DIVORCIO Y PUNTO Y FINAL

DIVORCIO Y PUNTO Y FINAL

 

Se acabó. Esa es la sensación que les queda a muchas personas una vez conseguido el divorcio, cuando marca el hito histórico que separa definitivamente una época en la vida de una persona de la siguiente, pero puede tener matices muy diferentes.

Hay quien no quiere volver a ver a su pasado cónyuge ni como suele decirse “ni en pintura”, ni saber de él, pero también hay quienes mantienen una relación hasta cordial, y quienes, sea como sea el carácter de su divorcio mantienen una relación como progenitores, cuando hay hijos menores comunes, e incluso cuando no son menores, porque los hijos mayores constituyen un punto de referencia y de relación que no termina.

El divorcio puede suponer un punto y final de diversas maneras, o grados si se prefiere, desde el sencillo final de un matrimonio hasta el final de toda relación personal entre los cónyuges, pero también dentro del matrimonio cuando uno de los cónyuges o ambos cuando deciden divorciarse, ya sea después de una prolongada historia de desencuentros que les lleven a decidir que no desean continuar con su matrimonio, ya sea por un hecho puntual de tamaña gravedad que uno de los cónyuges o los dos no sean capaces de tolerar, aceptar o consentir, siendo este el momento en el que se toma la difícil decisión de divorciarse.

Una vez producido el divorcio, lo importante es que las personas prosigan con sus vidas de la mejor manera posible, para lo que el divorcio debe hacerse igualmente de la mejor manera posible. Para poder pasar página será esencial tratar de llegar a un ACUERDO DE DIVORCIO.

 

On enero 26th, 2014, posted in: divorcioblog by Tags: ,

Dejar mensaje