Pena del Código Penal por sustraer a un hijo menor por la madre o el padre

Pena del Código Penal por sustraer a un hijo menor por la madre o el padre:

¿Qué pena está prevista en el código penal para el progenitor que sustraiga a un niño del otro progenitor?. El artículo 225 bis del código penal  confirma que la pena prevista para el padre o madre que sustraiga a un menor es de 2 a 4 años de prisión así como la inhabilitación de 4 a 10 años de privación del ejercicio de la patria potestad, indicando literalmente que:

1. El progenitor que sin causa justificada para ello sustrajere a su hijo menor será castigado con la pena de prisión de dos a cuatro años e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de patria potestad por tiempo de cuatro a diez años.

2. A los efectos de este artículo, se considera sustracción:

  • 1.º El traslado de un menor de su lugar de residencia sin consentimiento del progenitor con quien conviva habitualmente o de las personas o instituciones a las cuales estuviese confiada su guarda o custodia.
  • 2.º La retención de un menor incumpliendo gravemente el deber establecido por resolución judicial o administrativa.

3. Cuando el menor sea trasladado fuera de España o fuese exigida alguna condición para su restitución la pena señalada en el apartado 1 se impondrá en su mitad superior.

4. Cuando el sustractor haya comunicado el lugar de estancia al otro progenitor o a quien corresponda legalmente su cuidado dentro de las veinticuatro horas siguientes a la sustracción con el compromiso de devolución inmediata que efectivamente lleve a cabo, o la ausencia no hubiere sido superior a dicho plazo de veinticuatro horas, quedará exento de pena.

Si la restitución la hiciere, sin la comunicación a que se refiere el párrafo anterior, dentro de los quince días siguientes a la sustracción, le será impuesta la pena de prisión de seis meses a dos años.

Estos plazos se computarán desde la fecha de la denuncia de la sustracción.

5. Las penas señaladas en este artículo se impondrán igualmente a los ascendientes del menor y a los parientes del progenitor hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad que incurran en las conductas anteriormente descritas.

La Carta Europea de Derechos del niño fechado de 8 de julio de 1992, en su precepto 8.13 establece que en casos de separación de hecho, separación legal, divorcio de los padres o nulidad del matrimonio, el niño tiene derecho a mantener contacto directo y permanente con los dos padres, ambos con las mismas obligaciones, incluso si alguno de ellos viviese en otro país, al tiempo que insta a los Estados a adoptar todas las medidas oportunas para impedir el secuestro de los niños, su retención o no devolución ilegales.

Se debe de tener respeto por los hijos y se debe de ejercer una paternidad y maternidad responsable y saber que por encima de los problemas y conflictos de los padres debe de primar el bienestar de los hijos, no debiendo privar al otro progenitor del contacto ni compañía y contacto del otro salvo que exista una causa muy grave que así lo justifique y que sea encauzada inmediatamente la correspondiente actuación judicial que restablezca la relación de los padres con los hijos con la regulación que proceda en cada caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *