DIVORCIO Y PRESUNCIÓN DE PATERNIDAD POR MATRIMONIO

DIVORCIO Y PRESUNCIÓN DE PATERNIDAD POR MATRIMONIO.

 

¿Qué supuestos existen de presunción de paternidad por haber estado casados? ¿Qué efectos tiene?

 

Existen dos casos en los que se establece una presunción de que los hijos habidos en el matrimonio lo son del marido, presunción que puede destruirse con prueba en contrario, puesto que, de no hacerlo, reiteramos, se considerarán hijos del marido. En estos casos son muy importantes los datos que consten en los certificados de nacimiento de los hijos, puesto que en ocasiones, se hace constar expresamente que el nacimiento de un hijo concreto no es matrimonial, caso en el que no procede dicha presunción de paternidad. Las dos presunciones se dan cuando hay un periodo corto de tiempo entre la concepción del niño (embarazo) hasta el nacimiento, o cuando existe un periodo corto de tiempo entre la separación o divorcio y el nacimiento del hijo.

 

Primer caso: Hijo concebido antes de contraer matrimonio y nacido después. Todo hijo nacido tras la celebración del matrimonio se presume matrimonial aunque haya sido concebido (momento en el que se produce el embarazo) con anterioridad. Esta presunción puede destruirse si el hijo nace en los 180 días siguientes a la celebración del matrimonio, en este caso cabe declaración en contrario, aunque se exceptúan aquellos casos en los que se hubiera reconocido la paternidad previamente o se hubiera conocido el embarazo antes de contraer matrimonio.

 

Segundo caso: Hijo nacido tras la separación o disolución del matrimonio, ya sea por separación, divorcio o fallecimiento. En este caso, la presunción de paternidad se mantiene durante los 300 días siguientes a la fecha de la sentencia firme de separación o divorcio, o del fallecimiento.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *