DIVORCIO Y MASCOTAS

DIVORCIO CON MASCOTAS. ANIMALES: PERRO Y GATO.

 

COMO SE PUEDE REGULAR EL REPARTO DE LAS MASCOTAS, ¿SE PUEDEN COMPARTIR?

 

En los divorcios modernos cada vez es más frecuente los conflictos en cuanto la atribución y reparto de las mascotas de la familia (no regulado expresamente en la Ley), puesto que dependiendo del régimen económico matrimonial, pueden producir situaciones más o menos complejas en los casos en los que ambos (o ninguno) desean quedarse con ellos.

 

Lo ideal es que de mutuo acuerdo se adjudiquen a cada uno de los esposos sin que se deba implantar un régimen compartido, pero si es necesario, se puede establecer perfectamente: tanto régimen de estancia, cuidados, responsabilidad… etc. Si bien es cierto que judicialmente no debería existir ningún impedimento existen casos en los que algunos Juzgados no lo admiten por entender que son cosas ajenas al proceso de separación o divorcio. Desde nuestro despacho, cuando hemos realizado algún convenio regulador de divorcio con reparto de mascotas, hemos cuidado especialmente la descripción e importancia de la regulación, puesto que algunas mascotas son un miembro más de la familia que se merece importancia y reconocimiento.

 

Es preciso destacar, que en los animales que estén legalmente atribuidos a alguno de los esposos, deberá de procederse a los cambios administrativos que correspondan, puesto que de lo contrario, pueden producirse conflictos innecesarios. Por ejemplo, en perros y gatos es recomendable y habitual que estén identificados mediante chip homologado, con su cartilla veterinaria, y con la identificación de su dueño. En estos casos, si la mascota se atribuye a otra persona distinta a la que antes del acuerdo figuraba como dueña, se deberá hacer el cambio correspondiente, de modo que en los centros veterinarios y Entidades Públicas conste la titularidad correcta, impidiendo que existan confusiones futuras en cuanto  disputas por la titularidad, derechos, obligaciones o responsabilidades que se puedan generar puesto que al ser animales, son una fuente de peligros potencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *