DIVORCIO QUE HACER CON LA HIPOTECA Y EL BANCO

DIVORCIOS EXPRESS Y SEPARACIONES MATRIMONIALES. ¿QUÉ HACER CON LA HIPOTECA Y EL BANCO?

 

 

Suele ser habitual que la sentencia que decreta el divorcio del matrimonio, en los casos de vivienda familiar con carga hipotecaria, se atribuya el uso y disfrute a uno de los cónyuges (si hay hijos menores, al progenitor custodio), si bien ello no supone que éste deba asumir en exclusiva el pago de la hipoteca, sino que también es habitual que ambos cónyuges deban asumir el pago de la hipoteca al 50%, es lo que se llama “contribución al levantamiento de las cargas del matrimonio”, y lo mismo ocurre con el pago del IBI, impuesto de basuras, cuotas ordinarias y extraordinarias de la Comunidad de Propietarios, pues todos ellos son conceptos relacionados con la propiedad de la vivienda (que por lo general corresponde a ambos cónyuges). Sin embargo, los gastos derivados del uso de la vivienda, así, el pago de los suministros, por agua, luz, gas, teléfono, etc..corresponden al cónyuge que tiene atribuido el uso y disfrute de la vivienda conyugal.

 

Liquidada la sociedad de gananciales y adjudicados los bienes, habrá de estarse a lo pactado por las partes, o lo resuelto judicialmente, respecto al reparto de dichos bienes, y así, si, por ejemplo, se ha adjudicado la vivienda a uno de los cónyuges, abonando al otro la parte que le corresponda, es muy aconsejable que se acuda al Registro de la Propiedad a fin de modificar la titularidad, y que se haga saber al Banco quién de los cónyuges va a ser, a partir de entonces, el obligado en exclusiva al pago de la hipoteca, mediante el pacto de liberación que se fije por las partes al tiempo de la liquidación del régimen económico matrimonial.