Habiéndose declarado la inconstitucionalidad del artículo que lo indicaba, el Juez puede dictaminar la custodia compartida de los hijos comunes aunque el Fiscal no lo haya recomendado.

 

Supone un avance hacia la instauración del régimen de custodia compartida como régimen prioritario, como de hecho ya ocurre en Cataluña o la Comunidad Valenciana. En el resto del territorio nacional, el régimen por defecto es la guardía y custodia exclusiva de uno de los progenitores, siendo el otro el titular del derecho de visitas y obligación del pago de la pensión de alimentos, entre otros. Existen posturas confrontadas en cuanto a las ventajas y desventajas de ambos sistemas de custodia, con detractores y partidarios de cada una de ellas con argumentos sólidos y muy respetables.

 

La Ley avanza más lenta que las necesidades sociales, pero paso a paso se van consiguiendo mejoras importantes. Desde Divorcieitor somos defensores de la guardia y custodia compartida como norma general, especialmente cuando queda acreditada la buena realación entre ambos progenitores y por tanto la viabilidad de la custodia compartida, y la edad del menor no lo hace desaconsejable, puesto que en determinados casos, cuando son muy pequeños puede ser perjudicial, pudiendo acordar un régimen progresivo hasta que cuente con una edad razonable, por ejemplo, unos 3 años.