Suicidio y divorcio

Separación y suicidio

El divorcio es un salto al vacío, un paso a lo desconocido pero en ningún caso nos debemos dejar llevar por la desesperación.

Hay solución para todo, cualquier cambio de vida producido por la separación de un matrimonio puede asustarnos pero bajo ningún conceptos debemos de plantearnos ni mucho menor protagonizar un intento de suicidio.

Las personas necesitamos sentir que tenemos la situación bajo control y cuando no es así sufrimos. Toda incertidumbre crea un sentimiento negativo de miedo a no poder volver a una situación previa a la que nos hemos acomodado.

Tenemos una limitada resistencia al dolor pero no por ello debemos de tomar una decisión tan injusta para nosotros mismos y los nuestros como es el suicidio.

A todas las personas se nos puede ocurrir la idea de quitarnos de en medio cuando no somos felices, cuando tenemos dudas de cómo vivir una vida para la que no estamos preparados. Enfocar un nuevo proyecto legal con los posos de un matrimonio que ha acabado en separación o divorcio con lo que ello puede suponer:

  • Vínculos patrimoniales como son propiedades comunes, hipotecas, deudas y préstamos personales… etc.
  • Vínculos paternofiliales con hijos mayores o menores y todos los derechos y obligaciones inherentes a los mismos… etc.
  • Sentimiento de rechazo y desvinculación social con La ruptura con todo lo anterior sin saber si en nuestra nueva vida es posible y verdaderamente nos gusta.

¿Suicidarnos va a arreglar nuestros problemas de pareja?.

Problemas de pareja

Evidentemente no. No hay vuelta atrás de una decisión que nos destruiría  y haría daño a todas las personas que nos quieren.

Suicidarse debe de ser la última ultimísima opción después de haber intentado con todas nuestras fuerzas salir adelante y después de haber pedido toda la ayuda que este en nuestra mano.

Intentar superar el divorcio:

Nadie puede atreverse a decir que un divorcio sea fácil, pero no puede ser tan doloroso como para llegar a plantearnos quitarnos nuestra vida. Bajo ningún concepto un intento autolítico ni menos aún su consumación.

Una pareja y matrimonio nos complemente, hace nuestra vida pueda ser mejor, pero nunca ser tan necesario como para plantear que no merezca la pena nuestra propia vida sin nuestra pareja.

No debe de existir una dependencia tan grande que haga que sintamos que forzosamente debemos de tener a nuestra mujer o marido a nuestro lado en nuestra vida. La vida da muchas vueltas y cuando sentimos que ni podemos seguir con la relación o es nuestra pareja la que no puede seguir con nosotros no se acaba el mundo, acaba una fase de nuestra vida.

De nosotros depende que poco a poco podamos rehacer nuestra vida. Que podamos volver a sentirnos bien con nosotros mismos y después que podamos comenzar un nuevo proyecto con una nueva pareja o incluso nuestra ex pareja si también quiere pero teniendo las cosas claras en la medida de lo posible.

Debemos de aprender de nuestros errores, no martirizarnos con nuestros fallos ni hacer un drama de victimismo por lo injusta que ha sido nuestra vida sentimental con nosotros. La vida es

Buscar ayuda y dejarnos ayudar:

Son dos cuestiones diferentes. En primer lugar buscar la ayuda que esté en nuestra mano, tanto de nuestro entorno personal de familia y amigos como de terceras personas profesionales.

En segundo lugar, una vez que hemos pedido ayuda o sin pedirla tenemos la suerte de tenerla, tener predisposición positiva que permita que seamos ayudados.

Desde nuestro despacho apoyamos a toda persona que lo necesite a cambiar su vida de la manera mas positiva y constructiva posible. Hay que buscar soluciones en el ámbito legal y en el psicológico.

Lo fácil es tirar la toalla, y desde el momento en el que está leyendo esto debe saber que tiene en nuestro bufete a personas que están dispuestos a intentar ayudarle, que no esta solo o sola, sólo falta que decida optar por nosotros o cualquier otro tipo de apoyo.

Lo mas importante es querer salir adelante con valor y sin mirar atrás aprendiendo a tomar decisiones y adaptarse de manera inteligente a la mejor opción de vida posible que paso a paso hará que su vida vuelva a ser como quiere en la medida de lo posible si no lo intenta por supuesto que nunca será como quiere pero no por no ser posible, sino por no atreverse a intentarlo. No tiene nada que perder y sí mucho que ganar.

Todas las personas podemos sentirnos “de bajón” pero no eres la única persona, por complicada que sea tu situación, siempre hay salida, siempre merece la pena seguir hacia delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *