Reconciliacion matrimonial

Reconciliaciones matrimoniales en casos de separación y divorcio:

Debemos de analizar dos tipos de casos de reconciliación en función de si el matrimonio está:

  • Divorciado: La consecuencia del divorcio es la extinción del vínculo matrimonial, y por tanto deberán contraer nuevo matrimonio, el cual tendrá efectos desde su celebración (no desde su primer matrimonio, sino del segundo y nuevo matrimonio).
  • Separado: Si los cónyuges estuvieran separados podrían optar por el procedimiento de reconciliación, que es un procedimiento sencillo que consiste en poner en conocimiento del Juzgado o Notaria (en función de dónde se tramito el procedimiento de separación) la reconciliación para que se vuelva a dar plenos efectos al matrimonio separado (sin tener que contraer nuevo matrimonio, y teniendo efectos desde la fecha de celebración del matrimonio que había quedado en suspenso con la separación matrimonial).

Canónicamente el matrimonio es indisoluble, y a pesar de que los cónyuges estén divorciados civilmente, el matrimonio tiene vigencia para la Iglesia. Por ello, el nuevo matrimonio debe de ser civil (ya que para la Iglesia continúan casados). Los trámites del matrimonio civil con independencia de que se realice en el Juzgado, Notario o Ayuntamiento también requieren la realización un expediente matrimonial.

En cuanto al régimen económico matrimonial, se inicia desde la celebración del nuevo matrimonio, pudiendo otorgar capitulaciones matrimoniales ante Notario para establecer el régimen económico que se desee y, de no otorgarse, se aplicará por defecto el régimen de gananciales allí donde no exista un derecho foral que establezca otra cosa (como en Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares en las que por defecto se aplica la separación de bienes).

La regulación establecida en la Sentencia o acta notarial de divorcio quedará sin efecto al contraerse nuevo matrimonio, pero es recomendable presentar un escrito en el Juzgado para dejar constancia de la nueva situación. Los hijos comunes estarán bajo la patria potestad y guarda custodia conjunta de los progenitores sin que exista derecho de visitas o pensión de alimentos, puesto que es un matrimonio válido y vigente a todos los efectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *