Divorcio por sorpresa

Divorcio por sorpresa: 

En algunos matrimonios se produce el denominado divorcio por sorpresa. Divorcio sin habérselo propuesto ni previsto.

Somos libres para casarnos y para divorciarnos por lo que cualquiera de los esposos puede solicitar el divorcio al otro sin necesidad de ningún tipo de aviso previo.

Lo normal es que antes de la petición de divorcio ambos cónyuges sepan o al menos sientan que su matrimonio no va del todo bien. Otra cosa es que se hayan acostumbrado o querido acostumbrar a dicha situación y para ellos o ellas el divorcio sea sorpresivo.

No hay plazos ni obligaciones de comunicación previa de la decisión de divorcio.

Por ello si estamos casados podemos recibir perfectamente la petición de divorcio express o separación matrimonial por parte de nuestro cónyuge, marido o mujer, siendo perfectamente legal que nos llegue por sorpresa.

Moralmente y desde el punto de vista emocional podría tratar el tema de manera extensa con múltiples opiniones al respecto.

Un testimonio comunicado por parte de un cliente que ha querido compartir su experiencia con nosotros de manera anónima es la que sigue. La intención es que por medio de su experiencia se pueda ayudar a personas que puedan atravesar la misma situación.

Testimonio caso real de divorcio por sopresa:

Mi nombre es A, y la mayor sorpresa de mi vida fue mi divorcio, puesto que era algo conocido por todo el mundo, menos por mi..

Mi propia familia, mis amistades, en mi trabajo, todo el mundo sabía que mi marido, S, se iba a divorciar de mi, menos yo, puesto que nadie tuvo la necesaria confianza y sinceridad como para contármelo.

Un día, el que fue mi marido, me dijo tomando un café que ya estaba iniciando los trámites de divorcio, lo que yo al principio no acepte, pero que al contárselo al resto de nuestro entorno, no se sorprendieron en absoluto puesto que mi marido ya se había encargado de contarlo antes (por supuesto en su versión en la que él lo había hecho todo bien, y yo era la “mala malísima”)

Me sentó fatal y nunca lo perdonaré, le firme el divorcio, que por supuesto pago él, y cambie de vida ya que no merecía la pena la gente con la que me relacionaba.

Estoy orgullosa de ello, puesto que ahora tengo una nueva pareja, a la que le pasó en su día algo parecido, y nos preocupamos de tener una muy buena comunicación que evite que cualquier mal entendido pueda convertiré en conflicto, aunque en este caso no podrá acabar en divorcio por sorpresa, puesto que lo hemos hablado y no nos queremos casar, puesto que no lo creemos necesario.

DIVORCIO POR SORPRESA.

Divorcio sorpresivo
Divorcio por sorpresa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *