SEPARACION SIN TENER HIJOS

SEPARACIÓN SIN TENER HIJOS:

 

La separación matrimonial es un proceso de naturaleza compleja, pero en los casos en los que se realiza sin tener hijos comunes la dificultad se reduce pues sólo se deberán de poner de acuerdo los esposos en lo relativo a las cuestiones patrimoniales tales como la administración del uso, propiedad así como el reparto y responsabilidad de los cónyuges respeto de las deudas y obligaciones matrimoniales, o las que no siendo matrimoniales se deriven del mismo.

 

Por ello en los casos en los que se enfoca una separación si tener hijos comunes, se debe de buscar el acuerdo entre los cónyuges pues les es conveniente y ventajoso a ambos, pues sólo de mutuo acuerdo podrán realizar la liquidación de sociedad de gananciales (pues en el caso de procesos de separación contenciosa no se podrá realizar la liquidación hasta que estén divorciados, pudiendo encauzarse a su vez por el trámite de la liquidación de bienes contenciosa o amistosa).

 

En las separaciones sin hijos la carga emocional de la ruptura es menor, por lo que se debe de tratar de dejar a un lado las disputas matrimoniales y todo lo relativo a culpabilidades, reproches y otros sentimientos negativos sin relevancia jurídica, y centrarse en lo importante legalmente, que será buscar una solución amistosa que satisfaga a a ambas partes del modo más justo y equilibrado posible, que en la mayoría de los casos pasará por el pacto matrimonial, gracias a las cesiones de ambos esposos fruto de la mediación familiar con actitud flexible y conciliadora.

 

 

On noviembre 23rd, 2013, posted in: divorcioblog by Tags:

Dejar mensaje