Convenio regulador de divorcio ante Notario

Convenio regulador de divorcio ante Notario:

No existe un tipo estándar de convenio regulador de separación matrimonial ni divorcio. Cada despacho de abogados tendrá el suyo conforme su propio criterio.  Desde nuestro punto de vista el convenio regulador debe de ser claro y preciso pero a la vez sencillo, pues cuanto mas se detalle mas complicada será la aplicación.

Divorcio express de mutuo acuerdo ante Notario
Convenio regulador

Nos encontramos en el marco de derecho de familia en el que si dos esposos llegan a un entendimiento en su ruptura matrimonial se supone que van a ser razonables en la aplicación de la regulación que han elegido y es por ello que no debe de ser tan detallista como algunos convenios de otros despachos de abogados. La mayoría de los esposos se empecinan en lograr una regulación tan detallista que limitan su aplicación.

Nunca debemos de olvidar que la aplicación del convenio regulador siempre será subsidiaria del acuerdo, ¿qué quiere decir esto?. Repetimos una vez mas, lo primero que debemos de aplicar es el acuerdo que en cada momento y decisión tomen los ex cónyuges y sólo en caso de discrepancia se aplicará el convenio regulador que podrá ser ejecutado judicialmente en caso de que la otra parte no cumpla con el mismo extrajudicialmente.

¿A partir de cuando es obligatorio y vinculante el convenio?

A diferencia de lo que ocurre con cualquier otro documento privado general (como por ejemplo un contrato de alquiler) que sí es vinculante y aplicable desde su perfeccionamiento, el convenio regulador de divorcio, separación, modificación o guarda y custodia de hijos extramatrimoniales no se perfecciona hasta que no es ratificado judicial o notarialmente.

Por ello, un convenio firmado pero no ratificado no será aplicable ni vinculante de tal manera que su contenido no será obligatoria para ninguna de las partes. Es muy injusto pues en ocasiones en un convenio se reconocen derechos de hijos menores y mayores dependientes pero a pesar de ello no pueden ser ejercitados y suponen situaciones de indefensión.

Buscar despacho de abogados en Madrid:

Somos líderes de tramitación de divorcio express de mutuo acuerdo ante Notario en Madrid gracias a las recomendaciones de nuestros clientes que quedan satisfechos con el servicio prestado. ¿Cuales son las claves de nuestro trabajo?, buscar un servicio que se adapte a las necesidades y prioridades de nuestros clientes, gracias a nuestra especialización de derecho de familia nuestro enfoque es humano y cercano, tratamos a cada cliente como necesita con comprensión y con empatia pues sabemos lo complicado que es dar el paso de divorciarse o separarse.

Por todo ello nuestro servicio  de divorcio ante Notario en la ciudad de Madrid es:

Cercano:

Hablamos claro y sin tecnicismos, después de las primeras frases se trata de dejar de llamar de “usted” para tutearse y poder entablar una relación de confianza.

Rápido:

En nuestro despacho lo tramitamos en 24 horas hábiles desde que el cliente tiene la documentación necesaria y nos confirma su intención de concertar la cita en Notaria.

Económico:

El precio es final sin ningún tipo de recargo: 150 euros por cónyuge todo incluido tanto abogado como Notario e IVA.

Sencillo:

No buscamos un convenio complicado con muchas páginas en las que se pierda cualquier persona que intente interpretarlo, sino reducido y simplificado.

Cómodo:

Buscamos que los clientes no tengan molestias innecesarias, por ejemplo, no se requiere ninguna visita previa, se suele realizar en el acto en una única visita directamente a Notaria.

Modificación de medidas cambio de custodia de mutuo acuerdo

Modificación de medidas y cambio de guarda y custodia de los hijos de mutuo acuerdo:

¿Es posible plantear una modificación de medidas respecto del convenio de divorcio o separación aprobado por el Juzgado?. Si, perfectamente, pudiendo ser de mutuo acuerdo o contenciosa en función de que exista o no acuerdo al respecto, y con independencia que el procedimiento a modificar igualmente haya podido ser amistoso o contencioso. Se pueden plantear tantas modificaciones de medidas como se quieran siempre y cuando no exista una modificación de medicas en trámite pues en toda caso si no se ha celebrado el juicio se plantearía una modificación de la petición del proceso en trámite en el acto de juicio, o en todo caso una vez recaída sentencia sobre el mismo, proceder a presentar otra respecto de la última existente.

¿Qué debe de saber mas?. Dudas frecuentes:

¿Cuanto tarda un juicio de modificación de medidas en el Juzgado?.

El plazo es menor al del procedimiento inicial, ¿por qué?, por que la asignación de Juzgado será mas rápida pues la demanda no entrará en el turno de reparto de decanato sino que directamente irá al Juzgado en el que se tramitó el procedimiento a modificar. Dependerá del Juzgado, pero como normal general de mutuo acuerdo entre 1 y 2 meses y por lo contencioso unos 6 u 8 meses desde la presentación de la demanda en el Juzgado.En nuestro despacho de abogados tratamos de tramitar cada procedimiento de la manera mas rápida y eficiente posible.  Acceso a toda la información sobre plazos de divorcio.

¿Es posible la modificación de medidas en el Notario?.

No, salvo que el divorcio o separación se haya tramitado en el Notario, pues en ese caso, y solamente en ese caso, será posible la tramitación de la modificación de medidas en la mismas Notaria en la que se hubiera tramitado el proceso de separación o divorcio previo.

¿Cuál es el precio de una modificación de medidas de divorcio o separación?.

En nuestro despacho es el mismo precio que el procedimiento de divorcio o separación básico en función de si es de mutuo acuerdo o contencioso y si existen hijos o no. Puede conocer nuestros precios en precio de divorcio.

¿De mutuo acuerdo el Juez revisará que el cambio sea adecuado?.

El Juez y sobre todo el Ministerio Fiscal en el procedimiento de modificación de medidas amistosos tendrán una función de revisión de la legalidad y las medidas que puedan afectar a los menores. Verdaderamente en un proceso de mutuo acuerdo no se llega a plasmar la realidad familiar, no hay pruebas ni documentación que acredite que lo solicitado e incluido en el convenio es lo mas conveniente, únicamente se aporta un convenio regulador que es el que se revisará en papel sin ningún tipo de comprobación de viabilidad o procedencia de la regulación. Cabrá la oposición del Juez o Fiscal a la aprobación del convenio proponiendo que se redacte de otra manera diferente mas acorde a su criterio. Por ejemplo, en lo que se refiere a la pensión de alimentos de los hijos o derecho de visitas del progenitor no custodio, no se revisará si es el adecuado, únicamente si está por encima de unos criterios medios y razonables. No se llega a conocer por ejemplo si el padre o madre puede visitar al hijos conforme su horario de trabajo, si puede pagar la pensión de alimentos con sus ingresos, si la cantidad asignada verdaderamente cubre las necesidades de los hijos… etc.

Modificación de medidas contenciosa por cambio de circunstancias familiares:

En un procedimiento contencioso las partes expondrán sus posturas con la prueba que consideren conveniente y el Juez resolverá si procede la modificación de la sentencia o convenio anterior y vigente, ¿en qué criterios se basa para ello?. Conforme la Ley, en función de si se ha acreditado la existencia de un cambio de las circunstancias familiares que así lo haga procedente. ¿Qué tipo de cambio?, la Ley exige un cambio sustancial, o dicho de una manera mas coloquial un “cambio gordo” de las circunstancias familiares que lo haga procedente. Por ejemplo, que en el momento del establecimiento de la sentencia los ingresos del progenitor no custodio sean de 3.000 euros y en la actualidad 1.000 euros, evidentemente si que es un cambio sustancial que provocará que la pensión de alimentos de los hijos deba de modularse y reducirse de una manera proporcional en función de las demás circunstancias confluentes. Ante la duda, se tenderá a mantener la regulación anterior y coetánea al planteamiento de la demanda de modificación.

¿Es posible cambiar la guarda y custodia de los hijos?.

El bien jurídico que se trata de proteger preferentemente en todo procedimiento judicial de familia es a los niños, y es por ello que ante la duda se mantiene el sistema vigente en la actualidad en aras de la estabilidad de los mismos. Se podrá realizar tantos cambios como se quiera siempre y cuando sean aprobados por el convenio, y por lo contencioso siempre y cuando se acredite que ese cambio será beneficioso para los niños, pues no cualquier variación de las circunstancias supondrá automáticamente el cambio de custodia de los niños, pues la prioridad es poder demostrar que es bueno para ellos. ¿Cómo se puede acreditar?, cada procedimiento es diferente pero la prueba que mas importancia esta recibiendo en la actualidad es la del informe psicosocial del psicólogo y trabajador social adscrito al Juzgado.

 

Cambiar regulación de separación o divorcio
Modificación de medidas

 

Divorciarme en el Notario en el mes de agosto

Divorciarme en el Notario en el mes de agosto:

Abogados divorcio express de mutuo acuerdo en agosto verano
Divorciarme en agosto

En el mes de agosto no trabajan los Juzgados civiles que son los encargados de la tramitación de procedimientos de derecho de familia (se trata de periodo inhábil) y por ello es popularmente entendido que no es posible divorciarse en verano y hay que esperar a septiembre, pero, ¿ocurre lo mismo en el caso de los divorcios express de mutuo acuerdo ante Notario?. No, pues dependerá de que el despacho de abogados y el Notario estén trabajando por no estar en periodo vacacional. En nuestro despacho de abogados nos organizamos entre los letrados del bufete para que siempre haya un abogado que pueda atender a los casos que necesiten y quieran formalizar su escritura de divorcio ante Notario, a pesar de lo cual, existen unos días en los que la Notaria está abierta y por ello se puede firmar y otros en los que no. Por ejemplo este mes de agosto de 2018 nuestra Notaria de confianza en Madrid cuenta con una quincena de trabajo y otra de descanso, a pesar de lo cual si los clientes necesitan una fecha concreta se puede tratar de cuadrar con otra Notaria.

¿puedo divorciarme en el mes de agosto?
Divorcio en vacaciones de verano

En muchos casos matrimonios que han decidido divorciarse y que verdaderamente no disfrutan de su tiempo juntos se van de vacaciones “como si no pasara nada” dejando para después del verano la tramitación del proceso. Después de todo el año trabajando o en las tareas que cada miembro de la pareja se ocupe, de poder descansar en el verano deben de saber que es posible dejar firmado el divorcio en el acto, en una sola firma conforme disponibilidad de la Notaria. Como decimos en nuestro despacho hay que vivir “juntos o separados, pero felices”. Es por ello que la decisión debe de tomarse conjuntamente entre los miembros de la pareja, si existen esperanzas de que la pareja pueda continuar no hay menor momento que en las vacaciones de verano para intentar salvar la relación de pareja, pero para el caso de que se considere insalvable la ruptura lo mejor será gestionar un divorcio express amistoso y así pasar un mes de agosto independiente y comenzando a realizar proyectos de vida independientes.

Perdida de confianza en pareja y divorcio

Pérdida de confianza en pareja y divorcio:

Perder la confianza en mi matrimonio y acudir a la separación
Perdida de confianza y divorcio

La base de toda relación sentimental de pareja y matrimonio es la relación de confianza que desde que nace debe de cuidarse para evitar que se pueda perder con el paso del tiempo. Todas las parejas tienen altibajos, es algo normal, pero si ambos miembros quieren darse una oportunidad y tienen voluntad de solucionar los problemas lo conseguirán siempre y cuando no le supere la desconfianza. Existe multitud de tipos y variantes de la pérdida de confianza, des de aquella que surge de los celos, de la infidelidad, de las mentiras, de la falta de comunicación… etc.

¿Cuál es la principal causa de divorcio?

El principal motivo es la pérdida de la confiazna por un sin fin de cuestiones íntimas de pareja: Infidelidad, intereses contrapuestos… etc. La confianza se suele perder cuando la otra persona deja de hacer aquello que se espera de él o ella y pasa a realizar algo diferente, lo que nos hace dudar de si hará aquello que se supone que debe de realizar por la relación que exista. Hay relaciones mas abiertas y otras mas herméticas, unas que dan importancia a los emocional, otras a lo sexual, otras a lo económico… etc y cuando cualquiera de las facetas que se consideren importantes fallan nos hacen poner en duda la relación y es el momento en el que se tiene que reformar la confianza o aceptar que nos estamos exponiendo a perderla por falta de confianza.

Nunca podemos llegar a conocer la verdad de cada situación pues cada persona lo vive en su contexto y subjetividad personal, pero en un gran porcentaje de casos la desconfianza está perfectamente justificada, y es la punta del iceberg que esconde algo mas grande, por ejemplo un pequeño signo de infidelidad puede ser sólo la parte visible de una doble vida amorosa. Tampoco se puede llegar a la obsesión por comprobar si nuestra pareja en todo momento actúa correctamente y como queremos que haga cada cosa, pues dejamos de querer a una persona tal y como es para pretender que se adapte a lo que entendemos que debe de ser.

Cada persona es libre y debe de desarrollar su vida desde sus propios valores y deseos de manera que la confianza debe de existir de manera natural y no pretenderla mantener de manera artificiosa. Hay parejas que pueden ser felices toda la vida y otras que están avocadas a la infelicidad por no ser compatibles. Siempre y cuando exista confianza la relación será viable, la confianza se puede trabajar y sembrar cada día, pero lo que no se puede es querer ver confianza donde no existe, ni buscar motivos de desconfianza donde tampoco los hay. Cada persona debe de ser libre como individualidad y emparejarse con personas compatibles y sinceras con las que pueda compartir un proyecto de vida común, pero cuando falla la confianza, tal vez es que uno de los dos quiere algo diferente y es lo que mas cuesta aceptar en matrimonios que sopesan el divorcio o la separación por tener motivos que le hacen querer seguir con la relación y otros terminarla.

Desconfiar de mi pareja y necesitar separarme
Desconfianza que acaba en divorcio

Causas y motivos de divorcio en España

Causas y motivos de divorcio en España:

Motivos de divorcio en España
Causa de divorcio

Cada matrimonio tiene sus propias particularidades y es por ello que en muchos casos el motivo aparente no es el real sino que es una consecuencia del que no es tan visible y en muchos casos al que no se le ha dado importancia precisamente por no aceptarlo o no querer afrontarlo. Cada persona tiene su forma de querer y sus propias necesidades afectivas y exigencias, de manera que cuanto mas exigentes se sea con lo que hace nuestra pareja y menos con lo que hacemos nosotros hará que se pueda producir una discusión en cualquier ámbito de la vida que haga tambalear la relación. Normalmente las discusiones de pareja se basan en una falta de comunicación por el interés de las dos partes de hacer entender al otro lo que está pasando desde el punto de vista apropio pero sin poner la misma atención en lo que nos dice la pareja, provocando a medio o largo plazo que se produzca frustración, que sintamos que no queremos mantener un matrimonio en el que no nos entienden ni somos felices y valorados. Las principales causas y motivos de divorcio y separación matrimonial en España son las siguientes:

  • Infidelidad.
  • Problemas de comunicación.
  • Celos.
  • Trastornos de la personalidad.
  • Problemas económicos.
  • Problemas con terceras personas: familia política principalmente.
  • Adicciones.

Causas de separación matrimonial en España:

Hay una causa de separación matrimonial que en muchos casos es la real que se denomina asimetría de poder en pareja, ¿de que se trata?, se trata de la diferente evolución que realiza cada miembro de la pareja y que hace que en cada momento se vayan modulando los intereses y valoración en la pareja de manera que sin darnos cuenta llegamos a sentir que somos mejor o peor en cada ámbito de la vida que nuestra pareja por haber evolucionado de diferente manera, y llegar a la idea equivocada de que somos poco válidos para estar con nuestra pareja que “vale mas” o todo lo contrario, menospreciar a nuestra pareja por considerar que “valemos mas” que ella, lo que es un error, y nos aleja de la idea de amor incondicional en la que se debería de basar un matrimonio, pues no somos conscientes de que la vida da muchas vueltas y precisamente el compartir un proyecto común se basa en poder apoyarse mutuamente y desfrutar de la vida conjuntamente con independientemente de las puntuales circunstancias de cada parte, pues van cambiando, y la vida da muchas vueltas, y el hecho de que en un momento puntal podamos estar mejor posicionados no quiere decir que vaya a ser la situación que se va a mantener y consolidar en el tiempo.

 

Responsabilidad de los abogados y jueces en juicios de divorcio contencioso

Responsabilidad de los abogados y jueces en juicios de divorcio contencioso:

Un juicio debe de ser el último recurso en derecho de familia y no la primera opción en caso de que la situación familiar no sea la que deseamos o nos pueda parecer inadecuada o injusta. El ordenamiento jurídico ofrece opciones legales que siempre se deben de relegar al caso subsidiario de que el entendimiento sea imposible, que se hayan realizado tareas de mediación y estos intentos de conciliación hayan resultado del todo estériles.

En este contexto y para el caso de que los hechos controvertidos merezcan tanto la pena como para interponer un proceso judicial contra nuestra ex pareja sentimental, se puede interponer la correspondiente demanda, pero debemos de ser conscientes de la situación extraordinaria que se produce, pues supone un fracaso extrajudicial de las posturas de dos personas que han querido casarse para compartir lo mejor de sus vidas y que después de la ruptura son incapaces de entenderse respecto de sus vínculos post matrimoniales y que piden ayuda a un tribunal para que dirima la disputa.

Responsabilidad en juicio de divorcio contencioso
Abogados

No se debe de enfocar el proceso judicial como una exigencia sino como la suerte de poder defender los derechos en un Tribunal, sin dar por hecho que uno mismo tenga razón o que van a satisfacernos en una sentencia, pues debemos de partir de la base de que no es así. En un juicio después de los gastos, gestiones y molestias correspondientes se emitirá una sentencia, o la resolución judicial que corresponda en cada caso, que podrá ser objeto de recurso, que reconocerá una serie de derechos y obligaciones. Normalmente en cualquier pleito hay una parte que “gana” y otra que “pierde” respecto de sus intereses procesales iniciales lo que no suele siempre ser una “victoria” en sentido estricto, pues en primer lugar hay que dejar claro que salvo casos de gran importancia a pesar de una hipotética estimación de nuestros intereses en la resolución, no merece la pena todos los sacrificios realizados para conseguirla.

Ganar o perder el juicio:

Responsabilidad de jueces y abogados en juicio de divorcio
Posibilidades juicio de divorcio

No se puede dar por hecho que se va a ganar o perder ningún juicio, ¿por qué?, pues por ser aplicación de derecho, que cuenta con gran seguridad jurídica y mas si se gestiona con buenos profesionales, pero aunque consideremos que contratamos y disponemos del mejor abogado, tenemos que tener en cuenta que también puede hacerlo la parte contraria, y que después de un juicio en el que existen múltiples posibilidades, decidirá un Juez o Jueza con su propio criterio y en función de cómo haya entendido el desarrollo del juicio. No podemos culpabilizar ni responsabilidad a terceros con frases y argumentos muy frecuentes como “mi abogado fue malo”, mi abogado no tenía ni idea”, “el Juez está comprado”, “el Juez no me ha dejado explicarme lo que quería explicar”, “el Juez no me ha escuchado”, “ha sido por haber mentido  mi ex o los testigos”, “las pruebas son falsa”…. etc. Son excusas que se suelen alegar cuando no estamos conformes con el resultado del litigio o no nos conveniente por cualquier motivo, pero el problema es que no somos conscientes de la responsabilidad que delegamos cuando acudimos a un proceso judicial, pues al igual que puede salirnos bien, puede salirnos mal y a ello nos sometemos desde el principio.

Responsabilidades en juicios de divorcio y separación
Jueces

No podemos pretender hacer responsables a los jueces, abogados, procuradores, testigos y peritos que intervienen en nuestro juicio de separación y divorcio pues les estamos dando la capacidad de participar en mayor o menor medida en la resolución judicial que nos será impuesta por no haber sido capaces en primer término de ponernos de acuerdo con nuestra ex pareja. Se puede estar dirimiento cuestiones tan importantes como la patria potestad, guarda y custodia, régimen de visitas y comunicaciones, pensión de alimentos.. etc, el uso del domicilio común, la pensión compensatoria propia o de nuestro cónyuge… etc, en definitiva cuestiones capitales y determinantes para nuestra vida y las de nuestra familia y entorno.

Un juicio de divorcio contencioso no suele merecer la pena por:

  • Plazos de tramitación: En unos Juzgados como los de Madrid (por ejemplo) suele tener un periodo de tramitación de unos 6 o 7 meses desde la presentación de la demanda en el Juzgado (dependiendo del desarrollo del proceso puede ser mucho mas).
  • Enfrentamiento: Todos y cada uno de los pasos que hay que dar para enfrentar las respectivas posturas de cada una de las partes frente a las del otro.
  • Coste económico: Cada procedimiento tiene un precio concreto y a su vez cada profesional una minuta específica por cada trámite, pero no suele merecer la pena gastar grandes cantidades de dinero si el resultado no merece proporcionalmente la pena teniendo en cuenta todas las demás cuestiones (nuestra propia situación económica y necesidades familiares y personales así como los sacrificios de todo tipo que conlleva cada proceso de separación o divorcio por lo contencioso).

¿Puedo divorciarme si mi marido o mujer tiene enfermedad?

¿Puedo divorciarme si mi marido o mujer tiene enfermedad?.

No nos cansamos de insistir en el concepto dispositivo del matrimonio, conforme el cual un matrimonio se crea por la voluntad concurrente de ambos esposos y se disuelve y termina por la voluntad de ambos de mutuo acuerdo o con uno sólo aunque el otro no quiera en proceso contencioso, y eso es con independencia de las circunstancias familiares. Es posible casarse con una persona que este enferma y es posible divorciarse de ella pues forma parte de la libertad de cada persona y no debe de ser un obstáculo las circunstancias de uno de ellos para que el otro pueda decidir dar por terminada la relación.

Es perfectamente posible casarnos con una persona que padece una determinada enfermedad y que una vez la ha podido superar nos deje, al igual que es posible que se casen dos personas aparentemente sanos y que con el tiempo uno de ellos enferme y sea dejado por el otro. Muchos clientes y usuarios nos dicen, ¿el matrimonio no era para siempre?, tal vez esa es la versión mas tradicional que todos recordamos como el cura en una iglesia relata un sin fin de propósitos con los que se supone que los novios acceden al matrimonio simbolizando su nivel de compromiso moral de fidelidad y apoyo mutuo “en la salud y en la enfermedad hasta que la muerte nos separe”, y ojalá se mantuviera, pero es cierto que no se puede obligar a nadie a mantener una relación que ha dejado de querer por el motivo que sea. ¿Qué es injusto?, como la vida misma y como tantas cuestiones en las que convergen intereses de todo tipo.

Nos casamos con la persona que amamos o la que nos interesa (también es legal), pero si deja de ser lo que nosotros queremos o incluso si dejamos de quererlo como es (o ambas) debe de existir la posibilidad de darlo por terminado, y el error lo tiene aquella persona que con la evolución social que existe en España y en el mundo entero considere que el matrimonio es para siempre. Vivimos en una sociedad cada vez mas divorcista que se deja llevar por otros nuevos valores que van evolucionando tal vez mas a la individualidad, y cuando dos personas comienzan un proyecto de vida pero evolucionan de diferente manera, es correcto y necesario terminar la relación para retomar la vida que necesitan aunque pueda ser injusto para la persona dejada. Es una idea egoísta el pensar que nuestra pareja no puede dejarnos pues nos falla si deja de ser feliz con nosotros, debemos de ser menos posesivos y dejarnos fluir por la libertad aunque en ocasiones no nos favorezca.

Divorcio express de mutuo acuerdo y separación con enfermedades
Divorcio y enfermedades

Dicho esto, y más en el contexto de graves enfermedades que arremeten a las personas en la actualidad, son muchos los casos que quieren una relación pero dejan de quererla cuando nuestro marido o mujer está enfermo y por el motivo que sea no queremos seguir a su lado como pareja. No debemos de tratar el tema como un tabú pues por desgracia está a la orden del día: cáncer y tumores, diabetes, ictus, tiroides, hipertensión… etc., todas ellas suponen graves consecuencias, peligros y un cambio de vida que afecta a la pareja y da miedo, pues puede hacer tambalear a las familias mas unidas.

Tenemos que centrarnos en vivir el día a día, pero hemos de reconocer que un matrimonio no es igual antes y después de una enfermedad grave, pues afecta, en ocasiones da mas fuerza y nos hace abrir los ojos y valorar lo que tenemos, pero hemos de partir de la base de que es algo negativo que afecta, y en ocasiones no en ese cambio alguno de los esposos o incluso los dos tienen derecho a querer dejar la relación. No es cuestión de buscar responsables, tal vez cuando nos convenga veamos el vaso medio vario y cuando no, medio lleno, tal vez nosotros reaccionaríamos del mismo o similar modo que nuestra pareja en sus circunstancias. Si existe un desequilibrio económico se podrá compensar con una pensión compensatoria, con la atribución del uso del domicilio… etc, pero como principal no es posible negar el divorcio ni retrasarlo por motivos de enfermedad médica u hospitalización (se puede retrasar una comparecencia pero no el proceso en si mismo).

Lamentamos profundamente todas las personas que por desgracia padezca una enfermedad o la padezca su cónyuge y estén barajando la posibilidad de separarse, pero debemos de dar prioridad a la libertad de divorciarse antes de las obligaciones matrimoniales, eso sí, en los casos en los que sea procedente la enfermedad puede ser determinante para establecer una compensación a su favor par que pueda continuar con su vida con la mayor claridad de vida posible a pesar de la ruptura. Pueden consultarnos, somos abogados de confianza y ante todo buenas personas que entienden a los demás de una manera empática y vocacional queriendo verdaderamente ayudar a los demás, y evidentemente mas aun a los que cuenten con una situación menos favorable pues su situación será merecedora de mayor garantía y protección jurídica.

Reparto de muebles y enseres en el divorcio sin hijos

Reparto de muebles y enseres en el divorcio sin hijos:

Se denomina ajuar familiar a todos aquellos enseres que se integran la vivienda conyugal y que permiten el desarrollo de la vida familiar, como por ejemplo todo tipo de muebles, electrodomésticos y accesorios: Menaje como cubiertos, platos y vasos; mesas, sillas, sofá, televisión, armario, cama, mesillas, espejos, lámparas, cuadros, cafetera, nevera, lavadora, toallas.. etc. Lo que debe de distinguirse de aquellos enseres de uso personal que no llegan a formar parte del ajuar familiar por corresponderle sólo a uno de los miembros: ropa, ordenador personal, documentación, enseres y objetos del trabajo de cualquiera de ellos, utensilios de higiene… etc.

Cuando dos personas se casan y comienzan una vida común en muchos casos empiezan a comprar todo aquello que quieren para uno mismo pero realmente se confunden y mezclan en el matrimonio para el uso conjunto de los dos cónyuges, y cuando la relación termina no se sabe cómo inventariar, valorar y repartir todo lo que se ha comprado, pues no se ha previsto nada al respecto, normalmente se ha comprado conjuntamente para los dos con independencia de a qué nombre esté puesta la factura, quien los utilice mas o de dónde salió el dinero con el que realmente se pago (muchas veces hay regalos y aportaciones de familiares y amigos lo que complica aún mas la situación), pues si el matrimonio se rige por la sociedad de gananciales indiscutiblemente será común, mientras que si existe separación de bienes los cónyuges podrán solicitar par si mismos aquellos bienes que puedan justificar haber pagado.

Reparto de enseres comunes y personales con la separación matrimonial
Reparto ajuar en divorcios

Desde fuera, llama poderosamente la atención como algunos matrimonios que han sido especialmente espléndidos mientras que la relación de pareja y amor existía, son especialmente egoístas cuando acaba la relación de pareja y amor. Se llega a los reproches con frases como “lo compramos para mi”, “sabes que me gusta mas a mi”, “tú ni lo has usado nunca”, “yo he estado pagando la luz, agua…. “, “yo pague el viaje”….. etc, y es que se tratan de comportamientos y liberalidades que en muchos casos se tienen con la persona que queremos, y que no se puede reclamar después. Si uno de los dos ha pagado una cena, viaje, suministros, teléfono… etc, después no lo puede reclamar, y el hecho de que algo se haya comprado mas para uno o para otro son cuestiones que son irrelevantes en derecho, pues o es de titularidad y uso exclusivo de uno de los esposos, o es de los dos.

En ocasiones cuando se confirma la ruptura los cónyuges comienzas a llevarse sin consentimiento si conocimiento del otro, a escondidas, objetos comunes o incluso del otro cónyuge, ¿qué se puede hacer frente a esa actuación?. Muy poco, pues realmente los enseres de ambos están mezclados patrimonialmente y no existe ningún tipo de acreditación de que el bien concreto esté en el inmueble, pues ha podido ser cogido por cualquiera de los esposos, lo que genera una sensación de desconfianza absoluta en la que en casi ningún caso se puede demostrar que nuestro ex o nuestra ex nos ha sustraído algún objeto. En muchos casos se llega mas lejos sin sustraer pero si deteriorando o rompiendo lo que sabemos que quiere el otro. Por ejemplo, tirando al suelo la televisión, dañando la ropa, arañando un mueble… etc. En muchos casos llevados por la rabia sale lo peor de las personas en el momento de la ruptura, pero verdaderamente salvo casos excepcionales lo menos importante debe de ser lo patrimonial, pues de ser así se comienza un circulo vicioso en el que ambos se reclaman enseres hasta llegar a discusiones absurdas que sufren ambos como nos ha ocurrido recientemente con una pareja que se reclamaban las pinzas de la ropa o las bombillas.

¿Qué hacemos en el divorcio con todo lo que hemos comprado durante el matrimonio?
Reparto de enseres

Hay que usar el sentido común, dejar claro lo que sí queremos y tener predisposición a facilitar que la otra parte se lleve lo demás, y así negociar cada uno de los enseres con la actitud adecuada que facilite que el acuerdo sea posible. Lo importante debería de ser lo personal, y después lo material, pero por desgracia existen actitudes de nuestra ex pareja que si no son razonables hacen muy complicada la situación, y por ello suele existir sólo la disyuntiva de pelear por lo material en muchos casos de una manera horrible, o permitir que nuestra ex marido o mujer se lleve mas de lo que le debería corresponder. Debemos de plantearnos si para nuestra vida posterior al divorcio realmente necesitamos tantos enseres y además si queremos tener aquellos que compramos con nuestro ex y que están cargados de recuerdos. En la medida de lo posible hay que quererse mas a uno mismo y no rebajarse a discutir por cuestiones menores, da igual quien se lleve la televisión, la plancha y el cubo de basura, lo importante es terminar con la situación de la manera mas sana, respetuosa y cordial posible; si no es posible por la actitud de la otra parte, plantearnos si merece la pena.

El dinero en cuentas comunes suele dar muchísimos problemas, y recomendamos a todos los usuarios que saquen del mismo su mitad, el 50 %, pero que en ningún caso pretendan sacar mas de lo que les corresponde ni permitan que lo haga la otra parte si se considera que es capaz de hacerlo, la mejor opción es sacar la mitad, repartir los enseres importantes y ceder en todo lo demás. ¿Qué pasa si uno de los elementos comunes es querido por ambos esposos?, lo mejor es sortearlo o repartirlo en lotes la manera mas justa posible. Evidentemente la “justicia” en el reparto es algo subjetivo pues en muchos casos cada uno de los esposos tiene una versión subjetiva de lo que es “tuyo” y “mio” y es por eso por lo que es tan difícil ser capaces de repartir el ajuar, y en muchos casos esa situación ha influido en gran medida de la ruptura, lo que debe de hacernos recapacitar para no caer en los mismos roles y errores en adelante. Lo mejor en matrimonios sin hijos es repartir los bienes de manera amistosa y de ser posible firmar la separación o divorcio ante Notario de la manera mas rápida y cómoda pues la disputa de bienes no suele merecer la pena, ante la duda ceder, al fina y al cabo es una persona a la que hemos querido y no debería de importarnos que se llevara algo mas de lo que consideramos, pues debemos entender que seguramente ambos piensen en las mismas circunstancias que el otro se ha quedado con mas de la mitad, con mas de lo que le correspondía.

Odio y quiero a mi ex, ¿qué hago con el divorcio?

Odio y quiero a mi ex, ¿qué hago con el divorcio?.

Cada persona tiene una manera diferente de querer y por tanto también de odiar. Todas son buenas siempre y cuando sea de una manera respetuosa, y el problema es que en muchos casos relaciones que tienen problema entran en el buclue de dejarlo, retemoralo, volver a dejarlo con mas intensidad, volver a quererse aún mas fuerte… y así sucesivamente. Mientras que no se trate de relaciones tóxicas y se realice con un mínimo de respeto, estamos ante una situación frecuente y que debe de resolverse cuanto antes para no seguir perjudicando la relación, ya sea para poder seguir felices o dejarlo a tiempo de hacerse mas daño.

A nuestro despacho alguno de los matrimonios que acuden a citas de mediación llegan con una tensión horrible, con la necesidad de hablar y decir aquello que tal vez nunca ha dicho a su pareja, marido o mujer. En una cita de la última semana uno de los miembros del matrimonio llegó a decirle a la otra parte que no aguantaba mas ya que desde que su madre (la suegra del que argumentaba) había ido a vivir con ellos, su vida era insoportable; la situación fue muy curiosa, pues la otra parte dijo que no lo sabía, que nunca se lo había dicho, qué si estaba dispuesto a arreglarlo, y sorpresivamente dijo que si. En definitiva una cita de divorcio de mutuo acuerdo con una tensión desproporcionada sólo tenía su origen en pequeños matices de convivencia, que al parecer no se habían comunicado

Odio y quiero a mi ex y no paro de pelear con ella, ¿qué hago?
Dejar de pelear

Del odio al amor hay un pequeño paso, y muchas veces la persona mas odiada es la mas amada. Lo mejor es dejar todos los reproches a un lado, pues hay muchas cosas del día a día que nos las callamos pero guardamos como arma arrojadiza para el momento en el que la tensión contenida se produce, y se desata un verdadero conflicto incontrolable en la que sale lo peor de las personas, pues a la vez que se han querido no han sabido digerir las pequeñas o grandes cosas que le molestan, y así se pasa del amor al odio en un instante.

La vida es corta, sólo se vive una vez, tu decides como hacerlo
Juntos o separados pero felices

Muchas de las persona que acuden a nuestro despacho para tramitar un divorcio de mutuo acuerdo no han tomado una decisión firme, sino que sólo tienen dudas y la acumulación de prejuicios que hacen que no quieran estar casados, pero que a la vez suponga miedo a la ruptura. Es una situación complicadísima que en muchos casos podría reducirse en la medida de lo posible acudiendo a terapia de pareja, para que como primer paso se descarte cualquier posibilidad de reconciliación, y así, en la cita letrada ambos se puedan centrar en establecer la regulación que corresponda. Son muchos los casos que acuden al despacho pensando “que no acabará en divorcio la petición de nuestra pareja” pues se echará atrás, y de hecho en muchos casos se realizan comentarios fuera de lugar que empeoran mas aún la situación.

Cada persona sabe el motivo por el que se han casado en su día, y deben de valorar si aún existe, o aún habiéndose deteriorado cabe la posibilidad de luchar por él y es posible y merece la pena; o la relación se ha desgastado tanto que lo mejor es saber decir “que no” y afrontar de manera sincera y madura la ruptura “a tiempo” antes que la dualidad del querer y odiar, se vuelva sólo odio.

 

 

Impugnación de documentos en juicio de divorcio

Información sobre las posibilidades de impugnación de documentos aportados por el abogado contrario en el juicio de separación o divorcio:

Cualquier prueba documental aportada a un procedimiento de divorcio, separación, guarda custodia o modificación de medidas por lo contencioso es susceptible de poder ser impugnada por la parte contraria en cualquier fase del proceso (demanda, contestación, reconvención o mas documental en el acto del juicio) alegando una serie de cuestiones que se pasarán a exponer de una manera sencilla a continuación:

  • POR EXTEMPORANEO: Ser de fecha anterior a la contestación a la demanda, y por tanto poder haber sido presentada en su momento, supone una garantía procesal, de que en cada fase del proceso se han aportado las pruebas que existen hasta ese momento, y por tanto no se podrán retrotraer las pruebas con la incertidumbre jurídica que ello provocaría. Se exceptúan los casos en los que no se haya tenido conocimiento previo de los mismos o cuya obtención no se haya podido realizar con anterioridad.
  • POR NO GUARDAR RELACIÓN CON LOS HECHOS CONTROVERTIDOS: Ser irrelevante. Por ejemplo, un escrito redactado por un tercero en el que da su opinión de los motivos de la ruptura, puede ser autentico en su autoria y contenido, pero no es procedente para valorar la resolución que debe de elaborar el Juez, pues se trata de algo irrelevante, ¿qué mas dará lo que opine un tercero al respecto?, no tiene nada que ver con la controversia legal objeto de litis.
  • POR SU AUTENTICIDAD: No tener ningún tipo de sello ni firma. Por ejemplo un albarán o “recibí” de una supuesta empresa que no indica ni su CIF, ni su firma ni sello, lo que crea serías dudas de que se trate de un documento real y auténtico.
  • POR SU CONTENIDO: Al no poder comprobar que el contenido es cierto al ser un documento realizado por la parte contraria. Por ejemplo en los casos en los que se llevan impresos mensajes o correos electrónicos, sin que exista la garantía de poder cotejar en el acto del juicio la literalidad palabra por palabra al haber podido se susceptible de modificación, al tratarse de intereses contrapuestos de las partes.
  • POR VULNERAR LOS DERECHOS DEL PROPIO CLIENTE: Al revelarse cuestiones íntimas que puedan vulnerar el derecho a la propia imagen o dignidad de la persona. Por ejemplo pruebas que contengan intimidad sexual de la parte.
  • POR HABER SIDO OBTENIDOS DE UNA MANERA ILEGAL: Al no poder valerse de una ilegalidad para tratar de defender sus derechos. Por ejemplo pruebas que han sido sustraídas a la parte contraria sin su consentimiento.
Impugnación documental en juicio de divorcio y separación en España
Impugnación de documentos

El motivo se refuerza por el letrado que en el acto del juicio expone de una manera contextualizado por qué ese documento precisamente debe de ser rechazado por el Juzgado para que no forme parte de los Autos ni pueda ser valorado, pues en definitiva no procede y podría crear indefensión a la parte contraria. Cada juicio es diferente pues por la especial naturaleza de derecho de familia se pueden producir excepciones al respecto.