Reducir divorcios en España

¿Es posible reducir el gran porcentaje de divorcios que existe en España?.

La tendencia y tasa divorcista en España es de las más altas del mundo lo que lejos de corregirse sigue aumentando.

Cada vez son menos los matrimonios que se celebran pero cada vez son más los divorcios que se declaran.

Divorcios y matrimonios express
Reducir divorcios

En España al igual que en otros países del mundo tenemos un problema de base social que hace que las parejas no se consoliden su matrimonio.

No sólo están apareciendo nuevos modelos de familia tan respetables como cualquier otro sino que incluso está reduciéndose el plazo de duración de los matrimonios que se divorcian.

Esto quiere decir que los matrimonios divorciados cada vez han estado menos tiempo casados.

Todos estos datos objetivos nos llevan a preguntarnos:

¿Qué se podría hacer para reducir el porcentaje tan alto de divorcios que existe en España?.

Mejorar la calidad de la relación matrimonial y el conocimiento real de la institución del matrimonio, que la gente sepa que supone casarse y que derechos, obligaciones y responsabilidades se derivan del mismo así como los principios que lo inspiran y que se supone que si se han casado desearían llevar a efecto.

Problemas que generan inestabilidad en los matrimonios:

Las personas entablamos relaciones libres que voluntariamente optamos por calificar de una manera u otra.

El problema es que la idea de la institución del matrimonio se ha ido degradando y ha evolucionado.

Matrimonio tradicional:

Ya no estamos ante un matrimonio tradicional católico apostólico y romano basado en una serie de valores entre los cuales cabe destacar la indisolubilidad y la prole.

Indisolubilidad:

Muchos matrimonios se celebran con la idea de ambos cónyuges de que no tiene que ser necesariamente para siempre.

De hecho hay muchos matrimonios que se casan actualmente de segundas como suele decirse, o lo que es lo mismo, que se casan después de un anterior divorcio. ¿Esto es malo?.

Desde nuestro punto de vista no, pues permite el ejercicio libro de la libertad de querer mantener el matrimonio o en su defecto optar por la ruptura con la separación o el divorcio.

Exclusión de la prole:

Hay muchos matrimonios que optan deliberadamente por casarse y no tener descendencia.

El tener hijos es una responsabilidad tremenda que precisamente en muchos casos debería llevarnos a decidir no tener hijos hasta que se den las circunstancias idóneas para ello.

Este párrafo anterior podría generar muchas críticas como «que nunca es el momento», «por esa regla de tres no se casaría nadie», «hay personas que en aplicación de ese criterio nunca tendrían hijos»… etc.

Cualquier opción es buena y se debe respetar, pero por desgracia la tendencia es de tener menos hijos en los matrimonios y tenerlos más tarde.

Matrimonio moderno:

En la actualidad sería engañarnos a nosotros mismos afirmar que el matrimonio tiene vocación de permanencia, pues en la actualidad existe un 60% aproximadamente de porcentaje de divorcios.

Ello supone que más de la mitad de los matrimonios contraídos acaban antes o después en divorcio.

Existen nuevos modelos de familia con matrimonios libres con independencia del sexo y orientación sexual, familias monoparentales, padres con hijos que no están casados… etc etc.

Todas son válidas en el seno de la sociedad actual en la que vivimos que es plural y heterogénea.

Por decirlo de una manera clara ni mayoritariamente el matrimonio coetáneo es para siempre ni necesariamente tiene descendencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *