La homofobia como mounstro al que vencer con educación social

Divorcio LGTBI ¿discriminación o igualdad real? 👩‍❤️‍👩👨‍❤️‍👨

Divorcio  del colectivo LGTBI ¿discriminación o igualdad real?. 👨‍❤️‍👨👩‍❤️‍👩

Divorcio LGTBI

Desde 2005 se ha reconocido el derecho de toda persona a contraer matrimonio con libertad sin connotaciones ni limitaciones de sexo o de su orientación sexual.

Por ello, podemos presumir de ser un país que respeta y protege con igualdad el derecho de familia desde hace poco.

Evidentemente antes de 2005 existía una discriminación legal y social.

Desde 2005 se ha superado la discriminación legal pues en papel todas las personas tienen los mismos derechos y sólo queda superar la discriminación social de la mentalidad de una parte de la sociedad.

Tal vez no nos guste una relación de personas del mismo sexo homosexual o de diferente sexo heterosexual. Pero es algo indiferente pues a quien le tiene que gustar la relación es a los miembros de la misma, lo que se debe de hacer es normalizar y respetar la libertad de relaciones con independencia del sexo.

Tener que hacer una diferenciación entre matrimonios homosexuales y heterosexuales ya supone una diferenciación que se debe de superar.

El matrimonio debe de estar formado por dos personas, sin más.

Es indiferente que esté formado por una persona bisexual, heterosexual, homosexual, transexual… etc, no deberíamos de tener que dar explicaciones al igual que en otros ámbitos no se debe de dar explicaciones de nada.

Homofobia:

El miedo o el odio a lo desconocido es poderoso y se debe de controlar y erradicar por medio de la educación.

La homofobia como mounstro al que vencer con educación social
No a la homofobia

Venimos de un sistema de heteropatriarcado cis blanco en el que siempre había que valorar diferencias entre personas para que aquellas que no fueran las socialmente aceptadas y fueran de segundo nivel.

Personas de primera con relaciones de primera y personas de segunda categoría con relaciones que no podían ser reconocidas por la Ley.

Para ser respetables debemos de guardar respeto real.

Respetar aquello en lo que estamos y no estamos de acuerdo:

Evidentemente hay que respetar la opinión de todas las personas, pero precisamente con ese matiz, respetar todas las opiniones respetables.

Se deben de perseguir y no aguantar toda conducta homófoba y que suponga una discriminación hasta normalizar la sociedad, ojalá dentro de unos años.

Machismo, feminismo… no es el camino correcto, pueden venir con todo el derecho otras tendencias de personas a las que no se les representan en esa forma de pensar.

Solución de problemas de ideología de sexo.

Reiteramos frente a la Ley tenemos los mismos derecho con independencia de nuestro sexo y tendencia sexual a pesar de que en ocasiones el trato sea diferente. Vamos a realizar una reflexión:

  • En un carnet de identidad no se hace constar si eres blanco o negro.
  • Tampoco se hace costar si tu familia es adinerada o modesta.
  • No se hace costar si eres alto o bajo, lo que pesas, cómo piensas, de qué ideología religiosa eres, que necesitas en ese momento, qué valores tienes… no.
  • No se hace costar si tienes padres heterosexuales, homosexuales o uno sólo.

¿Por que se tiene que incluir el sexo?.

No somos animales de crianza que suponga una utilidad en nuestra vida la categoría.

En función de nuestro sexo después tendremos unos roles u otros, ¿por qué?.

Es el primer criterio que nos diferencia y debemos de superarlo poco o poco para no pertenecer a la categoría de hombre, mujer, heterosexual, homosexual gay o lesbiana, transexual… todos somos personas.

Hay que hablar claro.

Podemos ser de ideología de derechas, de izquierda, de centro, de cualquier tendencia pero siempre se debe de pedir respeto y de hecho cuando siga evolucionando la Ley de protección de datos en la esfera de la imagen, dignidad e intimidad de las personas, supondrá que publicar nuestro sexo oficialmente sea ilegal y sólo quepa las manifestaciones que queramos desarrollar en cada momentos de nuestra vida que no serán una limitación, obstáculo ni discriminación.

El perdón en pareja del procedimiento de separación matrimonial

El perdón en el proceso de divorcio 🙏

Perdón de divorcio:

En España desde el año 2005 no existe causa de divorcio en derecho de familia de manera que el hecho de que en una separación exista perdón de uno o ambos cónyuges en cuanto a su divorcio es indiferente.

El perdón en pareja del procedimiento de separación matrimonial
Perdón y divorcio

Ello supone que no se entre a valorar en absoluto los motivos que han provocado la ruptura.

Puede haber culpa de uno o de ambos cónyuges desde su propio punto de vista, pero realmente es algo irrelevante jurídicamente.

Además tratar de llegar a la determinación de quien ha sido el responsable de cada uno de los problemas de la pareja puede ser un verdadero enfrentamiento sin sentido.

El motivo por el que una pareja se separa es indiferente.

Se protege el derecho a decidir de cada una de las personas.

Hay matrimonios en los que no se habla claro por estar cohibidos por no poder reconocer sus errores y equivocaciones sentimentales por considerar que podría pasarles factura en la ruptura.

Esto es un recurrente error, pues las razones sentimentales y emocionales del divorcio no pueden ni deben afectar ni condicionar el proceso.

No hay que tener miedo a pedir perdón en pareja pues precisamente el temor de hacerlo crea desavenencias que sí pueden creando pequeños conflictos que si nos se saben gestionar pueden deteriorar la relación matrimonial y avocar al divorcio.

Derechos y obligaciones de cónyuges con culpa o responsabilidad de la ruptura:

Los derechos y obligaciones de los esposos vienen determinados por la repercusión jurídica que tenga cada vinculación matrimonial.

No depende de cuestiones sentimentales interpretables y subjetivas.

Existirán derechos y obligaciones derivados de la dedicación al matrimonio, respecto de los bienes patrimoniales, las cargas y deudas, respecto de los hijos comunes… etc.

Por ser las temáticas mas recurrentes a continuación aclararemos conceptos básicos.

No existe el abandono de hogar:

Cada persona es libre de vivir, dormir y desarrollar su vida de la manera que considera oportuno.

Evidentemente en un matrimonio al igual que en otro tipo de relaciones hay responsabilidades que atender, pero en ningún caso se puede obligar a cualquiera de los cónyuges a ostentar unas determinadas partas actuaciones o acritudes en su vida por estar sujeto a la institución del matrimonio.

Lo normal es que un matrimonio haga vida matrimonial y por ello quiera y de hecho esté junta en todos los ámbitos de su vida.

A pesar de ello, cada uno de los cónyuges puede desarrollar la vida que quiera y es elección de cualquiera de los esposos de optar por divorciarse si no desea seguir con su matrimonio.

Toda persona casada tiene libertad para desarrollar su vida de manera diferente a lo que se espera de una persona casada, al igual que tiene la libertad su cónyuge de optar por la separación si no desea mantener el matrimonio.

No tenemos que seguir prejuicios sociales en el desarrollo de nuestra vida, tenemos la libertad de desarrollarla como consideremos conveniente siempre y cuando no invadamos derechos de terceros.

No existe el divorcio culpable.

Según nuestra experiencia, más de la mitad de los divorcios tienen su causa en la infidelidad.

Ya sea por infidelidad o por cualquier otra razón que haya hecho perder la confianza en la relación de pareja no supone la pérdida o la obtención de mayores o menores derechos u obligaciones.

Da igual quien sea el responsable de la ruptura y lo que haya podido hacer, pues dicha cuestión en si misma no será algo que justifique un diferente tratamiento legal.

Es legal la infidelidad, los malos hábitos propios, el trato desconsiderado siempre y cuando no pueda ser considerado de degradante… etc.

Tenemos libertad de casarnos y de divorciarnos si el matrimonio no es lo que queremos y lo mejor de todo es que no tenemos que dar jurídicamente explicaciones a nadie.

Tenemos libertad de decidir nuestra vida sin condicionamientos legales.

Dos personas están casadas por el consentimiento y deseo mutuo, en cambio el divorcio se produce por la voluntad de ambos o de uno sólo de divorciarse.

Se puede pedir perdón, lo cual es algo muy bueno para un matrimonio en aquello que consideramos que nos hemos podido equivocar. También se puede dar las gracias, acertar, equivocarnos… etc.

El matrimonio es un camino común en el que ambos deben de seguir queriendo estar juntos y en el que si alguno de los cónyuges desea dejar el matrimonio, no tiene que dar explicaciones a nadie por imperativo legal.

Moralmente podría hablarse mucho del tema con opiniones muy dispares, pero no tener que justificarnos hace que la libertad matrimonial de mantener o finalizar el matrimonio sea plena.

 

 

 

 

¿Cómo ha ido cambiando la Ley de divorcio en España con el paso del tiempo? evolución y libertad?

Leyes de divorcio en España ⚖

Leyes de divorcio en España:

Normas del ordenamiento jurídico español de divorcio
Ley de divorcio

En esta publicación no vamos a dar lecciones de derecho sino que enumeremos las Leyes, esfuerzos y mejoras legislativos que nos han permitido tener en la actualidad libertad en derecho de familia en España.

La libertad es imprescindible para que cada persona peuda desarrollar su proyecto de vida.

Parece que el derecho al divorcio ha estado en la Ley en España siempre, pero no ha sido así por desgracia.

Ha sido una larga lucha y evolución social que ha conseguido la modificación legal hasta lograr una regulación actual en la que sí se protegen por igual los derechos y obligaciones de toda persona que se ha sometido a la institución del matrimonio.

No estamos ante un sistema perfecto pero sí un sistema garantista y justo.

Ley de divorcio de 1932:

En 1932  se aprobó la Ley de Divorcio en la Segunda República, siendo un logro y primer avance mérito del jurista Frenando de los Ríos.

Por primera vez existía la posibilidad de divorciarse, la posibilidad de disolver el matrimonio por una casa diferente a la muerte uno o ambos cónyuges.

Se recogió en la Constitución de 1931 en su artículo 43 y fue desarrollado en la Ley referida.

En ese momento existía un único tipo de matrimonio, el tan recurrente católico apostólico romano.

Ley de divorcio de 1981:

En 1981 se aprobó la Ley 30/1981 de fecha 7 de julio que modificaba el Código Civil de 1889 en lo que se refiere a causas de separación, divorcio y nulidad matrimonial.

Se aprobó durante el gobierno de la UCD de Adolfo Suarez. El en ese momento Ministro de Justicia Francisco Fernández Ordoñez recibió grandes críticas y presiones.

Existía la posibilidad de solicitar la separación matrimonial después de llevar un año sin convivencia y ciertos requisitos en cuanto a la causa de la petición.

Una vez separado el matrimonio y pasado otro año sin convivencia si se descartaba la reconciliación se podía iniciar el proceso de divorcio, una vez más, con causa.

Ley de divorcio express de 2005:

En 2005 se aprobó la conocida popularmente como Ley de divorcio express, Ley 15/2005 de 8 de julio.

Se modificó tanto la Ley de Enjuiciamiento Civil como el Código Civil.

La aprobó el Gobierno del PSOE de José Luis Rodríguez Zaraptero. Supone una verdadera revolución en derecho de familia.

Los principales avances fueron:

  1. Posibilidad de pedir el divorcio directo sin necesidad de pasar por una previa separación.
  2. Supresión de la divorcio con causa, establecimiento de libertad para divorciarse pasados 3 meses desde la celebración del matrimonio.
  3. Permitió el matrimonio y divorcio de personas con independencia de su sexo: Heterosexual, homosexual, transexual… etc.

Ley de 2015 de Jurisdicción Voluntaria:

Ley 15/2015 de Jurisdicción Voluntaria, de fecha 2 de julio que entro en vigor a partir del 23 de julio.

Entre otras medidas se permite el matrimonio y el divorcio ante Notario, con una serie de requisitos.

Toda la información sobre divorcio ante Notario en: Divorcio notarial.

¿Cómo ha ido cambiando la Ley de divorcio en España con el paso del tiempo? evolución y libertad?
Ley de divorcio express

 

 

 

Chantaje de mi ex para impedir divorcio

Mi pareja me chantajea para que no pida el divorcio         

Chantaje de mi pareja para que no me divorcie
El chantaje emocional

El chantaje emocional y la manipulación es algo común en muchas parejas, amistades  e incluso en las relaciones familiares. El objetivo de un chantajista es conseguir manipular a otra persona para transformarla en alguien que satisfaga sus deseos.

A veces, puede ser realizada de forma muy sutil para que la otra persona no sea consciente de que está siendo manipulada. Una persona que recurre al chantaje emocional es alguien inseguro y débil, aunque nos quieran mostrar totalmente lo contrario.

Recurren al chantaje para alcanzar sus objetivos, ya que no se ve capaz de conseguir las cosas de una manera honesta.

No se deje chantajear si usted se quiere divorciar, debe entender que una relación es de dos, y no podemos obligar a nadie a querernos.

Formas de chantaje emocional para evitar separación:

De entre las principales formas de chantaje emocional cabe destacar las siguientes:

  1. Chantaje emocional por presión o amenazas

En chantajes por no divorciarme o separarme
Presión y amenazas

Este tipo de manipulación consiste en ejercer presión sobre la otra persona de manera que su libertad es limitada. Si no hace lo que yo digo me enfado y se lo reprocho. La victima mediante esa manipulación siente miedo. La típica frase “SI haces eso, te dejo” es una frase radical y muestra que si no acatamos la orden tendremos consecuencias.

Tenemos que mantener una actitud clara, para que el chantajista vea que no nos causa miedo. Una amenaza o presión busca generar miedo para que así acabemos obedeciendo las órdenes.

Lo importante es que vea que enfrentamos su amenaza y que no vamos a aceptarlo.

  1. Chantaje emocional que nos hace sentir culpables

El chantaje de pareja haciéndome sentir culpable
Culpabilidad chantajista

Consiste en crear un sentimiento de culpa en la victima, haciéndonos creer que somos una mala persona si no obedecemos. Frases como: “Si haces eso es porque no me quieres”, “Después de todo lo que hice por ti”, “Pensé que eras buena persona”.

Lo que busca con cualquiera de esas frases es que el otro se sienta culpable. De esa manera la victima podría ser manipulada y acabaría cediendo para no sentirse mal.

Tenemos que mantenernos fuertes para que el chantajista vea que no nos sentimos culpables ni malas personas por el incumplimiento de sus caprichos. Hay personas que utilizan frases más extremistas como: “Si me dejas, no quiero vivir más”, ese ejemplo es mucho más delicado, ya que no sentirnos culpables o responsables es difícil.

No obstante, cada uno es libre de vivir su vida como quiera y en libertad, no podemos estar presos de alguien por pena ni por culpa.

  1. Confundir y distorsionar

El chantajista intentara darle la vuelta a la tortilla, para hacernos ver que tiene la razón. Intentará ser nuestra guía, para hacernos creer que necesitamos de sus consejos, siempre actuando de una forma sutil y sabiendo nuestros puntos débiles. Tratará de crear una dependencia para que veamos que siempre tiene la razón y que lo que quiere es ayudarnos.

Tenemos que mantenernos firmes en nuestras opiniones y no dejar que la suya nos influya. Si trata de convencernos diciéndonos que estamos equivocados, podemos expresarle que equivocarse es de humanos.

  1. Promesas positivas y regalos

Este tipo de chantaje es muy típico, la finalidad es siempre la misma. Pretenden hacernos sentir premiados siempre y cuando hagamos caso a las órdenes. Suele ser un chantaje al que recurren los padres con sus hijos, pero en este caso sería constructivo ya que es por el bien del niño para que pueda aprender.

Pero en el caso de las parejas pueden hacerle el chantaje mediante el tema económico, ofreciéndole cosas que quizás la otra persona no podría conseguir por sí misma.

Tenemos que tener en cuenta, que las buenas acciones no se deben echar en cara una vez que termina la relación. Lo mejor es mantener una igualdad dentro de la pareja, para que estos reproches no lleguen.

Señales para reconocer un chantajista:                         

  • Hablar con ellos puede resultar estresante. No aceptan opiniones diferentes y van cambiando la estrategia para que finalmente acabes siendo manipulado.
  • Las sensaciones son más fuertes que la razón. Tenemos que ser conscientes de que si nos mantenemos al lado de una persona chantajista, es común sentirnos indecisos, incómodos, frustrados, con malestar….Podemos percibir que algo no va bien pero los chantajes y el miedo pueden acabar haciendo que nos sintamos incapaces de tomar decisiones.
  • Nos hacen ver que tienen una vida idílica. Nos hacen ver que todo en su vida es perfecto, para que les veamos como una persona de referencia. Por eso las personas con una baja autoestima son más susceptibles de caer en los engaños de los manipuladores.
  • Quieren ser los que tengan siempre la razón. Son poco flexibles y no escuchan las opiniones diferentes, de hecho, hasta les molesta que expongas tu opinión. Nos harán creer que somos ignorantes y que no sabemos de lo que hablamos.
  • No les gusta recibir consejos. Como consideran que son dueños de la verdad, cualquier consejo o opinión contraria a sus pensamientos le hará enfurecer. Pues para ellos solo hay una verdad y es la suya. Los consejos los perciben como un insulto a su inteligencia.
  • Cambios bruscos de humor. Tienen constantes cambios de humor, ya que para conseguir ser felices, necesitan manipularnos y cuando lo consiguen están de buen humor y cuando no enfadados. Sus cambios pueden ser muy repentinos.
  • Anular las opiniones del otro. No aceptan otra opinión como válida. La opinión propia de ellos es la verdadera y se vuelven intransigentes.

Habrá que analizar cada caso con mucho detenimiento para poder diferenciar una actitud de chantaje «razonable» de aquella que puede ser susceptible de maltrato intrafamiliar y que en su caso sería susceptible de denuncia. Nuestros abogados son expertos en tramitación de todo tipo de divorcios, consúltenos, intentaremos ayudar como necesita.

Cómo reconocer a una persona manipuladora en pareja
Señales de chantaje