INCONVENIENTES DE LA NULIDAD ECESIÁSTICA

INCONVENIENTES DE LA NULIDAD ECESIÁSTICA.

 

A diferencia del popular divorcio civil en el que actualmente no hay que alegar causa, y por tanto siempre se concede, la nulidad matrimonial eclesiástica, por su importancia y naturaleza, debe de ser acreditada ante la autoridad judicial eclesiástica competente, lo que no se puede garantizar a priori, y depende de las circunstancias del caso concreto. Además  son necesarias dos Sentencias confirmes, a diferencia de la jurisdicción civil en la que con una única instancia es bastante para dar validez al divorcio o separación.

Nuestro despacho quiere matizar la idea extendida popularmente de forma inmerecida y errónea, de que los procesos de nulidad son: ‘largos, complejos y caros’, lo que es preciso aclarar :

Largos: En los tribunales eclesiásticos existen, como en los tribunales civiles (y cualquier otro ámbito), jueces diligentes y otros que hacen que la causa sea más lenta de lo debido. Pero la mayoría de los procesos se sustancian en un año o, a lo sumo, en dos, dependiendo de la complejidad de la causa. Es decir, en plazos razonables.

Complejos: Aquí hay que distinguir entre las muy sencillas de las muy complicadas. Existen causas (por ejemplo, las basadas en la existencia de algunos impedimentos o defectos de forma) en que el proceso se acelera al máximo, precisamente por la existencia de una prueba documental en la que consta con certeza la existencia de un impedimento dirimente (por ejemplo, el impedimento de vínculo, que impide la bigamia) o un defecto de forma. Otros procesos, sin embargo, exigen complicadas pruebas periciales que hacen más prolongado el proceso y más compleja la causa: por ejemplo, aquellas en que está en cuestión la validez del matrimonio por incapacidad consensual (c. 1095). Así que todo depende de la naturaleza de la causa de nulidad. Hablar de ‘complejidad’ en todo caso, es una generalización inexacta. La complejidad del proceso es, en su caso, una consecuencia de la complejidad de las situaciones humanas que lo originaron; y también una muestra de que el derecho de la Iglesia se toma en serio el matrimonio y no juzga las causas matrimoniales con ligereza o precipitación.

Caros: En primer lugar hemos de indicar que existe al igual que en el ámbito civil causas con patrocinio gratuito, es decir, sin costo alguno para los cónyuges en los cónyuges en los casos que se pueda acreditar fehacientemente su procedencia. Sino es el caso, es necesario abonar las Tasas judiciales en cada momento procesal (como son por ejemplo: presentación de demanda, solicitud de varias causas de nulidad, demanda en segunda instancia, etc). Además los aranceles de abogado y procurador, y en su caso peritajes que se practiquen. Pues bien, dependiendo del caso concreto se podrán calcular aproximadamente los gastos que supondrá el proceso. Nuestro despacho tiene el arancel fijo de 800 euros por causa (en concepto de honorarios de abogado), debiéndole sumarse el resto de gastos, lo que es una cantidad más que ajustada.