Divorcio problemático

Divorcio problemático:

Hablando de forma general decir que un divorcio es problemático resulta redundante, porque todo divorcio es consecuencia de una serie de problemas, por lo común complejos, pero una vez admitida esta afirmación, y dada la diversidad de casos de divorcio que se producen, conviene hacer una distinción entre divorcios.

Si elaboráramos una escala que midiera el grado de problemática que puede tener un divorcio, iríamos de un punto mínimo determinado por divorcios de problemática relativamente baja, a un grado caracterizado por ser intensamente problemático, constituyendo un grupo para el que conviene reservar el término de divorcio problemático, porque requieren una especial atención.

Divorcio en matrimonios con problemas:

Cuando tenemos un matrimonio con problemas, lo mejor es optar por la mediación que pueda ayudarnos a gestionar un divorcio amistoso de mutuo acuerdo.

La mayor parte de quienes van a divorciarse prefieren hacerlo de mutuo acuerdo siempre que sea posible, porque es menos conflictivo, más rápido y más económico, pero, obviamente, cuanto más problemático sea el divorcio más difícil será seguir esta vía del mutuo acuerdo, quedando tan solo la opción del divorcio contencioso como alternativa, pero no hay que precipitarse, porque con la paciencia suficiente hay divorcios problemáticos en los que se encuentran puntos de acuerdo aceptables para ambos cónyuges.

Los cónyuges lo pasan muy mal en este tipo de divorcios marcadamente problemáticos, pero es todavía más importante tomárselos con calma, y que tanto los profesionales que los asisten como su entorno social los arrope para apoyarles.

Divorcio problemático

Abogados para divorcios express de mutuo acuerdo en matrimonios con problemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *