DIVORCIO POR MALTRATO 😨

En este apartado vamos a reproducir el testimonio libre y anónimo de una clienta que ha querido compartir su experiencia.

No se trata de recrearse en el drama de la persona sino ver que le puede ocurrir a cualquier persona.

Las mujeres víctimas de violencia de género tardan demasiado tiempo en darse cuenta de que sufren maltrato y más tiempo aún hasta que se arman del valor necesario para denunciar.

En el caso de hombres que cometen el delito de violencia de género en muchos casos no son conscientes de ello y tal vez pueden darse cuenta de la gravedad de lo que hacen y tratar de cambiar sus comportamientos para pasar a tener unos más justos y respetuosos.

También es posible que podamos detectar el maltrato en la vida de otra persona:

  • Familiares.
  • Amigos.
  • Vecinos.
  • Compañeros de trabajo.
  • Incluso meros desconocidos que se conocen por casualidad.

Vivimos en una sociedad en la que es normal el divorcio y la separación de matrimonios y hasta ahí se puede entender como una evolución social motivada por un sin fin de factores.

El problema es que se normalice la situación de maltrato. Que pueda llegar a parecer que es normal que alguien pueda provocar y otro sufrir maltrato en el seno de una relación sentimental.

Esto no es normal ni los signos de maltrato más evidentes a los más sutiles.

Desde el maltrato físico al psicológico pasando por cualquier tipo de actuación que coarte la libertad por medio de la violencia o la intimidación.

Testimonio ejemplo de un caso real 💭

Denunciar maltrato de Violencia de Género y denunciarme lo antes posible
Divorcio y maltrato

En mi caso, fui víctima de maltrato psicológico durante todo el noviazgo en el que mi pareja se preocupó de que no me arreglara ni vistiera de un modo mínimamente provocativo (minifaldas, escotes) ya que provocaba que la gente me mirara.

Continuó controlando con quien hablaba y con quien me relacionaba. Se aseguraba de que sólo había estado con mujeres y si hablaba algún hombre me hacia un interrogatorio tan agresivo que me condicionaba a no relacionarme con él para que él no se enfadara. Es como si al relacionarme con cualquier hombre «le fallara».

Empece a reducir mi vida social hasta reducirla hasta las cuatro amistades comunes que él controlaba y conocía perfectamente. Un par de matrimonios del barrio. Estos amigos eran buenas personas y muy prudentes y además físicamente menos agraciados que él con lo que creo que el se sentía superior.

No fui consciente hasta que no existió maltrato físico, que en mi caso se manifestó por medio de una bofetada en público por un malentendido  insignificante puesto que ese día llevaba una falda demasiado corta para su gusto y había hablado más de lo que él entendía que era «tontear».

Todas las amistades le recriminaron su actitud pero él lo justificó con otras razones que no eran reales, creyéndolos todos, incluso yo.

En adelante desarrollo un doble personalidad, en público se comportaba de un modo, pero en privado, sin previo aviso me pedía explicaciones, reprochaba actitudes que en público había estado conforme.. etc.

Ante esa actitud, después de 5 años de casados con continuos vaivenes, volvió a agredirme esta vez de un modo desproporcionado, caso en el que después de salir del hospital, volví a  la casa de mi madre, y entre abogados tramitaron el divorcio sin que tuviera que verle más, puesto que lo hice por poder.

Intentó disculparse y que le diera otra oportunidad, pero afortunadamente no lo acepte. Si no lo hubiera hecho, no se que hubiera pasado..

Mi consejo es que ante cualquier signo de maltrato se denuncie, y sobre todo se deje tajantemente la relación, en mi caso fue fácil ya que no teníamos hijos ni casas comunes, pero en cualquier caso denunciad, y no penséis que va a cambiar, ya que nunca cambian.

Al menos esa es mi opinión y la de otras personas en la misma situación con las que me relacione en esa época y que me ayudaron a superarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *