DIVORCIO Y LIMPIEZA

DIVORCIO Y LIMPIEZA:

 

Son frecuentes los conflictos entre compañeros de piso por la cuestión de la limpieza, ¿pero también se da este problema en los matrimonios? No creemos necesario tener que contestar nosotros a esa pregunta cuando todo el mundo conoce la respuesta, por supuesto que una fuente recurrente de conflictos dentro del matrimonio es la limpieza, o mejor dicho la falta de limpieza.

A lo mejor elegimos mal los criterios por los que escogemos una pareja, quizá antes de buscar una belleza que encandile nuestros ojos, o esa personalidad característica que tan bien encaja con la nuestra, lo primero que debiéramos preguntar a nuestra potencial pareja es cuántas veces barre a la semana, o si se hace la cama,  o si friega los cacharros después de cocinar, y elegir a aquellas personas que tengan un nivel de suciedad o de limpieza similar al nuestro, porque así nos ahorraremos muchas discusiones en el futuro.

Imagínense ustedes a un obsesivo o una obsesiva de la limpieza formando matrimonio con un cónyuge que sea el rey o la reina de la basura. Vale sí, cuando iban al cine juntos de novios se lo pasaban muy bien, o mirándose el uno al otro a la luz de la luna llena el mundo exterior dejaba de existir, pero si uno no baila nunca con la escoba y el otro no la suelta… ¿qué hacemos?

Tendrán que hacer un esfuerzo por acoplarse el uno al otro, sin permitir ni que las telarañas negras que cuelguen del techo lleguen hasta el suelo petrificadas, ni que tampoco esté toda la casa más estelirizada que un quirófano.

 

DIVORCIO Y LIMPIEZA.

 

On abril 7th, 2013, posted in: divorcioblog by Tags:

Dejar mensaje