PAGO DE HIPOTECA DE VIVIENDA FAMILIAR: REGIMEN DE SEPARACION DE BIENES Y SOCIEDAD DE GANANCIALES

PAGO DE HIPOTECA DE VIVIENDA FAMILIAR: RÉGIMEN DE SEPARACIÓN DE BIENES Y SOCIEDAD DE GANANCIALES:

 

Hemos de diferenciar en primer lugar lo que respecta a la propiedad, en la que se centrará el presente artículo, del uso y disfrute, pues si bien es cierto que normalmente el uso y disfrute de una vivienda se atribuye a su propietario, en los casos de divorcio o separación matrimonial en los que existen hijos comunes o en los que uno de los cónyuges está en peor situación patrimonial y económica, se le puede atribuir el uso al cónyuge no propietario, a pesar de lo cual, como norma general se atribuirá al propietario único, en caso de copropiedad, deberá de acordarse de mutuo acuerdo o resolverse por el Juez por lo contencioso, lo que corresponda, ya sea el uso exclusivo del marido o la mujer, o el compartido por periodos de tiempo alternativos, siendo lo más razonable esto último, hasta que se adjudique o liquide la vivienda.

 

En los casos en los que la vivienda sea propiedad de uno de los cónyuges, al haberse adquirido antes de la celebración del matrimonio, o con posterioridad en régimen de separación de bienes, deberá de abonar todos los gastos sin derecho a compensación o devolución alguna.  En los casos en los que la vivienda sea propiedad por mitades entre los cónyuges al 50%, deberán de abonar de igual modo, por mitades, o en la proporción de propiedad que tuvieran, los gastos de propiedad.

 

En los casos en los que existe una propiedad privativa (adquirida por uno de los esposos antes de la celebración del matrimonio), pero respecto de la que ha sido pagada la hipoteca durante el matrimonio que cuenta con el régimen económico matrimonial de sociedad de gananciales, a pesar de que la propiedad sea del cónyuge propietario, esposo o esposa, en el momento de liquidación de la sociedad de gananciales, deberá de abonar el 50% de los pagos de hipoteca al cónyuge no propietario, pues dichas mensualidades o letras han sido abonadas con dinero común integrante de la sociedad de gananciales.

 

En los casos de propiedades gananciales, adquiridas durante el matrimonio, evidentemente, deberán ser abonadas por mitades.

 

 

 

 

Dejar mensaje