Perdida de confianza en pareja y divorcio

Pérdida de confianza en pareja y divorcio:

Perder la confianza en mi matrimonio y acudir a la separación
Perdida de confianza y divorcio

La base de toda relación sentimental de pareja y matrimonio es la relación de confianza que desde que nace debe de cuidarse para evitar que se pueda perder con el paso del tiempo. Todas las parejas tienen altibajos, es algo normal, pero si ambos miembros quieren darse una oportunidad y tienen voluntad de solucionar los problemas lo conseguirán siempre y cuando no le supere la desconfianza. Existe multitud de tipos y variantes de la pérdida de confianza, des de aquella que surge de los celos, de la infidelidad, de las mentiras, de la falta de comunicación… etc.

La confianza se suele perder cuando la otra persona deja de hacer aquello que se espera de él o ella y pasa a realizar algo diferente, lo que nos hace dudar de si hará aquello que se supone que debe de realizar por la relación que exista. Hay relaciones mas abiertas y otras mas herméticas, unas que dan importancia a los emocional, otras a lo sexual, otras a lo económico… etc y cuando cualquiera de las facetas que se consideren importantes fallan nos hacen poner en duda la relación y es el momento en el que se tiene que reformar la confianza o aceptar que nos estamos exponiendo a perderla por falta de confianza.

Nunca podemos llegar a conocer la verdad de cada situación pues cada persona lo vive en su contexto y subjetividad personal, pero en un gran porcentaje de casos la desconfianza está perfectamente justificada, y es la punta del iceberg que esconde algo mas grande, por ejemplo un pequeño signo de infidelidad puede ser sólo la parte visible de una doble vida amorosa. Tampoco se puede llegar a la obsesión por comprobar si nuestra pareja en todo momento actúa correctamente y como queremos que haga cada cosa, pues dejamos de querer a una persona tal y como es para pretender que se adapte a lo que entendemos que debe de ser.

Cada persona es libre y debe de desarrollar su vida desde sus propios valores y deseos de manera que la confianza debe de existir de manera natural y no pretenderla mantener de manera artificiosa. Hay parejas que pueden ser felices toda la vida y otras que están avocadas a la infelicidad por no ser compatibles. Siempre y cuando exista confianza la relación será viable, la confianza se puede trabajar y sembrar cada día, pero lo que no se puede es querer ver confianza donde no existe, ni buscar motivos de desconfianza donde tampoco los hay. Cada persona debe de ser libre como individualidad y emparejarse con personas compatibles y sinceras con las que pueda compartir un proyecto de vida común, pero cuando falla la confianza, tal vez es que uno de los dos quiere algo diferente y es lo que mas cuesta aceptar en matrimonios que sopesan el divorcio o la separación por tener motivos que le hacen querer seguir con la relación y otros terminarla.

Desconfiar de mi pareja y necesitar separarme
Desconfianza que acaba en divorcio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *