DIVORCIOS ¿CÓMO DENUNCIAR MALA ATENCIÓN A LOS HIJOS MENORES?

DIVORCIOS Y SEPARACIONES. ¿CÓMO DENUNCIAR MALA ATENCIÓN A LOS HIJOS MENORES?.

 

Ante los casos de un posible desamparo de menores, cualquier persona puede denunciar tales circunstancias ante los Servicios Sociales del municipio en el que residen los mismos, ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, ante la Fiscalía de Menores y ante el Juzgado de Guardia.

 

Si el desamparo de los menores se produce por parte de los progenitores que ostentan su guarda y custodia, el Juzgado podrá acordar, si la urgencia del caso lo requiere, la suspensión provisional de la guarda y custodia, separando a los menores de sus progenitores y llevándolos a un centro de protección de menores o que los mismos sean acogidos por un familiar que se haga cargo provisionalmente de los mismos y se considere por el Juzgado persona idónea para dicho cometido. Si el desamparo de los menores se produce por parte del progenitor que ostenta en exclusiva su guarda y custodia, y se acuerda judicialmente la suspensión provisional de la misma, los menores serán entregados al otro progenitor no custodio de forma provisional, siempre que no exista motivo que le haga inidóneo para su guarda. Si el desamparo de los menores se produce por parte del progenitor no custodio que tiene concedido un régimen de visitas en relación a los mismos, el Juzgado podrá acordar, si la urgencia del caso lo requiere, la suspensión provisional del régimen de visitas.

 

EL INFORME DEL EQUIPO PSICOSOCIAL DE FAMILIA ADSCRITO AL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA: En los casos en que, en un procedimiento de divorcio contencioso, ambos progenitores interesan del Juzgado la atribución de la guarda y custodia de los hijos menores de edad, es frecuente que ambas partes pidan, como prueba para acreditar la idoneidad de uno de los progenitores sobre el otro para ostentar la guarda y custodia de los menores, el informe del equipo psicosocial. Si bien sería deseable que en todas las situaciones en que existan menores pudiera realizarse dicho informe, desgraciadamente la práctica de los Tribunales de Justicia demuestra que, la falta de medios personales y materiales de que disponen los equipos psicosociales determinen que la emisión de este informe pueda prolongarse en el tiempo hasta incluso dos años. Es por ello que normalmente los Juzgados, salvo partidos judiciales afortunados que cuenten con un equipo psicosocial adscrito al propio Juzgado, no admiten esta prueba salvo casos en que la misma se hace absolutamente necesaria, precisamente son los casos en que existen indicios de una posible desatención de uno de los progenitores a los menores, por causa de drogadicción, problemas psicológicos o psiquiátricos, con importantes antecedentes penales, etc… No puede abusarse de esta prueba y pedirla en aquellos supuestos en que los progenitores interesan la atribución de la guarda y custodia de los menores, no tanto en atención, desgraciadamente, al beneficio de los menores, sino en atención a que el progenitor custodio, por regla general, tendrá atribuido el uso y disfrute de la vivienda familiar y será el otro progenitor el obligado al pago de una pensión de alimentos a los hijos comunes menores o dependientes.