Mis suegros quieren romper mi relación de pareja

Mis suegros me odian y no paro de discutir con ellos:

Discutir con mi pareja por culpa de mis suegros
Discusión por suegros

La familia política juega un papel importante en nuestras vidas, al fin y al cabo son personas que estarán presentes a lo largo de nuestra vida mientras permanezca la unión de pareja.

Puede que al principio no seamos conscientes, pero vamos a tener que relacionarnos con ellos en bastantes situaciones.

Nos encontramos con que cada uno tiene sus costumbres y su forma de ver la vida, y a veces no somos capaces de entender porque son tan diferentes.

Con la familia política puede haber discrepancias y malos entendidos, pero no debemos dejar que eso perjudique nuestra relación, al fin y al cabo nuestra relación es con nuestra pareja.

Si discutes con tus suegros, tu pareja puede intentar mediar para que al menos haya un trato cordial. Es una situación muy incómoda para todos y lo mejor es prevenir esas discusiones o desavenencias.

Como evito que las discusiones influyan en la pareja:

  1. Acepta que tu pareja no puede desentenderse de su familia:

Ellos son parte de ella, y no podemos separarle de su entorno.

Tenemos que entender, que aunque no nos guste, es su familia.

  1. Poner límites:

Debemos dejar bien claro que los problemas de pareja son de pareja, y no deben de meterse.

Para que esto no suceda, lo mejor es no discutir delante de los familiares y arreglar las cosas en casa.

  1. Ser un equipo:

No debemos permitir que nuestros familiares, amigos o quien sea se metan en nuestra relación. Tenemos que mantenernos fuertes en equipo, y no dejar que las opiniones de los demás influyan en nuestra relación.

  1. Ser realistas:

Tampoco esperemos que de la noche a la mañana, nuestra relación con ellos vaya a ser perfecta. Debemos tener paciencia no entrar al trapo.

  1. No critiques a su familia:

Si criticas a su familia, seguramente se sienta herida, tienes que tener en cuenta que aunque te ame a ti también les ama a ellos.

  1. Mantén una actitud abierta y positiva:

No hagas comparaciones entre su familia y la tuya, entiende que son dos familias diferentes y que eso no es malo, al contrario puedes descubrir cosas nuevas que quizás no sabías.

Si la relación con ellos está muy desgastada, quizás sea buen momento tener un detalle con ellos e intentar limar asperezas.

Si ve que es imposible llegar a un entendimiento con su familia política, quizás su pareja deba de intentar mediar con ellos para al menos mantener un trato cordial.

Si aun así usted se encuentra mal y no ve solución al problema, plantéale la separación o el divorcio a su pareja, ya que quieras o no, la familia política forma parte de tu vida mientras continúes con esa persona.

Quizás no saben valorar el tipo de persona que eres, pero estar discutiendo cada vez que os veis, afectará a vuestra relación .

Chantaje de mi ex para impedir divorcio

Mi pareja me chantajea para que no pida el divorcio         

Chantaje de mi pareja para que no me divorcie
El chantaje emocional

El chantaje emocional y la manipulación es algo común en muchas parejas, amistades  e incluso en las relaciones familiares. El objetivo de un chantajista es conseguir manipular a otra persona para transformarla en alguien que satisfaga sus deseos.

A veces, puede ser realizada de forma muy sutil para que la otra persona no sea consciente de que está siendo manipulada. Una persona que recurre al chantaje emocional es alguien inseguro y débil, aunque nos quieran mostrar totalmente lo contrario.

Recurren al chantaje para alcanzar sus objetivos, ya que no se ve capaz de conseguir las cosas de una manera honesta.

No se deje chantajear si usted se quiere divorciar, debe entender que una relación es de dos, y no podemos obligar a nadie a querernos.

Formas de chantaje emocional para evitar separación:

De entre las principales formas de chantaje emocional cabe destacar las siguientes:

  1. Chantaje emocional por presión o amenazas

En chantajes por no divorciarme o separarme
Presión y amenazas

Este tipo de manipulación consiste en ejercer presión sobre la otra persona de manera que su libertad es limitada. Si no hace lo que yo digo me enfado y se lo reprocho. La victima mediante esa manipulación siente miedo. La típica frase “SI haces eso, te dejo” es una frase radical y muestra que si no acatamos la orden tendremos consecuencias.

Tenemos que mantener una actitud clara, para que el chantajista vea que no nos causa miedo. Una amenaza o presión busca generar miedo para que así acabemos obedeciendo las órdenes.

Lo importante es que vea que enfrentamos su amenaza y que no vamos a aceptarlo.

  1. Chantaje emocional que nos hace sentir culpables

El chantaje de pareja haciéndome sentir culpable
Culpabilidad chantajista

Consiste en crear un sentimiento de culpa en la victima, haciéndonos creer que somos una mala persona si no obedecemos. Frases como: “Si haces eso es porque no me quieres”, “Después de todo lo que hice por ti”, “Pensé que eras buena persona”.

Lo que busca con cualquiera de esas frases es que el otro se sienta culpable. De esa manera la victima podría ser manipulada y acabaría cediendo para no sentirse mal.

Tenemos que mantenernos fuertes para que el chantajista vea que no nos sentimos culpables ni malas personas por el incumplimiento de sus caprichos. Hay personas que utilizan frases más extremistas como: “Si me dejas, no quiero vivir más”, ese ejemplo es mucho más delicado, ya que no sentirnos culpables o responsables es difícil.

No obstante, cada uno es libre de vivir su vida como quiera y en libertad, no podemos estar presos de alguien por pena ni por culpa.

  1. Confundir y distorsionar

El chantajista intentara darle la vuelta a la tortilla, para hacernos ver que tiene la razón. Intentará ser nuestra guía, para hacernos creer que necesitamos de sus consejos, siempre actuando de una forma sutil y sabiendo nuestros puntos débiles. Tratará de crear una dependencia para que veamos que siempre tiene la razón y que lo que quiere es ayudarnos.

Tenemos que mantenernos firmes en nuestras opiniones y no dejar que la suya nos influya. Si trata de convencernos diciéndonos que estamos equivocados, podemos expresarle que equivocarse es de humanos.

  1. Promesas positivas y regalos

Este tipo de chantaje es muy típico, la finalidad es siempre la misma. Pretenden hacernos sentir premiados siempre y cuando hagamos caso a las órdenes. Suele ser un chantaje al que recurren los padres con sus hijos, pero en este caso sería constructivo ya que es por el bien del niño para que pueda aprender.

Pero en el caso de las parejas pueden hacerle el chantaje mediante el tema económico, ofreciéndole cosas que quizás la otra persona no podría conseguir por sí misma.

Tenemos que tener en cuenta, que las buenas acciones no se deben echar en cara una vez que termina la relación. Lo mejor es mantener una igualdad dentro de la pareja, para que estos reproches no lleguen.

Señales para reconocer un chantajista:                         

  • Hablar con ellos puede resultar estresante. No aceptan opiniones diferentes y van cambiando la estrategia para que finalmente acabes siendo manipulado.
  • Las sensaciones son más fuertes que la razón. Tenemos que ser conscientes de que si nos mantenemos al lado de una persona chantajista, es común sentirnos indecisos, incómodos, frustrados, con malestar….Podemos percibir que algo no va bien pero los chantajes y el miedo pueden acabar haciendo que nos sintamos incapaces de tomar decisiones.
  • Nos hacen ver que tienen una vida idílica. Nos hacen ver que todo en su vida es perfecto, para que les veamos como una persona de referencia. Por eso las personas con una baja autoestima son más susceptibles de caer en los engaños de los manipuladores.
  • Quieren ser los que tengan siempre la razón. Son poco flexibles y no escuchan las opiniones diferentes, de hecho, hasta les molesta que expongas tu opinión. Nos harán creer que somos ignorantes y que no sabemos de lo que hablamos.
  • No les gusta recibir consejos. Como consideran que son dueños de la verdad, cualquier consejo o opinión contraria a sus pensamientos le hará enfurecer. Pues para ellos solo hay una verdad y es la suya. Los consejos los perciben como un insulto a su inteligencia.
  • Cambios bruscos de humor. Tienen constantes cambios de humor, ya que para conseguir ser felices, necesitan manipularnos y cuando lo consiguen están de buen humor y cuando no enfadados. Sus cambios pueden ser muy repentinos.
  • Anular las opiniones del otro. No aceptan otra opinión como válida. La opinión propia de ellos es la verdadera y se vuelven intransigentes.

Habrá que analizar cada caso con mucho detenimiento para poder diferenciar una actitud de chantaje «razonable» de aquella que puede ser susceptible de maltrato intrafamiliar y que en su caso sería susceptible de denuncia. Nuestros abogados son expertos en tramitación de todo tipo de divorcios, consúltenos, intentaremos ayudar como necesita.

Cómo reconocer a una persona manipuladora en pareja
Señales de chantaje

 

Cómo separarse sin sufrir

Separación sin sufrimiento:

Divorciarme sin dolor
Separarse sin sufrir

Nos esforzamos a diario por lograr que todos y cada uno de nuestros clientes sepan cuales son sus derechos y posibilidades de cara a la tramitación de una separación pero sin olvidar cómo se debe de intentar que sea esa separación. Hay veces en las que el procedimiento de divorcio es tan doloroso que hace que no merezca la pena, en el sentido de que si hubieran sabido los cónyuges el sufrimiento que iba a suponer tal vez no se hubiera gestionado de esa manera o en ese momento. La ruptura es una decisión muy complicada y toda la persona que se enfrente a ella debe de ser consciente de las consecuencias.

 

Consecuencias de la separación:

Entre otras consecuencias del divorcio y de la mayoría de las rupturas, tanto en el ámbito jurídico como en el estrictamente personal, podemos destacar las siguientes:

  • Pérdida de estabilidad:

Es posible que durante la convivencia nos parezca que nuestra pareja nos aporta inestabilidad. Pero a pesar de ello, también toda pareja nos aporta cierta estabilidad por habernos acostumbrado a ciertos hábitos de vida que se pierden evidentemente con la ruptura.

  • Sentimiento de soledad:

Las personas tenemos la gran necesidad de relacionarnos. Cuando estamos en pareja, aunque existan problemas y dificultades, nos sentimos acompañados. Nos acostumbramos a la rutina de la relación de pareja y es inevitablemente que  después de la ruptura se pase por una primera fase de soledad.

  • Miedo a lo desconocido:

Es muy fácil reconocer aquello que no queremos para nuestra vida aunque en ocasiones cueste dar el paso. A pesar de ello, todo cambio crea una sensación de incertidumbre por el temor de aquello que desconocemos. Miedo a la vida que tendremos sin nuestra pareja, a no poder desarrollar la vida que queremos, miedo a equivocarnos, a no poder rehacer nuestra vida… etc.

  • Perdida de calidad de vida:

Lo aceptemos abiertamente, o no, la cuestión económica es muy importante tanto en la esfera individual como de pareja, pues ello condiciona el resto de ámbitos de nuestra vida. Normalmente, salvo parejas descompensadas o con aportaciones desproporcionales o injustas en lo económico, la vida individual supondrá una merma de la calidad de vida de ambos que no podrán mantener por si mismo las comodidades o ritmos de vida que ostentaban juntos.

  • Desvinculación social:

Normalmente las relaciones de pareja conllevan que muchas relaciones sean comunes y en entorno social se conciba como común y conjunto. En muchos casos con la ruptura algunas relaciones se deterioran ya sea por posicionamiento en favor o contra de alguno de los novios o cónyuges o por dejar de tener la misma conexión y empatia.

Divorcio destructivo y constructivo:

Evitar divorcios destructivos que añaden daño al drama de la ruptura
Divorcio constructivo

El matrimonio y el divorcio es cosa de dos. Cada uno de los miembros del matrimonio podrán controlar una parte de la ruptura, pero la otra dependerá inevitablemente de la otra parte.

Cuando las relaciones comienzan hay una tendencia natural a ensalzar las cualidades de nuestra pareja. Todo es nuevo y deseamos compartir nuestra vida en pareja. Con el tiempo muchas relaciones se van desgastando y es en ese momento en el que los cónyuges de un matrimonio tienen que ser maduros y respetuosos, y cunado hay problemas afrontarlos.

Muchas personas nos quieren de una manera radicalmente diferente en función de si estamos juntos o queremos separarnos. Como se suele decir, del amor al odio hay una linea muy fina y de la relación sana constructiva a una destructiva se puede pasar sin darnos cuenta. En ocasiones no nos damos cuenta durante la relación de pareja de ciertas formas de relacionarnos tóxicas que nos van minando poco a poco, y también reacciones nuestras que tal vez no controlamos y no son realmente tal y como las percibimos.

Lo mejor es luchar por el matrimonio y dar oportunidades a nuestra pareja, y cuando no es posible mantenerla saber dejarlo a tiempo antes de que la relación se torne verdaderamente destructiva. Es recomendable acudir a terapia psicológica que nos ayude a solucionar los problemas de pareja o terminarla y rehacer correctamente nuestro vida sin nuestra pareja.

Separarse sin sufrir en muchos casos es imposible, pero al menos se debe de tratar de reducir el sufrimiento tanto para nosotros como para nuestra pareja.

Divorcio y calidad de vida

Quiero divorciarme pero no quiero perder la calidad de vida que tengo.

Cuando se inicia un matrimonio, se inicia un vínculo económico que con la separación desaparece. Debemos ser conscientes de ello, y valorar qué es lo que realmente queremos y si estamos dispuestos a perder esa calidad de vida que nos da nuestra pareja o ser fiel a nuestros sentimientos.

Puede que nuestra pareja nos proporcione una calidad de vida que de estar solteros no podríamos mantener, pero cuando la relación no funciona, todo eso  queda en segundo plano, al fin y al cabo ser feliz no tiene precio.

Es cierto que tener una vida llena de caprichos y lujos puede resultar atractiva, pero mantenerte al lado de una persona que no amas, es muy frustrante. Para que una relación sea sana y fructífera, lo ideal es que ambos sean independientes económicamente.  Las personas que son dependientes económicamente de sus parejas, pueden llegar a sentirse anuladas e incluso que no aportan nada a la persona que está a su lado, limitando muchos aspectos de su vida.

Por el contrario, la persona con más poder adquisitivo, puede ejercer un control financiero sobre su pareja y sentirse con derechos por ser quien sustenta ese nivel de vida. Llegados a este punto, es normal sentir miedo a perderlo todo y no ser capaces de buscarse la vida por uno mismo, pero todos somos capaces de tener independencia económica, solo necesitamos ser valientes y buscar los medios que nos permitan esa independencia.

Qué hacer si con el divorcio pierdo lo que tanto me ha costado conseguir
Divorcio y calidad de vida

Además de tener libertad y contribuir con los gastos familiares, nos sentiremos libres al no tener la necesidad de pedir dinero para cualquier capricho o gasto individual que nos apetezca. Si tienes dudas sobre seguir con esa relación o dejarlo, valora si tu felicidad se basa en lo material y piensa que si eres capaz de sustentarte por ti mismo, como muchas otras personas. Nos queda claro que el dinero no da la felicidad, la independencia económica evitará discusiones innecesarias y ayudará a que cada uno tenga la confianza suficiente para poder ser uno mismo en la relación.

Dependencia económica con mi pareja.

Cada matrimonio y familia tiene un proyecto económico y problema es cuando este deja de ser justo. Las prioridades y objetivos e individuales deben de ser mínimamente homogéneos y coherentes. Si sentimos dependencia económica debemos de plantearnos si dicha dependencia es adecuada o no y si la queremos o no, pues en ocasiones nosotros mismos nos hemos posicionado y acomodado a ella.

Dependiendo de la situación habrá que valorar jurídicamente los derechos y obligaciones de las partes y en su caso si puede proceder una pensión compensatoria entre cónyuges, en el sentido de que tenga que pagarle una cantidad de dinero una de las partes a la otra por entender que concurre un desequilibrio económico. No cualquier desequilibrio económico es susceptible de establecer pensión compensatoria, y es ahí donde se debe de estudiar caso por caso pues no existen tablas al respecto, y depende de múltiples factores. Las consultas en nuestro bufete son gratuitas para precisamente permitir que toda persona que se esté planteando la ruptura sepa a qué se puede atener conforme sus circunstancias familiares, se tiene en cuanta:

  • Diferencia de ingresos.
  • Años de matrimonio.
  • Edad de los cónyuges.
  • Dedicación a la familia.
  • Vínculos existentes.
  • Formación y posibilidades de obtener ingresos por si mismo.
  • Estado de saludo.
  • Gastos y cargas y demás circunstancias matrimoniales y de cada uno de los esposos.
Depender de mi marido o mujer para no perder poder adquisitivo
Dependencia económica de mi cónyuge

Debemos de partir de la base, y aceptar, que todo divorcio supondrá una pérdida de calidad de vida y ambos deberán de «apretarse el cinturón» pues de manera individual dejarán de tener los ingresos o prestaciones personales que realiza nuestro cónyuge. Tenemos que quiere o dejar de querer a nuestra pareja con todo lo bueno y malo que nos aporta pues se tratar de una relación de confianza global, o le queremos y compartimos lo positivo y negativo de la vida de ambos, o no le queremos y dejamos de tener las limitaciones de lo que nos perjudicaba y los beneficios de lo que nos favorecía.

 

Mi pareja me controla⚖

Pareja controladora, me manipula y me hace sentir incómodo, ¿qué hago?

Mi pareja me quiere controlar y dominar y no se qué hacer
Pareja controladora

Si tu pareja actúa de una forma controladora y manipuladora, debemos acabar con esta situación. Esta forma de actuar puede generarnos un estado de agobio y estrés continuo. Hay parejas que son dominantes y se creen con el derecho de poder controlarnos. Pero no nos engañemos, no es normal que nuestra pareja nos controle. Con la táctica que suelen utilizar, tratan de hacernos sentir culpables y ellos quedar como las víctimas. Son personas hábiles que buscan hacernos dudar de nuestras propias capacidades. No nos podemos dejar manipular por una persona que constantemente esta vigilándonos y criticando cualquier acción.

Problema y solución:

Lo primero, tenemos que ser conscientes del problema y si no hay una solución, dejar esa relación destructiva. Nadie mejor que nosotros mismos sabemos lo que nos conviene. Probablemente no nos demos cuenta del poder que tienen en nosotros, por eso os vamos a dejar unas pequeñas pautas para detectar si realmente nos encontramos ante una pareja manipuladora:

Cómo identificar las actitudes manipuladoras:

Son mentirosos y egoístas.

Tienen gran capacidad para mentir. Son capaces de transformar la realidad de una forma en la que ellos siempre salgan beneficiados.  Nos responsabilizan de sus emociones y recurren al chantaje, para hacernos ver que las cosas son como ellos lo ven.

Ocultan cosas.

Pensamientos, emociones, no se dan a conocer realmente. Ellos siempre van a querer saber todo sobre ti, con la finalidad de sacarte las verdades de una manera sutil y saber cómo manipularte.

El halago fácil.

Esta es otra de las claves de manipulación, para ganarse nuestra confianza. Esos halagos nunca serán de una manera desinteresada, manténgase alerta.

Las promesas.

Una de las armas preferidas de los manipuladores. Comienzan prometiéndonos cosas que saben que nos hacen especial ilusión. Con la finalidad de tenernos contentos y enganchados. Ten cuidado con este punto ya que puede salir mal psicológicamente y emocionalmente.

Los favores.

Al principio el manipulador quiere ayudarnos en todo lo posible con la finalidad de hacerse imprescindible. Nos querrá complacer, pero ten mucho cuidado, porque solo es una estrategia.

Victimismo.

Una de las claves más importantes. El mundo está en contra suya y es el culpable de todo lo malo que le pasa. Escudan sus actitudes bajo el victimismo. Mediante la lástima y la culpa intentaran conseguir sus objetivos haciéndonos pensar que somos los demás los que abusamos de él.

Que hace sentirme mal y plantearme el divorcio
Manipulación en pareja

Debemos prestar atención a las señales, sobre todo si estas se repiten, para tener la certeza de que estamos siendo manipulados y poder alejarnos de esa relación tormentosa.

Si leyendo este articulo, te has dado cuenta que están tratando de manipularte, protégete antes de que sea tarde. Mereces ser feliz y vivir una vida tranquila con alguien que tenga plena confianza en ti. Al fin y al cabo, si no hay confianza, no hay amor.

Mi pareja no me valora quiero divorciarme

Pareja que no me valora y yo quiero separarme. 

Estar en una relación en la que no nos entienden, no nos escuchan y no nos sentimos bien, es estar en una relación tóxica. Pensar en el divorcio, es algo normal, ya que una pareja debe ser nuestro mayor apoyo, y la falta de comprensión acaba cansando.

Quiero divorciarme, no me siento bien
Mi pareja no me valora

A veces el amor es unilateral, y hay que comprender, que no se puede obligar a nadie a querernos, pero no por ello significa que tengamos que aguantarlo todo. Obsesionarse buscando una respuesta a ese desengaño, solo nos hará sentirnos peor, si bien es cierto, no podemos controlar nuestras emociones, pero si podemos tomar las medidas necesarias para que ese momento pase lo más rápido posible y orientar nuestra vida con nuevos proyectos que si nos permitan ser feliz. Cuando la persona que amamos no nos valora, nos está diciendo que no nos quiere. Eso no significa que hayamos hecho las cosas mal, simplemente algunas personas no saben apreciar a la gente buena. Lejos de sentirnos tristes, debemos de estar orgullosos de ser ese tipo de persona que nos gustaría encontrar.

No me entiende. No me escucha. No me siento bien.

Nadie merece no sentirse valorado, todos valemos mucho, asique no te conformes manteniendo a tu lado a una persona que no te merece. Quédate con la tranquilidad de saber que todo lo que has hecho ha sido de corazón y de buena intención, que no eres el culpable de las decisiones, sentimientos y forma de actuar de la otra persona. Tomar la decisión de divorciarse, no es algo fácil, pero tampoco es fácil sentirse atado a una relación que nos hace daño. Nos merecemos ser felices, y tener al lado a una persona que nos ame y nos respete.

Hagamos una pequeña reflexión,  ¿Qué es lo que más te gusta hacer?, ¿Cuándo fue la última vez que lo hiciste y porque dejaste de hacerlo?, ¿Vale la pena renunciar a todo lo que nos hace feliz por estar como estas ahora?. Siendo sinceros, no creemos que lo valga. Tenemos toda una vida por delante, asique aprende a valorarte y a quererte, a ser tú mismo y vivir la vida que tú quieres. Evita los recuerdos, toma nuevos hábitos, distánciate de lo que te hace daño, y sobre todo, date tiempo para volver a recuperar la autoestima y ser consciente de lo mucho que vales. Enfócate en lo que quieres y necesitas, y no te conformes con menos, porque por supuesto que te lo mereces.

Y recuerda:

Tú no perdiste, a ti te perdieron.

Ejemplos de custodia compartida

Tipos de custodia compartida, ejemplos:

¿Qué tipos o modalidades de custodia compartida existe en España de cara a la regulación paternofilial de los hijos comunes en los casos de cesación de la relación sentimental de los progenitores?. La guarda y custodia compartida es preferente por criterio jurisprudencial desde 2013 y supone que los niños están en periodos iguales o cuanto menos similares y alternos con cada uno de los progenitores. Existen muchas modalidades debiendo de distinguir en primer lugar dos tipos de regulación:

  • La primera aquella en la que los hijos residen de manera permanente en el mismo domicilio familiar y son los padres los que entran y salen alternativamente de la misma en los momentos en los que les corresponde el periodo de cuidado y compañía del menor. Tiene la gran ventaja de que el hijo no se desplaza por lo que cuenta con estabilidad domiciliaria, tiene la misma cama, armario, comodidades, juguetes, cepillo de dientes… todo, desde lo principal a lo meramente accesorio. La crítica de este sistema es que los padres sacrifican su calidad de vida al tener una duplicidad de vida, un periodo con el hijo y otro periodo sin él en el que tendrá que cubrir por su cuenta su solución habitacional, o lo que es lo mismo, vivir en otro sitio; también existe mucha reticencia de cara a la capacidad de rehacer cada uno de los progenitores su vida, pues el hecho de que resida cada vez en un lugar no aporta estabilidad, pueden existir problemas derivados de la convivencia en la misma casa aunque sea en periodos diferentes de tiempo.
  • La segunda aquella en la que cada progenitor reside en una vivienda independiente, y es el niño el que se traslada de una vivienda a otra en función de con qué progenitor le corresponde cada periodo de ejercicio de guarda y custodia. Es la mas frecuente y es aquella que se adapta mejor a la situación de padres separados pues supone que el hijo estará en compañía de cada progenitor en el domicilio de este en el que se desarrollarán las relaciones y vínculos familiares y personales de una manera mas natural, por ejemplo, de cara a la visita de amistades, convivencia con familiares, nuevas parejas… etc. La desventaja principal desde nuestro punto de vista se resumen muy gráficamente en la frase de «niños maleta», criticando que son niños que no llegan a sentir que tienen un lugar de residencia estable y que van y vienen literalmente como una maleta.

Recomendación y consejo de abogados para custodia compartida:

Consejos para regular una custodia compartida positiva para los hijos
Recomendaciones custodia compartida

Se suelen establecer custodias compartidas en periodo semanal por adaptarlo a la vida de los hijos (semanal en su guardería, colegio o instituto) pudiendo reconocer el derecho de uno o dos días intersemanales (tardes) en favor del progenitor al que en cada periodo no le toque el ejercicio de la custodia. También es posible dos semanas, quince días, meses, dos meses, años… pero se considera desde nuestro punto de vista y en términos generales un periodo demasiado largo; al igual que ocurre en custodia de alternancia diaria en la que el periodo es demasiado corto y tiende a la inestabilidad. Se suele realizar el intercambio los domingos por la tarde (20 ó 21 horas) en el domicilio del progenitor que finaliza su periodo, o el viernes o lunes a la terminación de la jornada lectiva.

El tipo de custodia compartida que mas recomienda nuestro despacho es la semanal con alternancia los viernes, de manera que el progenitor que termina el perdido entrega al hijo en el centro escolar al comienzo de la jornada y lo recoge el otro progenitor que comienza periodo a la terminación del a jornada lectiva (para el caso de que no se trate de día lectivo, el día anterior lectivo, jueves, miércoles… etc) pues existe una predisposición de los niños de asociar el fin de semana como algo positivo (termina la semana escolar madrugando, clases, exámenes.. etc) que se asocia con el cambio de progenitor lo que está demostrado que produce un efecto beneficioso para la adaptación del niño a cada cambio de cuidado y compañía paterna o materna. Llega el fin de semana con ganas de ver a su padre o su madre y hacer algún plan, jugar, descansar… etc.

Lo mas importante de la custodia compartida:

Lo mas importante es ser capaces de poner una solución legal que regule y proteja la vida de los hijos en los casos en los que sus progenitores deciden dejar su relación sentimental, pero asumen las responsabilidades derivadas de la paternidad o maternidad. La aplicación de la regulación establecida en el convenio regulador en proceso de divorcio amistoso de mutuo acuerdo al igual que la sentencia resultante del proceso contencioso es supletorio del acuerdo de los padres que es la prioridad y preferencia. Por ello en primer lugar prima el acuerdo de los padres, y sólo en defecto de este se aplicará la regulación aplicable. Si no fuera así, cada vez que se modificará la regulación existente se estaría incumpliendo y sería susceptible de reclamación y ejecución judicial. Es por ello que se busca la modulación y adaptación a las circunstancias pues ninguna regulación puede contener todas las posibilidades y necesidades de la vida real. La regulación marca pautas generales y lo mejor sería que existieran para caso de discrepancia pero que como normal general no se cumpla sino que predomine el acuerdo de los padres que en cada momento busquen lo que consideran que es mejor para los niños.

Acuerdos y entendimientos extrajudiciales:

Padre y madre cuidando por igual al hijo, tipos y ejemplos
Custodia compartida

Realmente mas importante que el tipo concreto de custodia que se establezca (custodia compartida al igual que cabria establecer custodia materna o paterna) es cómo se ejerza esa custodia, pues en muchos casos los padre se centran mucho en disputar y regular hasta el más último detalle de la regulación sin dedicar la misma importancia a lo que es mas importante, que el día a día de los niños sea lo mejor posible adaptando las posibilidades familiares a las necesidades de los hijos. La custodia compartida es la mejor opción para los casos en los que ambos padres quieren y pueden seguir cuidando, queriendo e implicándose en la vida de los hijos por igual dejando a un lado sus diferencias, pues de lo contrario, en cada pequeño escollo o decisión a tomar de la vida del niño se podrá producir un conflicto en el contexto de una tensión y enfrentamiento que no sólo perjudicará a los padres sino sobre todo y de manera especialmente injusta a los niños

Enfrentamiento judicial:

No es cuestión de enfrentarse en un Juzagdo por la cantidad de tiempo que cada uno de los padres estará con los hijos, pues no es cuestión de querer mas tiempo sino querer mejor. Por nuestra experiencia en muchos casos en los que se discute en un juicio contencioso el tipo de custodia el resultado de la misma, sea el que sea, será ejercido de una manera mas antinatural y complicada por el conflicto que genera el proceso judicial entre las partes que lejos de mejorar que se pueda cumplir la regulación de una manera amistosa. Ello hace que los problemas de comunicación e intransigencia de la partes dificulten que la vida familiar posterior se pueda desarrollar positivamente produciéndose a lo largo del tiempo mas procesos judiciales innecesarios derivados de la incapacidad de las partes de ponerse en el lugar del otro y ceder por los hijos. De hecho se produce en estos casos una situación muy compleja, pues al no valorar la otra parte cuando nosotros cedemos nos hace que mostremos la misma actitud y ellos como se suele decir es «la pescadilla que se muerde la cola» y la relación va de mal en peor. Para evitarlo se deben de tomar pautas familiares correctas y si es necesario recibir ayuda de mediación profesional.