Sustracción, robo o hurto de muebles y enseres durante la tramitación del divorcio

Sustracción, robo o hurto de muebles y enseres durante la tramitación del divorcio o la separación:

Hasta el momento en el que se establezca una resolución judicial, ya sea por el cauce del mutuo acuerdo amistoso, o mediante auto en el cauce unas medidas provisionales, o sentencia del procedimiento principal de divorcio o separación matrimonial, los bienes comunes pueden ser de disposición de ambos cónyuges, de tal modo, que en muchos casos, la vía de hecho, supone que alguno de los esposos, ya sea el marido o la mujer, se apropie de una serie de objetos matrimoniales, considerando la otra parte, que dicha disposición es indebida, creando gran discordia, y en muchos casos actos posteriores en los que uno a otro comienzan a apropiarse de diferente enseres por dos motivos fundamentales: el primero, evitar que el otro cónyuge u¡pueda coger el objeto antes, y la segunda por despecho.

Robar en el divorcio

Hemos tenido casos reales, en los que uno de los cónyuges e matrimonios con hijos menores, desvalija literalmente la vivienda familiar para evitar que pueda ser disfrutada por su expareja, e incluso por los hijos comunes.

En muchos casos se producen cadenas de sustracción, robos o hurtos, como cada uno lo quiera entender, pues son disposiciones legales si se realizan durante el matrimonio, pero que se realizan con manifiesta mala fe, y en el proceso de contencioso, en muchos casos, le será perjudicial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *