ESTRATEGIA DE DIVORCIO EXPRESS O SEPARACIÓN MATRIMONIAL

ESTRATEGIA DE DIVORCIO EXPRESS O SEPARACIÓN MATRIMONIAL:

 

No existe una estrategia propiamente dicha para un divorcio express o separación matrimonial, lo que si existen son una serie de pautas aplicables a cualquier tupo de proceso matrimonial que si son seguidas de un modo inteligente pueden finalizar con un resultado favorable y beneficioso no salo para uno mismo, además para la otra parte pues se evitarán enfrentamientos y disputas innecesarias que sólo descentran el proceso de negociación y “estrategia” de cada uno de los esposos. Estas pautas son aplicables tanto a la mujer como al hombre, y aunque puedan matizarse dependiendo de los casos, agrandes rasgos, entre otras, son las siguientes:

 

  • Centrar la atención en lo importante, la regulación a establecer conforme las circunstancias actuales, dejando a un lado cuestiones personales derivadas de la moral, la parte sentimental o emocional, y cualesquiera otras que puedan desviar la atención por medio de los celos, envidia, rencor, culpabilidades o responsabilidades de la ruptura; lo más inteligente es centrarse en la regulación a establecer para poder continuar las respectivas vidas después del divorcio express o separación;más aúnen procesos con hijos.
  • Buscar la ayuda de un mediador profesional o en su caso abogados de familia a los efectos de que a la vista de las circunstancias, valoren lo que debe, o no debe de establecerse en el convenio regulador, y en su caso lo que sea más razonable en aplicación de sus conocimientos y experiencia.
  • Mantener una posición firme en todo momento, ser sinceros, maduros, y dejar claras cada una de las posiciones respecto de la “estrategia” de divorcio, dar prioridad a lo importante por encima de lo superfluo o secundario; dejar claras las cuestiones en lasque no se está dispuesto a ceder (tratando que sean las mínimas posibles pues en función de la flexibilidad de ambas partes, será posible, o no la mediación familiar).
  • Buscar soluciones fáciles que sean justas mediante la cesión de los intereses de ambos esposos, y no la imposición de condiciones que supondría en su caso un sometimiento.
  • No cerrar la vía de acuerdo, pues cabe la posibilidad que con el tiempo la otra parte, o nosotros mismos cambiemos nuestros intereses o propuestas.
  • En el caso de no considerarse posible el acuerdo, acudir a la vía contenciosa sin empecinarse en  la búsqueda desesperada de un acuerdo que sólo produce mayor confrontación de cara al contencioso, cuando el acuerdo amistoso no es posible en los términos interesados por ambos esposos, la “estrategia” más inteligente sería dejar a un lado las negociaciones (hasta el juicio de divorcio es posible un mutuo acuerdo) para presentar un proceso contencioso del modo más eficiente y respetuoso (no sirven de nada los reproches).

On septiembre 30th, 2013, posted in: divorcioblog by Tags:

Dejar mensaje