ESPECIALIDADES DEL PROCESO DE RECLAMACIÓN DE CANTIDAD Y DEUDA

ESPECIALIDADES DEL PROCESO DE RECLAMACIÓN DE CANTIDAD Y DEUDA.

 

 

Reclamaciones de cantidad basadas en responsabilidad civil extracontractual. No existe relación contractual alguna entre las partes, sino que la deuda se genera porque una actuación culposa o negligente de una de las partes produce daños y perjuicios en la otra. Un ejemplo típico son los accidentes de tráfico con contrario, o los casos de caídas en el transporte público debido a una conducción negligente, accidentes en superficies comerciales, daños a bienes propios causados por terceros, etc… En estos casos se demanda al causante directo de los daños, pero también es conveniente demandar al propietario del vehículo o del establecimiento y a su compañía aseguradora. Estos procedimientos son costosos, pues, como se ha señalado más arriba, la perjudicada debe probar la culpa del causante de los daños, los daños en sí y la relación de causalidad entre la actuación imprudente y el daño causado, y es habitual valerse de pruebas periciales que encarecen el procedimiento. En ocasiones es posible llegar a un acuerdo indemnizatorio con las compañías aseguradoras.

 

Las reclamaciones de cantidad basadas en relaciones contractuales, por escrito o verbal, pueden plantearse, en vez de cómo un procedimiento verbal u ordinario, como un procedimiento monitorio, si se cumplen los requisitos para ello, si bien deben verse las ventajas y los inconvenientes (Ver Punto 7. Juicio Monitorio. en la pestaña Otros Procesos).

 

Otra especialidad en los procesos de reclamación de cantidad derivada de relaciones contractuales son las reclamaciones por vicios o defectos de la construcción, de importante costo y duración, pero dirigidas a obtener la reparación de los defectos y la indemnización por daños y perjuicios.

 

Otra especialidad a señalar es que no cabe recurso de apelación contra las Sentencias dictadas en los Juicios Verbales cuya cuantía no supere los 3.000 euros. Si por ejemplo se reclamaban en juicio verbal 2.500 euros y la sentencia desestima la demanda, no puede recurrirse.