EL DIVORCIO ANTES Y EL DIVORCIO AHORA

EL DIVORCIO ANTES Y EL DIVORCIO AHORA

 

Los tiempos cambian para todo, y no iba a ser menos para el divorcio. Echando la vista atrás todavía resulta temible el recuerdo de los divorcios de antaño, que siempre terminaban mal, con grandes enfrentamientos, frecuentemente con relaciones enconadas para toda la vida e hijos comunes de por medio a los que no se sabía proteger de la ruptura de sus padres, porque nadie tenía experiencia y todos los ejemplos a los que se pudiera acudir eran igualmente malos.

Actualmente el panorama es muy distinto. Si bien el divorcio no es ni será una situación que sea por lo general fácil, el marco legal actual y años de experiencia adquiridos por la sociedad respecto al divorcio lo facilitan en muchos casos, y no es que la gente tenga más ganas o menos deseos de divorciarse de sus parejas, pero cuando se llega a esa situación suele hacerse en mejores condiciones que al principio, en los primeros años, y en nuestros días para la mayor parte de las personas ha dejado de ser un tabú, abundando las referencias a las que dirigirse, desde el propio vecindario o la familia, los profesionales dedicados a las cuestiones de familia y una cada vez más extensa bibliografía al respecto, de modo que, si bien sigue siendo un tema especialmente delicado en la vida de las personas, ya no es un tema tan desconocido como lo fue inicialmente.

Para empezar, es posible divorciarse de mutuo acuerdo sin necesidad de acudir a la vía contenciosa si ésta es evitable, como ocurre en una gran parte de los casos si los cónyuges ponen un poco de buena voluntad y las posiciones de partida no están irremediablemente enfrentadas. Las ventajas del divorcio de mutuo acuerdo hacen que muchos cónyuges se decidan por esta opción, ya que les permite reducir sensiblemente los plazos, el coste económico (comparten abogado y procurador), evitan enfrentarse en juicio limitándose a acudir al Juzgado a firmar la ratificación de su divorcio, y, quizá lo más importante, la regulación de su divorcio establecida por ellos mismos de manera acordada supone que son favorables para ambos y por tanto se facilita su relación futura, lo cual es especialmente importante cuando hay hijos menores, y además, no deben dar explicaciones sobre las causas que les llevan a divorciarse ni demostrar nada al respecto.

 

On diciembre 18th, 2013, posted in: divorcioblog by Tags:

Dejar mensaje