DIVORCIOS Y SEPARACIONES CON HIJOS ADULTOS, MAYORES, MENORES ADOLESCENTES, NIÑOS PEQUEÑOS Y BEBES

DIVORCIOS Y SEPARACIONES CON HIJOS ADULTOS, MAYORES, MENORES ADOLESCENTES, NIÑOS PEQUEÑOS Y BEBES:

 

Cuando se habla de separaciones o divorcios se tiende a pensar que los únicos involucrados son los cónyuges, en cambio, esencialmente los hijos, son partes importantísimas del proceso con independencia de la edad de los mismos y su grado de independencia económica, pues en cada familia se crean las y relaciones entre cada uno de los miembros de la familia, que de no llevarse de un modo razonable la ruptura matrimonial pueden producirse graves perjuicios para los hijos comunes y resto de familiares con independencia de que sean adultos mayores de edad, o menores de edad adolescentes o niños pequeños o bebes; pues la madurez y circunstancias familiares de cada caso son diferentes.

 

En ocasiones el hecho de que los hijos comunes sean menores de edad es positivo pues crecen con gran madurez y aceptan desde la juventud la situación familiar; y en otras negativo pues les crea un verdadero trauma infantil que en ocasiones no es superado en la edad adulta. Por ello en muchos casos los padres no saben que hacer, si es mejor divorciarse o separarse cuando los hijos son pequeños, si esperarse a que sean mas mayores… etc. En nuestro despacho tenemos la opinión de que todo depende de las circunstancias familiares, y un hecho esencial será la relación que se vaya a mantener después de la ruptura por parte de ambos progenitores (cordial y flexible, o conflictiva) de tal manera que en los casos en los que sea posible mantener una relación razonable entre los excónyuges será positivo realizarlo cuanto antes; y en caso contrario habrá que ponderar si merece la pena sacrificarse personalmente y esperar en el tiempo alargando la separación o divorcio por el bien de los hijos; o acudir al divorcio os separación directamente; pues como existe incertidumbre absoluta de lo será lo mejor en cada caso, habrá que dejarse llevar por la que se considere mejor opción a sabiendas de que evidentemente pueda equivocarse; pues de mano, cualquier crispir matrimonial nos supondrá consecuencias negativas y desfavorables pues supone romper con el proyecto de vida común, pero merecerá la pena en los casos en los que se considere insostenible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *