Presionar a mi ex para que firme el divorcio

Presionar a mi ex para que firme el divorcio, ¿es legal?.

Presión o coacción en la negociación de la separación
Presionar en el divorcio

La decisión de firmar una petición de divorcio o separación de mutuo acuerdo debe de ser libre y por tanto cualquier medida de coacción es ilegal y podrá ser denunciado pues puede constituir en delito. En cambio la presión puede ser legal siempre y cuando se realice de una manera que no suponga para nuestra ex pareja una violencia o intimidación.

Es muy fina la linea que separa y distingue una situación legal de presión de una de coacción ilegal, por lo que vamos a continuación a contar a grandes rasgos lo que nos ocurrió con un cliente de nuestro despacho cuyos datos se mantendrán en la absoluto anonimato.

En este caso se trataba de un matrimonio de mas de 50 años de duración, toda la vida, en el que uno de los cónyuges le había pedido el divorcio a la otra que lo había aceptado, habiéndose separado en la vida real desde hace unos 2 años y habiendo firmado un convenio regulador en el despacho de otro abogado en el que el esposo le asignaba una pensión compensatoria de la mitad de sus ingresos y que en cambio la esposa no quería ratificar ni ante Notario ni Juzgado. Ante esta situación el esposo venía al despacho queriendo buscar soluciones legales para que su ex pareja ratificara el convenio previamente firmado pues para él era un problema pues además de seguir casado no podía desgravarse en Hacienda las cantidades que venia pagando a la esposa.

¿Tiene validez el convenio regulador firmado sin ratificación?.

No, es un requisito imprescindible que el convenio sea ratificado por ambos cónyuges en sede judicial o en Notaria. De no ser así, no se podrá obligar ni forzar a la otra parte y en todo caso le queda la posibilidad al cónyuge que sí quiera divorciarse de iniciar un procedimiento de divorcio contencioso. En nuestro caso el esposo estaba pagando la mitad de sus ingresos y la esposa se había acomodado a dicha situación y a pesar de haber sido la que en su día quería el divorcio ahora no tenía interés en el mismo. ¿Por qué?, no se puede saber, pero en este caso existía la expectativa de que ante un hipotético fallecimiento del esposo la esposa se quedará viuda y cobrara una prestación de importe mayor a la que cobraría si se ratificara e hiciera oficial el divorcio.

Opciones, soluciones y recomendaciones:

Cada caso es muy diferente, pero la conclusión a la que se llegó con nuestro cliente fue la recomendación de que dejará de pagar la pensión compensatoria integra en ejercicio de una presión legal, pues reiteramos, al no estar ratificado el convenio no es vinculante para las partes. Por ello, si la esposa en ejercicio de su derecho de decidir libremente lo que quiere hacer en su día fue firmar un convenio y ahora no ratificarlo, de la misma manera el esposo puede dejar de abonar total o parcialmente en tanto en cuanto la esposa no acceda a la ratificación. Evidentemente ante cualquier desavenencia ambas partes tienen expedita la vía judicial.

Al igual que la esposa ejerce presión respecto del esposo por sus intereses propios para no ratificar el convenio firmado, el esposo ejerce presión respecto de la esposa por sus intereses pagando menos en tanto en cuanto la esposa no acceda a la tramitación amistosa del convenio. Como ninguna de las partes tiene obligación de hacer lo que no hace se trata de una situación perfectamente legal. Ni la esposa tiene obligación de ratificar el convenio de divorcio ni el esposo seguir pagando al no estar perfeccionado el convenio y no ser obligatorio ni vinculante para las partes.

Estas situaciones son muy complejas y delicadas por lo que siempre se recomienda acudir a consulta jurídica para tomar la decisión mas acertada conociendo el alcance de los derechos y obligaciones de las partes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *