DIVORCIO Y RESPETO

DIVORCIO Y RESPETO

 

Respeto es esa gran palabra que hace posible la sana convivencia en una sociedad, en su completa multitud de relaciones personales que en ella se establecen, y tal es la importancia de esta palabra que cuando en una relación social se adolece de ella, la aparición de problemas está asegurada, intoxicándola.

Y qué decir por tanto si ponemos juntas las palabras respeto, matrimonio y divorcio: la combinación puede ser terrible si la primera de estas tres palabras está disminuida, y como consecuencia comienzan los problemas.

No es imprescindible que para que un divorcio se produzca se hayan dado previamente problemas de respeto en el matrimonio, porque se trata de un tipo de relación muy compleja en la que influyen muchos otros factores, pero el que no puede faltar nunca es el del respeto, de modo que una carencia continuada de respeto desgasta la relación a lo largo del tiempo, el cual no es necesario que sea prolongado si hablamos de los casos más graves, como sería por ejemplo una agresión física en los casos de violencia doméstica, que es un ejemplo extremo que por desgracia se produce, y que sin embargo no siempre produce la reacción de tratar de liberarse de esa situación por parte de quien la sufre.

Se dice que cuando se pierde el respeto se pierde todo, y es cierto. Como consecuencia en el tema que nos atañe la pérdida del respeto dificultará extraordinariamente resolver el divorcio mediante acuerdos aceptables para los cónyuges, conduciendo a un divorcio de naturaleza contenciosa que, al margen de mayores costes económicos y mayor duración, supondrán un trance personal todavía más duro para los cónyuges.

 

On enero 25th, 2014, posted in: divorcioblog by Tags:

Dejar mensaje