Infidelidad y atribucion de custodia de los hijos menores de edad

La infidelidad y la atribución de la guarda y custodia de los hijos comunes menores de edad en la separación o el divorcio:

 

Como ya hemos indicado en otras ocasiones, la infidelidad de los cónyuges de un determinado matrimonio (al igual que en parejas que no estén casadas pero si tengan hijos) no debe de suponer ningún desvalor en la regulación de la separación o divorcio, pues es algo íntimo que es injusto y suele provocar la ruptura, pero que en si mismo no resta derechos ni obligaciones al cónyuge infiel o al que le han sido infiel, reiteramos, aunque puedan haber pruebas.

 

De mutuo acuerdo  ni tan siquiera trascenderá el hecho de que la ruptura haya podido ser provocada por una infidelidad, pues es contenido que no debe de indicarse en el convenio regulador ni en proceso judicial ni notarial. Por lo contencioso, no debería sacarse a colación, pues con el derecho positivo actual, no existe causa de divorcio, y por lo tanto los motivos son irrelevantes en el plano judicial.

 

Únicamente podrán utilizarse en el procedimiento judicial contencioso si se considera que puede perjudicar a los hijos, pero no desde el punto de vista de mostrar una versión negativa del hombre o mujer infiel, sino precisamente para ofrecer un argumento que puede ser perjudicial para los hijos, por ejemplo por ser la persona infiel la nueva pareja y ser violenta o agresiva, inestable, adicta a sustancias psicotrópicas… etc.

 

La infidelidad en la sociedad en la que vivimos es algo que está por desgracia al orden del día, pero los hijos no deben de ver resentida su vida, pues por encima de las relaciones íntimas y sexuales de los progenitores, debe de primar la búsqueda de lo mejor para los hijos menores de edad y los mayores dependientes económicamente.

On mayo 3rd, 2017, posted in: divorcioblog by Tags: , ,

Dejar mensaje