Responsabilidad de los abogados y jueces en juicios de divorcio contencioso

Responsabilidad de los abogados y jueces en juicios de divorcio contencioso:

Un juicio debe de ser el último recurso en derecho de familia y no la primera opción en caso de que la situación familiar no sea la que deseamos o nos pueda parecer inadecuada o injusta. El ordenamiento jurídico ofrece opciones legales que siempre se deben de relegar al caso subsidiario de que el entendimiento sea imposible, que se hayan realizado tareas de mediación y estos intentos de conciliación hayan resultado del todo estériles.

En este contexto y para el caso de que los hechos controvertidos merezcan tanto la pena como para interponer un proceso judicial contra nuestra ex pareja sentimental, se puede interponer la correspondiente demanda, pero debemos de ser conscientes de la situación extraordinaria que se produce, pues supone un fracaso extrajudicial de las posturas de dos personas que han querido casarse para compartir lo mejor de sus vidas y que después de la ruptura son incapaces de entenderse respecto de sus vínculos post matrimoniales y que piden ayuda a un tribunal para que dirima la disputa.

Responsabilidad en juicio de divorcio contencioso
Abogados

No se debe de enfocar el proceso judicial como una exigencia sino como la suerte de poder defender los derechos en un Tribunal, sin dar por hecho que uno mismo tenga razón o que van a satisfacernos en una sentencia, pues debemos de partir de la base de que no es así. En un juicio después de los gastos, gestiones y molestias correspondientes se emitirá una sentencia, o la resolución judicial que corresponda en cada caso, que podrá ser objeto de recurso, que reconocerá una serie de derechos y obligaciones. Normalmente en cualquier pleito hay una parte que “gana” y otra que “pierde” respecto de sus intereses procesales iniciales lo que no suele siempre ser una “victoria” en sentido estricto, pues en primer lugar hay que dejar claro que salvo casos de gran importancia a pesar de una hipotética estimación de nuestros intereses en la resolución, no merece la pena todos los sacrificios realizados para conseguirla.

Responsabilidad de jueces y abogados en juicio de divorcio
Posibilidades juicio de divorcio

No se puede dar por hecho que se va a ganar ningún juicio, ¿por qué?, pues por ser aplicación de derecho, que cuenta con gran seguridad jurídica y mas si se gestiona con buenos profesionales, pero aunque consideremos que contratamos y disponemos del mejor abogado, tenemos que tener en cuenta que también puede hacerlo la parte contraria, y que después de un juicio en el que existen múltiples posibilidades, decidirá un Juez o Jueza con su propio criterio y en función de cómo haya entendido el desarrollo del juicio. No podemos culpabilizar ni responsabilidad a terceros con frases y argumentos muy frecuentes como “mi abogado fue malo”, mi abogado no tenía ni idea”, “el Juez está comprado”, “el Juez no me ha dejado explicarme lo que quería explicar”, “el Juez no me ha escuchado”, “ha sido por haber mentido  mi ex o los testigos”, “las pruebas son falsa”…. etc. Son excusas que se suelen alegar cuando no estamos conformes con el resultado del litigio o no nos conveniente por cualquier motivo, pero el problema es que no somos conscientes de la responsabilidad que delegamos cuando acudimos a un proceso judicial, pues al igual que puede salirnos bien, puede salirnos mal y a ello nos sometemos desde el principio.

Responsabilidades en juicios de divorcio y separación
Jueces

No podemos pretender hacer responsables a los jueces, abogados, procuradores, testigos y peritos que intervienen en nuestro juicio de separación y divorcio pues les estamos dando la capacidad de participar en mayor o menor medida en la resolución judicial que nos será impuesta por no haber sido capaces en primer término de ponernos de acuerdo con nuestra ex pareja. Se puede estar dirimiento cuestiones tan importantes como la patria potestad, guarda y custodia, régimen de visitas y comunicaciones, pensión de alimentos.. etc, el uso del domicilio común, la pensión compensatoria propia o de nuestro cónyuge… etc, en definitiva cuestiones capitales y determinantes para nuestra vida y las de nuestra familia y entorno.

Un juicio de divorcio contencioso no suele merecer la pena por:

  • Plazos de tramitación: En unos Juzgados como los de Madrid (por ejemplo) suele tener un periodo de tramitación de unos 6 o 7 meses desde la presentación de la demanda en el Juzgado (dependiendo del desarrollo del proceso puede ser mucho mas).
  • Enfrentamiento: Todos y cada uno de los pasos que hay que dar para enfrentar las respectivas posturas de cada una de las partes frente a las del otro.
  • Coste económico: Cada procedimiento tiene un precio concreto y a su vez cada profesional una minuta específica por cada trámite, pero no suele merecer la pena gastar grandes cantidades de dinero si el resultado no merece proporcionalmente la pena teniendo en cuenta todas las demás cuestiones (nuestra propia situación económica y necesidades familiares y personales así como los sacrificios de todo tipo que conlleva cada proceso de separación o divorcio por lo contencioso).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *