DIVORCIOS IMPOSIBLES

DIVORCIOS IMPOSIBLES:

 

El divorcio siempre es posible, al menos legalmente, de modo que si alguien desea divorciarse y no lo hace no es por impedimentos legales, si no por cualquier otro tipo de circunstancia.

Desde el punto de vista legal no es necesario demostrar ningún motivo para poder divorciarse, pues es suficiente con la voluntad de hacerlo, y ni siquiera es imprescindible la voluntad de ambos cónyuges, siendo suficiente con la voluntad de uno solo de ellos. En dicho caso, la única diferencia radica en que si su cónyuge no desea divorciarse, se verá obligado a tomar la vía contenciosa, en la cual obtendrá siempre el divorcio y solamente se discutirá sobre las condiciones del mismo.

Lo recomendable es siempre que los cónyuges traten de entenderse para que puedan optar por el divorcio de mutuo acuerdo, que es más rápido, económico, y supone menos molestias y menos enfrentamientos.

Hay divorcios en los que los cónyuges no solo tienen clara la decisión de divorciarse por ambas partes, sino que también tienen claros los acuerdos por los que desean regular dicho divorcio, pero hay muchos otros casos en los que los cónyuges llegan al despacho del abogado llenos de dudas sobre la regulación que más les conviene, frecuentemente en situaciones delicadas para ambos y con graves dificultades de entendimiento, pues no olvidemos que el divorcio deriva frecuente mente de una relación muy deteriorada entre los cónyuges, de tal forma que el divorcio de mutuo acuerdo puede parecer inicialmente imposible.

Muchos de los casos anteriormente enunciados efectivamente acaban por no tener una solución acordada que satisfaga a ambos cónyuges, acabando por recurrir al divorcio contencioso, pero con un poco de paciencia y explicando bien las cosas, no es extraño que muchos de los divorcios que en un principio parecían inevitablemente destinados a resolverse de forma contenciosa, acaben por encontrar una solución acordada.

 

On diciembre 22nd, 2013, posted in: divorcioblog by Tags:

Dejar mensaje