Elección de periodo de Semana Santa con padres divorciados

Elección de periodo de Semana Santa en casos de padres divorciados o separados:

En cada periodo de visitas, los padres y madres separados o divorciados con hijos comunes menores de edad deberán de ponerse de acuerdo en cuanto a la delimitación de los periodos y reparto entre los progenitores. Con independencia de cual sea la regulación aplicable (con excepción de los casos en los que existan órdenes de alejamiento), los padres podrán distribuir de mutuo acuerdo sin ningún tipo de limitación las vacaciones de Semana Santa, pudiendo pasarlas los niños con sólo uno de los progenitores, con los dos a la vez, con uno mas que con otro, o incluso con familiares como tíos o abuelos. Sólo en el caso de que exista desacuerdo se deberá de acudir a la regulación existente en el convenio regulador de mutuo acuerdo o sentencia en proceso contencioso, para que en función de a qué cónyuge o progenitor le corresponda la elección preferente, este opte por un periodo u otro, y por descarte, le corresponda al otro el periodo que no haya elegido.

Visitas de Semana Santa régimen de visitas con los hijos comunes
Visitas Semana Santa

El problema surge cuando no existe una buena relación, y la comunicación no es posible, y va pasando el tiempo y la comunicación no se produce y por ello no puede organizarse. En estos casos hay que revisar si existe alguna clausula en el convenio que obligue a notificar el periodo elegido en un plazo determinado, de no existir, se podrá solicitar la instancia judicial, pero realmente lo razonable sería que se pudiera preguntar de una manera mínimanente natural dejando a un lado cualquier tipo de rivalidad. ¿Qué ocurrirá el día en el que potencialmente tengan que tomar una decisión importante para los hijos médica o de cualquier otra índole que necesite una respuesta firme y urgente?. Evidentemente no consiste en imponer con orgullo nuestro criterio sin previo aviso a sabiendas de que no se podrá organizar el otro progenitor, pues por el contrario, lo mejor es comunicarlo con el máximo tiempo posible para que se pueda organizar, y así el año siguiente al corresponderle la elección al otro progenitor, lo normal es que al haberle tratado bien el año anterior, se reciba el mismo trato. Es de destacar que si los niños son los que quieren hacer algo, debería de ser su criterio el que primara por encima de regulación legal, pues la finalidad de cualquier régimen de visitas y comunicaciones así como periodos vacaciones, es que sea aplicados de la manera mas beneficiosa y positiva para los hijos. Por ejemplo, si los hijos quieren estar con uno de los progenitores por querer vivir la celebración es su”pueblo” de origen, no debería importar que con ese progenitor pase mas tiempo si es lo que quiere el menor, pues en otro momento también por el bien de los hijos, se pueden modular los días de cada progenitor. Ambos cónyuges deben de querer estar con los hijos comunes, pero también ver como algo positivo y fomentar el contacto con el otro progenitor.

Semana Santa en divorcios express y separaciones con hijos
Feliz Semana Santa

Existen dos tipos de organización de visitas en Semana Santa, uno en el que cada progenitor cuenta con la totalidad de cada año (años pares o impares) pensado para casos en los que los progenitores suelan viajar (para evitar que los hijos pasen de viaje un periodo desproporcionado de tiempo en comparación del periodo de disfrute de vacaciones); y otro en el que el periodo se reparte por mitades, lo que supone que en el miércoles intermedio delimita el primer periodo y el segundo, de manera que el primero será un periodo en el que la vida social no es del todo festivo, y el segundo en el que realmente se celebra la Semana Santa, y que suele ser la preferencia de los padres y madres que por su horario de trabajo se lo pueden permitir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *