DIVORCIO POR MIEDO

DIVORCIO POR MIEDO:

 

En mi caso el divorcio fue por miedo, no por que tuviéramos una relación terrorífica, sino por la casa en la que mi marido pretendía que viviéramos que era aterradora.

 

Después de casarnos decidimos ir a vivir a una casa de su familia de un pequeño pueblo cerrado de Extremadura, que era similar a las de las mejores películas de miedo americanas, pero en cutre. Tenía una planta con un pasillo enorme y habitaciones y muebles antiguos, y en la panta de arriba una enorme “cámara” llena de trastos viejos y con un montón de cosas del campo.

 

Me dio muchísimo miedo desde el primer día, pero el invierno fue lo peor ya que a veces se quedaba sin luz, había ruidos por todos sitios, la gente del pueblo era muy extraña. En fin, que le dije al que era mi marido que yo allí no podía vivir, y él me dijo que debería elegir si quería estar con él y en la casa, o sin él y sin  la casa.

 

Creo que decidí bien en su “ultimátum”, y ahora no hay nadie que me saque de la ciudad en la que he vuelto a casarme felizmente. Mi divorcio fue por miedo, pero miedo de verdad a la casa en la que mi ex marido quería formar un hogar forzosamente, cuando yo no fui capaz de aguantar ni un año.

 

DIVORCIO POR MIEDO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *