DIVORCIO Y FINALES DE PELICULA

DIVORCIO Y FINALES DE PELICULA:

 

¡Qué bonitos son los finales de película! Después de superar innumerables dificultades, el amor de los amantes triunfa por encima de todas ellas y en la escena final el amor se sella en un hermoso beso, salen las letras de la película y en definitiva a los espectadores se nos induce a dar por sentado de que a partir de ese beso en adelante los amantes serán felices para siempre. En ese momento las luces del cine se encienden, los emocionados espectadores recogen sus bártulos y salen a la calle a continuar con sus vidas, que sí son vidas reales.

Ojalá fuera siempre así, y no es que no existan casos “de película”, claro que los hay, pero la existencia es mucho más variada, aunque siempre nos gusta contar las historias con final feliz.

El problema es dar por hecho que por llegar a estar juntos es suficiente para ser felices para siempre, porque así se equivoca el orden habitual de las cosas, parece como si el verdadero reto fuera llegar a estar juntos, cuando en realidad, el verdadero gran reto suele estar en permanecer juntos, juntos y felices, porque, como ya hemos escrito otras veces, el matrimonio requiere cuidados permanentes, y a lo largo de una existencia compartida no faltarán adversidades.

En definitiva, partir de la premisa incuestionada de que el beso del “sí quiero” garantiza la felicidad del matrimonio por sí solo, es un precursor del un posible divorcio al descubrir que la vida no es como las películas.

 

DIVORCIO Y FINALES DE PELICULA.

On abril 7th, 2013, posted in: divorcioblog by Tags:

Dejar mensaje