ESPECIALIDADES DEL PROCESO DE VIOLENCIA DE GÉNERO O DOMÉSTICA

ESPECIALIDADES DEL PROCESO DE VIOLENCIA DE GÉNERO O DOMÉSTICA:

 

 

En el caso de que se puedan practicar todas las diligencias de instrucción en el mismo día o en las 24 horas siguientes, también es posible que el procedimiento penal se siga por los trámites de Diligencias Urgentes de Juicio Rápido, casos en que el imputado puede conformarse con la acusación, lo que supone la reducción de la pena en un tercio, y el dictado de Sentencia por el propio órgano instructor, siempre que éste sea el competente en materia de violencia de género,  o, caso de no conformarse, se le cita para comparecer a juicio oral en el Juzgado de lo Penal ya para una fecha concreta.

 

También puede suceder que, por la escasa entidad del hecho, se celebre ante el Juzgado de Instrucción un Juicio de Faltas, con el dictado de Sentencia por el  propio órgano instructor, siempre que éste sea el competente en materia de violencia de género. Son los casos de injurias leves sin que concurran circunstancias agravantes.

 

Por otra parte, ante la existencia de indicios objetivos de riesgo de agresión física o psíquica, valorados por el Juez, éste, de oficio o a instancia de parte o del Ministerio Fiscal, debe acordar medidas de protección a la víctima, que se articulan en la denominada ORDEN DE PROTECCIÓN, con medidas cautelares de carácter PENAL, que es la orden de alejamiento (o prohibición de acercamiento), al lugar donde la mujer se encuentre, domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro frecuentado por ésta, y todo ello a una distancia mínima dentro de cuyos límites el imputado no puede acercarse, y la prohibición de comunicación por cualquier medio, escrito, telefónico o telemático, y ambas prohibiciones por un periodo determinado, e incluso medidas cautelares de carácter CIVIL, que se adoptan normalmente cuando la pareja tiene hijos y debe regularse cautelarmente la situación en la que éstos quedan en relación al padre que no puede acercarse a la madre ni comunicarse con ella. Estas medidas civiles tienen siempre una duración de 30 días.

 

La medida penal de prohibición de acercamiento y comunicación puede imponerse también, no sólo como medida cautelar, sino también como medida definitiva, como condena.

 

El incumplimiento por parte del imputado de la medida de prohibición de acercamiento y comunicación, dará lugar a la comisión de un nuevo delito, el de quebrantamiento de medida cautelar o quebrantamiento de condena, y que en el caso de las medidas cautelares, supone la agravación de dichas medidas que puede incluso derivar en que se acuerde el ingreso en prisión.