PARKINSON SEPARACION, DIVORCIO EVITAR RUPTURA Y CRISIS MATRIMONIAL

PARKINSON SEPARACIÓN, DIVORCIO EVITAR RUPTURA Y CRISIS MATRIMONIAL:

 

En nuestro despacho de abogados hemos tenido varios casos de divorcios y separaciones matrimoniales en los que uno de los cónyuges es enfermo de la enfermedad de PARKINSON, lo que nos ha llevado a tratar breve mente sobre la incidencia de la dolencia en la ruptura y crisis matrimonial.

 

El parkinson no sólo afecta a la persona que lo sufre, además toda la unión familia se ve afectada, esencialmente la unión matrimonial (lo que suponrá que sólo los matrimonios realmente unidos puedan afrontarlo adecuadamente), en la que los cónyuges no podrán hacer la misma vida que venían haciendo lo que supondrá la reducción de elementos positivos y aumento de cuestiones negativas derivadas de la convivencia complicada que supone la enfermedad de PARKINSON que suele desarrollarse con rigidez, movimientos espasmódicos, o temblor; dependiendo de los casos y que hacen muy difícil el mantenimiento de la relación matrimonial si no se realiza la dedicación y entrega adecuada con la preceptiva ayuda profesional.

 

Al ser una enfermedad neurodegenerativa aumenta la irascibilidad al igual que la inestabilidad emocional con pasos radicales de un estado de animo empático a uno dramático en un breve espacio de tiempo y sin aparente causa justificada. Por ello, ¿hasta que pinto un enfermo de Parkinson es consciente de su situación y puede firmar algo tan importante como una separación o divorcio de mutuo acuerdo?, ¿sería posible aplicar la figura de la incapacidad para que un tercero decidiera sobre la vida matrimonial en los casos mas graves?.

 

Evidentemente cada caso será muy diferente pero deben de tratar de llegar a un entendimiento lo más positivo y cordial posible pues para el caso de que un matrimonio en el que uno de sus miembros sufre Parkinson deberán estudiarse todas las posibilidades preocupándose sobre todo de la calidad de vida del enfermo, de tal modo que sólo en algunos casos merecerá la pena acudir al proceso judicial, pues ya es bastante dura la enfermedad como para además la unión del sentimiento negativo de la ruptura en un Juzgado; pues se pueden hacer vidas separadas sin necesidad de judicializarlo.

Dejar mensaje