DIVORCIO Y PANICO

DIVORCIO Y PANICO

 

El divorcio puede provocar pánico, cosa que claramente comprensible, y puede serlo por diversos motivos.

Sean cuales sean los motivos que lo provocan, el divorcio es un punto de inflexión tan marcado en la vida de una persona que puede provocar asustar enormemente, especialmente a aquellas personas que salen de un matrimonio sin saber a qué atenerse después, por no hablar de cuando el contexto socioeconómico es inseguro y presenta un panorama de incertidumbre frente al futuro, y más todavía cuando se tiene hijos pequeños que dependen de uno mismo y nos puede hacer sentir una gran culpabilidad si sentimos que no somos capaces de ofrecerles una seguridad y un porvenir.

Se puede sentir pánico con la sola idea del divorcio cuando el matrimonio es muy deseado pero por alguna razón lo sentimos amenazado, causando la mera idea un gran desasosiego para el cónyuge a quien a tenaza o a ambos, cuando la sensación es compartida.

También se da pánico, o todavía más, se da un pánico especialmente agudizado a la hora de acometer el divorcio cuando éste ya es inexorable o está decidido, pero asusta el proceso.

Pero el pánico no es buen consejero, pues es el miedo cuando está fuera de control, y por tanto, lo primero que hay que hacer es tratar de tranquilizarse para recuperar ese control, ya sea para hacer el divorcio en las mejores condiciones o para tratar de solucionar los problemas del matrimonio y así evitarlo.

 

On enero 19th, 2014, posted in: divorcioblog by

Dejar mensaje