DIVORCIO Y VIDENCIA

DIVORCIO Y VIDENCIA.

 

Son muchos los casos en los que la existencia de problemas o conflictos en las relaciones sentimentales determinan que la pareja o alguno de sus miembros acudan en busca de ayuda de terceras personas que pudieran determinar, de cara al futuro, qué va a suceder con su relación sentimental. Si bien desde aquí no se está haciendo crítica alguna a estas situaciones, sí debe apuntarse que en todo caso será la propia pareja y sus miembros los que, si sienten que su relación debe seguir adelante, los que deben poner de su parte y comunicarse entre ellos a fin de lograr, en un trabajo conjunto, la continuidad de la relación en términos de felicidad y tranquilidad, pues el acudir a terceras personas supone trasladar el peso que uno mismo tiene encima, y, sin embargo, como ese peso es personal, no puede ser trasladado, por lo que finalmente uno mismo debe mirar en su interior pues es donde realmente se encuentra la solución, cogiendo cada persona las riendas de su propia vida. Es por ello que igual que un tercero no puede determinar el inicio de una relación, tampoco puede un tercero determinar cuándo la relación acaba, y es la propia pareja la que tiene que hacerlo. Si desgraciadamente se llega a la conclusión de que la relación sentimental no puede seguir adelante, ya se ha señalado en muchas ocasiones la importancia de tratar de alcanzar un mutuo acuerdo entre la pareja para terminar con su matrimonio por la vía del divorcio de mutuo acuerdo, pues un divorcio contencioso es fuente de conflictos y desasosiegos no deseables.

On junio 29th, 2013, posted in: divorcioblog by Tags:

Dejar mensaje