Naturaleza y deporte en familia para construir un hogar saludable

La naturaleza y el deporte son dos elementos que de saber combinarlos correctamente pueden ser un gran aliado para construir un hogar saludable fruto de relaciones fuertes consolidadas al compartir actividades de naturaleza y deportes que consolidan un afecto especial.

Familia y hogar no es lo mismo. Tener una familia es algo que se deriva de los vínculos de parentesco, podemos tener familia con la que no tengamos relación o incluso tengamos mala relación y personas que no son de nuestra familia pero se sienten como uno más de la esta.

La palabra hogar se deriva de nuestros antepasados. De la palabra hoguera, cuando mantener el fuego vivo era tarea y compromiso de todos por el bien común. Esa es la idea de hogar, relaciones afectivas que van más allá de la individualidad y que suponen un compromiso y objetivo conjunto.

La naturaleza nos puede ayudar a estrechar vínculos, con actividades al aire libre, turismo y deportes de todo tipo que no solo mejoraran la salud física, sino también la salud mental y hará que el hogar se consolide en un entorno más saludable.

Ejemplos de naturaleza que nos pueden ayudar a mantener unas vinculaciones familiares sanas:

Plantar un pequeño huerto o simplemente tener macetas cuyo cuidado y elección es conjunto.

  • Hacer salidas al campo para aprender de la naturaleza: Coger setas, ajetes, caracoles, espárragos.. etc. Aquello que pueda haber en temporada en su entorno.
  • También deportes que se puedan hacer en familia: Senderismo, pesca, natación, patinaje, tenis, pádel etc.
Deporte y naturaleza para un hogar saludable

Si se enseña a los niños de pequeños a valorar e involucrarse en la naturaleza y el deporte, habrá muchas posibilidades de que sean personas con unos valores y miras mucho más amplias. Socializar en equipos deportivos, asociaciones o agrupaciones de protección de la naturaleza y concienciación medioambiental… etc. Son pequeñas cosas que deberían de marcar un matiz en positivo que permita que nuestros hijos y nuestra pareja forje un vínculo de sensibilidad especial que en definitiva los haga a todos en su esfera individual y compartida, mejores personas con un equilibrio y enriquecimiento personal mucho mayor con calidad humana que hará que su futuro se oriente hacia vidas saludables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *