¿EN QUÉ CASOS SE PUEDE PLANTEARSE UN DIVORCIO CONTENCIOSO?

¿EN QUÉ CASOS SE PUEDE PLANTEARSE UN DIVORCIO CONTENCIOSO?

 

 

Ante una ruptura amorosa y crisis matrimonial, los cónyuges pueden solicitar la separación, que supone que el matrimonio no se disuelve, sino que queda en suspenso, o el divorcio, que supone la disolución del matrimonio. Cuando no ha existido matrimonio pero sí relación sentimental de la que han nacido hijos, y estos son menores de edad al tiempo de la ruptura sentimental, los progenitores pueden solicitar las medidas que han de regir las relaciones paterno-filiales entre ellos y sus hijos menores, siendo éste último proceso el que se llama de “Guarda y Custodia de Menores”. Los tres casos pueden plantearse de mutuo acuerdo, si los cónyuges son capaces de alcanzarlo, y, si no fuera así, deben plantearse como contenciosos, siendo el Juzgado quien decide las medidas que van a regir sus relaciones.